Martes, 19.11.2019 - 01:24 h
Los últimos avances

Alzhéimer: la clave para conocer su origen es saber cómo envejecemos

El aumento de la esperanza de la vida de la sociedad occidental ha hecho que algunos males como el párkinson o el alzhéimer estén al alza.

Alzheimer
Alzheimer / FIPSE 

Las enfermedades neudegenerativas como el párkinson o el alzhéimer, están al alza debido al aumento de la esperanza de vida y el envejecimiento de la sociedad occidental. Científicos e investigadores de todo el mundo, entre los que hay varios españoles de prestigio, trabajan día a día para hallar la manera de combatir estos males. Sin embargo, la clave reside en entender cómo envejecemos. Con premisas de este calibre se celebró este fin de semana el 'Geroscience', un evento que reunió a científicos de numerosos países y que se celebró por primera vez en Europa.

Para la sociedad occidental de hoy día, el envejecimiento, entendido como algo modificable y no irremediable, es un factor de riesgo para muchas enfermedades crónicas como el párkinson y el alzhéimer. Los investigadores que acudieron a la prestigiosa cita científica que arrancó el viernes, ahondaron en cómo afecta el envejecimiento a la aparición y la progresión de enfermedades crónicas.

Geroscience está promovido por el Instituto Nacional de Envejecimiento de Estados Unidos, en colaboración con el Centro de Investigación Biomédica en Red (CIBER) de Fragilidad y Envejecimiento Saludable y la Fundación Gadea por la Ciencia. Precisamente uno de los organizadores, el biólogo molecular Manuel Serrano, subrayó antes del inicio de Geroscience varios matices que marcaron el encuentro. Serrano, quien es pionero en la generación de ratones modificados genéticamente para ser resistentes al cáncer, apuntó que muchos de estos males son el resultado de un envejecimiento "selectivo y acelerado".

El investigador, reconocido a nivel mundial como una eminencia en el campo de la supresión tumoral, se refirió al reto al que se enfrentan la ciencia y la medica modernas con las enfermedades neurodegenerativas. Al mismo tiempo quiso poner énfasis en los avances y descubrimientos sobre el envejecimiento. Algunos de ellos, han hecho posible el desarrollo de terapias para combatir el alzhéimer o el párkinson, aunque Serrano dijo que "habrá que esperar años antes de saber si esas terapias son efectivas".

A juicio de Serrano, la elongación de la longevidad y el envejecimiento aumentará la prevalencia de estas enfermedades neurodegenrativas. Estos males, a día de hoy, "son los menos controlables" aunque uno de los factores que determina el perfil del envejecimiento es el estilo de vida de cada uno de nosotros: hábitos más o menos saludables, alimentación equilibrada o el ejercicio físico.

Los españoles, a la cabeza de la investigación

Precisamente, un grupo de científicos vascos del laboratorio CIC Biogune, en colaboración con el Servicio público de Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés), dio con lo que se ha considerado como un punto de inflexión en la lucha contra las enfermedades como el párkinson o el alzhéimer.

Según su investigación, que fue publicada en la revista Cell (la publicación científica más reconocida en el ámbito de la celular) junto con un artículo de opinión, ha desvelado el proceso mediante el cuál las células reciclan las proteínas y evitan que éstas acaben convirtiéndose en "placas" que se depositan sobre las arterias cerebrales.

Ese descubrimiento propició que el reconocido laboratorio en Nueva York de Gregory Petsko, ligado a la Weill Cornell Medicine University, firmara un acuerdo con CIC Biogune para experimentar sus avances en ratones de cara a desarrollar posibles fármacos.

Los mayores avances están en el cáncer

Miguel Serrano, subrayó antes del Geroscience que en las enfermedades neudegerativas "lamentablemente hay pocos avances terapéuticos. Un escenario que contrasta con los progresos en el tratamiento contra el cáncer. Para Serrano, los descubrimientos y desarrollos terapéuticos son "continuos" y detrás de ellos está el conocimiento científico que se ha ido acumulando las últimas décadas.

El investigador incidió que estos avances siempre son aplicables a la salud de los seres humanos, aunque se trata de un proceso "lento que conlleva muchos años". Para Serrano, prueba de ello son los mecanismos de protección contra el cáncer que han dado pie en los hospitales a las terapies anti-cancerosas.

Despejando los posibles ideas malinfundadas, la ciencia no tiene como objetivo la investigación de la inmortalidad, según Serrano. Para el organizador del evento del pasado fin de semana, la ciencia tiene por fin el mejor tratamiento de enfermedades típicas del envejecimiento y la ayuda al mantenimiento de una calidad de vida en condiciones durante el mayor tiempo posible.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING