Domingo, 20.05.2018 - 12:01 h
Nec Otium

Estar todo el día sentado es malo, pero trabajar de pie puede ser aun peor

Permanecer de pie en un escritorio durante un período prolongado de tiempo crea “malestar y deterioro de la reactividad mental”, asegura un estudio.

Uno de los modelos de despachos para trabajar de pie de Ikea.
Uno de los modelos de despachos para trabajar de pie de Ikea.


Hoy todos sabemos que el deporte es bueno, pero muchas veces nos planteamos su práctica con el enfoque inadecuado. No es que realizar ejercicio físico sea beneficioso, más bien deberíamos plantearnos que no realizarlo es muy peligroso.

El sedentarismo tiene unos efectos sobre la salud, y el bienestar general, que han sido bien estudiados. Pasarnos el día sin apenas levantarnos de la silla favorece la diabetes de tipo 2, los problemas cardiovasculares, como infartos o trastornos cerebrovasculares, y aumenta la mortalidad en términos generales. Y, sorpresa, pasamos mucho tiempo sentados en una silla.

Según la mayor parte de estudios, en los países desarrollados las personas pasan más de ocho horas sentados, de media, sin contar el tiempo que pasamos durmiendo. No es de extrañar, por tanto, que cada vez se insista más en la necesidad de que los trabajadores muevan el culo durante su jornada laboral. Hay consejos para todos los gustos: plantearse ir al gimnasio antes de ir a la oficina, dejar de mandar correos a tus compañeros y levantarse a hablar con ellos o dar paseos después de comer. Pero lo que realmente se ha puesto de moda es la que parecía la solución más práctica: instalar escritorios en los que se pueda trabajar de pie.

Aparentemente, dado que se recomienda no estar sentados más de 45 minutos, la solución más sencilla para abordar el problema del sedentarismo es, sencillamente, empujar al personal a que realice su trabajo de pie. En España este tipo de escritorios son aún anecdóticos, pero en Escandinavia aseguran que el 90% de los trabajadores de oficina tienen a su disposición este tipo de puestos, y cada vez son más comunes en todo el mundo desarrollado.

Ahora un estudio da la voz de alarma: quizás sea peor el remedio que la enfermedad.

No hay razones científicas para que trabajemos de pie

La investigación, publicada en la revista Ergonomics, sugiere que permanecer de pie en un escritorio durante un período prolongado de tiempo crea “malestar y deterioro de la reactividad mental”. Nuestra capacidad de reacción, asegura el estudio, disminuye significativamente tras hora y cuarto de estar de pie, aunque la creatividad mejora un pelín.

El estudio, realizado por la Universidad de Curtin en Australia, tiene una muestra muy reducida –solo 20 personas–, pero se suma a otra investigación más extensa que ha demostrado que pasar demasiado tiempo de pie provoca problemas de espaldas e hinchazón. La investigación en cuestión, publicada en el American Journal of Epidemiology, y en la que participaron 7.000 empleados de oficina durante 12 años, descubrió además que las personas que trabajan a menudo de pie tenían casi el doble de probabilidades de desarrollar enfermedad cardíaca en comparación con las que se sentaban con más frecuencia.

“La conclusión es que esta expansión [de los escritorios para estar de pie] ha sido impulsada más por razones comerciales que por la evidencia científica", explica en The Telegraph el fisioterapeuta de la Universidad de Nottingham Alan Taylor. Pero la evidencia se está poniendo al día y muestra que hay algunos inconvenientes. No son una panacea para el dolor de espalda, sin embargo, las empresas están preocupadas de que, si se no los proporcionan, serán demandadas”.

En este asunto no hay soluciones fáciles, pero en cualquier caso, es mejor hacer algo de ejercicio de verdad, que pensar que teniendo escritorios para estar de pie se van a solucionar los problemas de sedentarismo.

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios