Domingo, 22.09.2019 - 19:53 h
Gestión del talento

Un estudio revela las 4 cosas que debes enseñarle a tu hijo para que tenga éxito

Una investigación de 30 años en Canadá relaciona la conducta de los niños con lo que ganan cuando llegan a edad adulta.

Macaulay Culkin, en 'Niño Rico'
Un estudio revela las 4 cosas que debes enseñarle a tu hijo para que tenga éxito. Macaulay Culkin, en 'Niño Rico'. / Warner Bros

Nunca es fácil educar a un hijo. En la matriz de tipos educativos parentales más comúnmente aceptada en la actualidad (la que elaboraron Maccoby y Martin en 1983), se diferencian los cuatro estilos que emplean los padres en función de su nivel de control y sensibilidad: autoritario, democrático, indulgente y negligente. Sin embargo, puede que criar a tus hijos para que se conviertan en adultos responsables (y exitosos) no requiera de tanta teoría de Psicología Social, ya que un estudio llevado a cabo durante 30 años en Canadá parece haber dado con las cuatro cosas que debes enseñarle a tu hijo para que tenga éxito en la vida.

Ciñéndose estrictamente al aspecto del éxito financiero, el estudio publicado el mes pasado en el 'Journal of American Medical Association Psychiatry' ahonda en la relación entre el comportamiento de un niño con lo que ganará ese individuo en su etapa adulta. Los investigadores parten de la base de que existen conductas que pueden aprenderse en estadios tempranos del desarrollo (la niñez) y que pueden determinar la capacidad adquisitiva de una persona cuando empieza a trabajar.

En este sentido, el estudio llevado a cabo por Francis Vergunst, Richard E. Tremblay y Daniel Nagin se encargó de seguir la evolución vital de 2.850 niños de seis años. Para su sorpresa, lo primero que descubrieron es que los participantes en la investigación que tenían menos ingresos anuales entre las edades de 33 y 35 años tenían un rasgo común demostrado a una edad temprana: su falta de atención. La diferencia es sustancial, ya que en 25 años de carrera laboral, la brecha entre quienes prestan mucha atención y aplicación en lo que hacen y quienes no la prestan se cifra en una media de 75.000 dólares.

La investigación sugiere varias conductas derivadas de la falta de atención que también están relacionadas con unos ingresos más bajos, entre las cuales están la incapacidad para compartir, no ser aplicado, culpar a los demás, ser agresivo y tener altos niveles de ansiedad. Por eso, su conclusión es que los padres deberían tratar de corregir este tipo de conductas tan pronto como se presenten, para lo cual ofrecen cuatro enseñanzas básicas, tal y como recoge este artículo de 'Inc'.

1. Fomentar el intercambio

Cuando se trata del juego, los expertos de 'Parentsplace' (un blog de recursos educativos para padres) aseguran que no debes obligar a tu hijo a compartir, sino que debes introducir el concepto de los turnos, incluso usar un temporizador para demostrarle que recuperará su juguete cuando el otro niño termine de usarlo. También sugieren que le pidas al niño que guarde los juguetes especiales que no quieren compartir antes de que venga un amigo (para evitar futuras disputas por ese Madelman o esa Barbie por el que suspiran los demás). Así, les das suficientes oportunidades de jugar con otros niños en un entorno sin competencia, como método para que practiquen el hecho de compartir.

2. Ayudar a su hijo a concentrarse

Para mejorar la concentración de tu hijo es importante dividir sus grandes tareas en tareas más pequeñas y más manejables (esto también sirve para los adultos) y animarle a centrarse en una sola cosa a la vez. En un mundo cada vez más interconectado y multitarea, no es fácil de hacer, pero es muy necesario especialmente en los estadios más tempranos del desarrollo. Para ello, una buena manera es crear un espacio de trabajo ordenado y sin distracciones. Tampoco tecnológicas, como la tele.

3. Ayudar a tu hijo a llevarse bien con los demás

Wayne Fleisig, experto en desarrollo infantil de Parents.com, explica que es importante trabajar con tu hijo para desarrollar su empatía. Cuando el niño y tú seáis testigos de algo que sucede en el mundo que lo requiere, recomienda preguntarle: "¿Cómo crees que se siente esa persona?" o "¿Por qué esa persona le hizo eso a la otra?"

4. Ayudar a tu hijo a gestionar su ansiedad

Es imposible que un niño no se preocupe, por mucho que los padres se esfuercen en tratar de ocultarle problemas familiares (como la economía doméstica) o existenciales (como la muerte). Por eso, una solución es establecer un día para que expresen sus preocupaciones y que podáis intercambiar ideas juntos sobre cómo solucionarlo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios