Miércoles, 18.09.2019 - 16:14 h
Es el más importante salto generacional

El verdadero potencial del 5G, y por qué las empresas deben preparar ya su venida

Un estudio de Accenture asegura que más de la mitad de los ejecutivos no son conscientes de lo que supone la llegada de la nueva tecnología móvil.

La cobertura 5G no solo implica tener mayor velocidad en el móvil. / Pixabay
La cobertura 5G no solo implica tener mayor velocidad en el móvil. / Pixabay

Aunque la carrera por implantar la cobertura 5G ya ha comenzado en todo el mundo, y las compañías tecnológicas se están coordinando con los gobiernos para instalar la nueva red de cobertura móvil, los líderes empresariales siguen viendo el avance como algo lejano y no son conscientes de lo que supone.

Así lo atestigua al menos un nuevo estudio realizado por Accenture entre 1.800 ejecutivos de diez países, incluido España.

Más de la mitad de los líderes encuestados, un 53%, cree que hay “muy pocas” cosas que la cobertura 5G les permitirá hacer que no pueden hacer ya con las redes 4G. Menos de dos de cada cinco ejecutivos (un 37%) esperan que la cobertura 5G produzca un cambio “revolucionario” en la velocidad y la capacidad de las redes.

Hay un gran desconocimiento en torno a lo que supone la llegada del 5G. Casi tres cuartos de los ejecutivos (un 72%) asegura que necesita ayuda para imaginar las posibilidades futuras del 5G.

Como explica Omar Abbos, jefe de telecomunicaciones de Accenture, en un artículo para 'Harvard Business Review', la encuesta muestra a las claras lo perdidos que están los empresarios respecto al 5G, y es algo que podría pasar factura a las compañías que no sepan mover ficha a tiempo.

Las verdaderas potencialidades del 5G

“El 5G, cuando se implemente por completo, está listo para ser un importantísimo negocio, una transformación mucho mayor en la tecnología móvil que cualquier cambio generacional anterior”, asegura Abbos. “Su velocidad, su capacidad y su dramática reducción del consumo de energía y tiempos de respuesta de comunicaciones, o 'latencia', harán posible una sorprendente gama de nuevos productos y servicios innovadores. Los beneficios económicos y sociales podrían ser enormes”.

Como explica Abbos, las redes 5G funcionan con antenas mucho más pequeñas, por lo que su despliegue es mucho más sencillo: se pueden instalar en edificios, postes de luz y otras infraestructuras físicas. Al ser más sencillo densificar la red, las señales se transmitirán más rápido y de manera más confiable, con un ancho de banda medido no en megabits sino en gigabits por segundo. Las primeras pruebas sugieren que las redes 5G serán hasta 100 veces más rápidas que la tecnología móvil actual.

En España ya se ha realizado la primer subasta de la banda de frecuencias sobre la que se desplegará la nueva tecnología y Vodafone, la compañía que más espectro hay adquirido, ha arrancado, incluso, su despliegue precomercial en Madrid, Barcelona, Sevilla, Málaga, Bilbao y Valencia.

Esto podría dar a entender que el 5G ya está entre nosotros, pero lo cierto es que estamos lejos de conocer su verdadero potencial, que podría llevar a los dispositivos móviles a competir en capacidad y velocidad con las más avanzadas redes de fibra óptica.

La conectividad en el hogar mejorará enormemente con la red 5G. / Amazon
La conectividad en el hogar mejorará enormemente con la red 5G. / Amazon

La verdadera llegada del internet de las cosas

En opinión de Abbos, la mayoría de los ejecutivos no son conscientes de la importancia del 5G porque valoran este con criterios actuales. Pero lo verdaderamente interesante de la tecnología no es que permita hacer cosas que ya hacemos más rápido, sino que abre un nuevo abanico de aplicaciones impensables por el momento.

Se ha hablado mucho del conocido como “internet de las cosas” (IoT, por sus siglas en inglés), que no es más que llevar la conectividad a todo tipo de utensilios, un campo en crecimiento que el 5G está llamado a revolucionar por completo.

“Lo que hoy ofrece el IoT, incluidos los timbres y los termostatos conectados, es a menudo algo simple y, a veces, efectista, pero una residencia totalmente conectada generará enormes beneficios, especialmente para los baby boomers mayores, que esperan permanecer en sus hogares el mayor tiempo posible”, explica Abbos.

El IoT traerá numerosos problemas de privacidad y seguridad, pero sin duda es una enorme oportunidad de negocio para empresas de todo tipo de sectores.

La capacidad, confiabilidad, eficiencia energética y, sobre todo, la baja latencia de la cobertura 5G, permitirá avances que se llevan mucho tiempo imaginando, pero hasta la fecha eran imposibles de implementar, de los coches autónomos a la verdadera telemedicina y todo lo que tiene que ver con la inteligencia artificial y la robótica.

La cobertura 5G será especialmente importante en las zonas rurales, pues se podrá llevar la conectividad de alta velocidad a lugares remotos en los que hasta ahora era muy costoso instalar una red decente. La agricultura podría volverse mucho más eficiente gracias a sensores conectados en el suelo y la tecnología integrada de seguimiento del clima.

¿Cuándo llegará el futuro?

No cabe duda de que el 5G tiene un enorme potencial, pero como atestigua la encuesta de Accenture, aún no está claro cuándo se desplegará por completo.

Existe una gran incertidumbre sobre su implementación, pero Abbos se atreve a hacer algunas predicciones: “La implementación completa de 5G podría llegar dentro de cinco años, tal vez más dependiendo de cómo respondan los reguladores y los gobiernos locales tanto a las oportunidades como a los desafíos. Las aplicaciones que hemos identificado pueden llegar tarde o temprano, junto con las muchas que aún no se han pensado”.

Ahora bien, aunque se adelante o atrase su implementación, lo que es seguro es que las empresas que no se suban al carro perderán una oportunidad de negocio decisiva, que ya se encargarán de ocupar sus competidores.

“Es por eso por lo que recomendamos un enfoque agresivo pero medido para planificar e invertir en 5G desde ya”, explica Abbos. “No tiene mucho sentido para las empresas de las industrias afectadas (que van a ser todas) apostar por una tecnología o aplicación en particular. Pero al mismo tiempo, el antiguo enfoque de esperar a que surjan nuevos mercados propulsados por 5G y saltar más tarde, lo que se conoce como un ‘fast-follower’, tampoco funcionará”.

El que avisa no es traidor.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios