Hacia un proceso de selección online

Entrevista de trabajo: los 5 errores más comunes, según el reclutador de Zoom

Es la aplicación de moda, con la que millones de empleados se han reunido telemáticamente. Su jefe de RRHH ha realizado más de 1.000 entrevistas desde la Covid.

Dos personas en una entrevista de trabajo
Entrevistas de trabajo: los 4 errores más comunes, según el reclutador de Zoom.
Canva

A principios de año, es probable que Zoom fuese una aplicación completamente desconocida para la mayoría de los españoles; claro, que por entonces la tasa de teletrabajo ni siquiera llegaba al 5% en nuestro país. Por eso, el 'boom' del trabajo en remoto pilló tan por sorpresa a los trabajadores como a la propia aplicación, que pasó a convertirse en el mayor proveedor de videollamadas, a multiplicar por 27 sus beneficios en el primer semestre de 2020 e, incluso, a tener que llevar a cabo una ampliación de plantilla sin precedentes: su jefe de RRHH, Phil Haynes, asegura que realizó más de 1.000 entrevistas tras el inicio de la pandemia mundial por la Covid... y, por supuesto, a través de Zoom.

Porque, a pesar de que el futuro del teletrabajo en sí siga siendo una incógnita tras la vuelta a las oficinas en septiembre y de los matices de la futura ley sobre trabajo en remoto, la realidad es que la mayor parte de las reuniones siguen -y probablemente seguirá- haciéndose a través de videollamadas. Incluidas las entrevistas de trabajo, que cada vez más utilizan plataformas como Zoom para evitar al máximo los contactos innecesarios, al menos para las primeras fases del proceso de selección. De ahí que, tal y como recoge la CNBC, Haynes haya detectado nuevos errores que cometen los aspirantes a un puesto durante las entrevistas telemáticas, además de las clásicas meteduras de pata en el cara a cara con el reclutador.

1. Mirar constantemente a escondidas el móvil

Durante el confinamiento, muchos empleados reconocen haberse puesto una camisa única y exclusivamente para atender una reunión por videollamada (a pesar de que su parte de abajo fuese un pijama o, incluso, ropa interior). Esta tendencia a la informalidad llegaba al punto de que una persona estuviera hablando durante una reunión mientras el resto miraba su teléfono móvil, sin percatarse de que el contexto era el de una reunión. Sucede lo mismo con las entrevistas de trabajo. "Durante una entrevista en persona, jamás estaríamos constantemente mirando nuestro teléfono. Simplemente, no es un comportamiento que tendríamos en la vida real. Por eso le recordamos a la gente: una entrevista en vídeo sigue siendo una entrevista cara a cara", apunta Haynes.

2. Desviar la mirada constantemente

"Todos tenemos esa tendencia a mirar un poco hacia abajo porque estamos mirando a la pantalla, no a la cámara. Incluso los ejecutivos aquí en Zoom a veces tienen problemas con esto", señala Haynes. Sin embargo, al igual que sucedería en una entrevista cara a cara, una de las claves es mantener el contacto visual con el entrevistador, ya que denota interés por lo que te están contando. En el caso de una entrevista de trabajo telemática, la tentación de mirarse a uno mismo o de estar consultando archivos en plena conversación puede ser muy grande. Por eso, la principal medida que Haynes recomienda tomar es ocultar tu propia imagen durante la entrevista: "Sin esa visión de sí mismo, es mucho más probable que te concentres en quien esté hablando".

3. Distraerse con lo que sucede en tu casa

En los últimos meses, algunas videollamadas nos han dejado momentos memorables dignos de Youtube: ese ejecutivo que se conectaba desde su baño mientras estaba sentado en el váter, ese concejal que se dejó la cámara encendida mientras se daba una ducha en medio de un pleno, lloros inconsolables de bebés... Sin embargo, para Haynes este tipo de contratiempos no suponen un problema, a no ser que te distraigan durante la entrevista: desde marzo "he visto culos de perros detrás de las cabezas de las personas, he visto al repartidor de UPS en la puerta... Tenemos un reclutador en Amsterdam que hizo una entrevista a un hombre con su hijo de dos años en su regazo". En este sentido, señala que las entrevistas online son más "enriquecedoras y honestas" que nunca, ya que "han mejorado nuestra capacidad para juzgar y ver a la persona real".

4. Dar respuestas aburridas y vagas

Una de las preguntas más recurrentes durante una entrevista de trabajo es: "¿Puedes ponerme un ejemplo de esto?". En esos casos, si el candidato no demuestra con un ejemplo específico cómo identifica y soluciona un problema, el reclutador probablemente no apuntará ninguna cualidad en su bloc de notas. Este es un error que se suele cometer tanto online como offline, pero lo cierto es que durante una videollamada es probable que se pierda antes el interés, precisamente por esa distancia que supone hablarse a través de una pantalla. El consejo de Haynes es el mismo que durante una entrevista 'al uso': prepararse antes los ejemplos concretos de retos que podrían preguntarte después.

5. No adaptar el entorno a una videollamada

Por último, Haynes recuerda algo que a estas alturas ya debería saber cualquier persona que se vaya a enfrentar a una entrevista de trabajo online: hay que adaptar el entorno. En este sentido, recomienda encontrar un lugar tranquilo con buena señal WiFi, luz decente y un fondo que no sea extraño ni distraiga; usar ropa adecuada, preferiblemente de colores sólidos, nada brillante ni a rayas; silenciar el teléfono y colocar cerca todo lo que se vaya a necesitar (agua, papel, un bolígrafo, currículum vitae); asegurarse de que el nombre de usuario de Zoom, Skype o Hangouts sea apropiado ('bakaluti77' probablemente no dé una buena impresión de primeras); por último, unirse a la sesión antes de que comience, especialmente si nunca se ha utilizado la aplicación para la videollamada.

Mostrar comentarios