Viernes, 14.12.2018 - 09:29 h
Un espacio neutral

El plan del inventor de la web para devolver la libertad a internet

Tim Berners-Lee siempre presenta Inrupt, una plataforma que, asegura, quiere devolver la privacidad a la red. Y apunta muy alto

Tim Berners-Lee durante una conferencia en 2013. / Kristina D.C. Hoeppner
Tim Berners-Lee durante una conferencia en 2013. / Kristina D.C. Hoeppner

Aunque es un poco ambicioso nombrar a alguien como el inventor de internet, si hay una persona que pueda ostentar con justicia ese título es el británico Tim Berners-Lee. En noviembre de 1989, hace 29 años, el informático estableció la primera comunicación entre un cliente y un servidor usando el protocolo HTTP.

Cinco años después, en 1994, Berners-Lee fundó el Consorcio de la World Wide Web (W3C) con sede en el MIT, donde sigue trabajando, para supervisar y estandarizar el desarrollo de las tecnologías que permiten el funcionamiento de Internet.

Berners-Lee siempre ha sido una de las voces más influyentes de internet, y siempre ha mantenido la necesidad de que la red sea un espacio neutral, donde los individuos puedan controlar su información. Algo que, de un tiempo a esta parte, está cuanto menos en entredicho.

A principios de año, el informático publicó una carta abierta muy crítica con la actual deriva de internet. En ella alertaba de la concentración de poder en la Red por parte de unas pocas plataformas como Facebook, Google o Twitter, las cuales “controlan qué ideas y opiniones se visibilizan y son compartidas”.

Pero, además de advertir sobre estos peligros, Berners-Lee lleva años trabajando en una alternativa a la red tal como hoy la conocemos; un plan que, asegura, puede alterar radicalmente la forma en que todos vivimos y trabajamos en la web.

El internet libre y privado

Como explica Katrina Brooker en un reportaje en exclusiva de Fast Company, Berners-Lee estrenará esta semana su plataforma Inrupt, una startup en la que lleva trabajando de forma discreta durante los últimos nueve meses, y para cuya creación ha pedido una excedencia en el MIT.

Respaldada por el grupo de inversores Glasswing Ventures, la misión de Inrupt es impulsar un movimiento entre desarrolladores de todo el mundo para descentralizar la red y recuperar el poder de las compañías que más se han beneficiado de la centralización de internet.

Esta startup es en realidad la primera empresa comercial importante construida a partir de Solid, una plataforma web descentralizada que Berners-Lee y sus colegas del MIT llevan años construyendo.

El objetivo de Solid es erigirse como una alternativa a la red convencional, donde cada individuo controle sus propios datos y el sistema permanezca libre y abierto. Y según el informático el momento de que esta utopía se extienda ha llegado. “Tenemos que hacerlo ahora”, asegura Berners-Lee a Fast Company. “Es un momento histórico”.

Estéticamente, Inrupt es una mezcla entre Slack y Google Drive.
Estéticamente, Inrupt es una mezcla entre Slack y Google Drive.

Todas las utilidades, sin renunciar a tus datos

Si todo va según lo planeado, Inrupt se convertirá en el modo más fácil de acceder a la nueva red: lo que un día fue Netscape para internet. Para el usuario, Inrupt no será más que una suerte de aplicación web que combina mensajería instantánea, servicio de correo electrónico y una suerte de red social, en la que se puede compartir todo tipo de contenidos.

La gran diferencia con cualquier otro servicio de internet es que, al estar construida en Solid, toda la información está bajo el control directo de sus usuarios. Cada bit de datos que se crea o agrega en Solid existe dentro de un contenedor de la plataforma: un acrónimo de almacenamiento personal de datos en línea. Estos contenedores son los que dan a los usuarios se Solid el control sobre sus aplicaciones e información en la web. Cualquiera que use la plataforma obtendrá una identidad en Solid y un contenedor para la información que agregue a la plataforma. Así es como la gente, asegura Berners-Lee, recuperará el poder de la web de manos de las empresas.

Inrupt es solo la primera gran apuesta de Solid, pero el verdadero objetivo de Berners-Lee y su equipo del MIT es que cada vez haya más empresas que se interesen por desarrollar aplicaciones en Solid, lo que verdaderamente puede crear un ecosistema que compita con el internet convencional.

“Los desarrolladores siempre han tenido una cierta cantidad de espíritu revolucionario”, asegura Berners-Lee. La primera utilidad de Solid puede ser evitar el espionaje –industrial o gubernamental–, pero la apuesta es mucho más grande a largo plazo. Lo que quiere impulsar es una red libre. En la web actual los datos se guardan en silos, controlados por las empresas que los construyen, como Facebook y Google. En la web descentralizada no hay silos.

A partir de esta semana, los desarrolladores de todo el mundo podrán elaborar sus propias aplicaciones descentralizadas con herramientas a través de Inrupt, y la primera labor de Berners-Lee en su compañía será meramente divulgativa: su plan es pasarse lo que queda de año viajando por todo el mundo para hacer presentaciones a los desarrolladores sobre la nueva plataforma.

Berners-Lee es ambicioso y habla abiertamente de atacar la línea de flotación de los gigantes de internet: “No estamos hablando con Facebook y Google sobre si introducir o no un cambio completo en el que todos sus modelos de negocios desaparezcan completamente de la noche a la mañana. No estamos pidiendo su permiso”.

La guerra por el control de la red no ha hecho más que empezar.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios