Domingo, 22.09.2019 - 19:38 h
1 de mayo, Día del Trabajador

Hace 100 años España logró la jornada de 8 horas, siendo la pionera en Europa

El avance en los derechos de los trabajadores del último siglo comenzó con la reducción de la jornada en 1919 tras la huelga de 'La Canadiense'.

Un trabajador en un herrería
Un trabajador en un herrería. / Pixabay

De la lucha obrera de los siglos XIX y XX nacieron la mayoría de los derechos laborales que disfrutamos hoy en día, como la seguridad en el trabajo, la erradicación de la mano de obra infantil o el establecimiento de un salario mínimo. Pero si en algo somos pioneros en España es en la jornada de 8 horas: hace justo 100 años se logró este hito -pionero en Europa- después de un sinfín de huelgas que culminaron con la de 'La Canadiense'.

En la actualidad, algunos partidos políticos hablan de una jornada laboral de 34 horas. Un objetivo que parece difícilmente alcanzable, especialmente teniendo en cuenta que el Gobierno en funciones acaba de poner coto a las horas extra sin pagar, un problema que evidencia que las jornadas de 40 horas son aún más teóricas que prácticas. Por eso, conviene recordar qué ocurrió para que España se convirtiese hace un siglo en el primer país europeo en lograr las 8 horas (si no incluimos a la URSS, que lo estableció por ley en 1917).

Las 8 horas, un concepto con más de 200 años

El concepto de las 8 horas nació hace más de 200 años: en 1810, el empresario galés Robert Owen difundió la idea de que la calidad del trabajo de un obrero tenía una relación directamente proporcional con la calidad de vida del mismo. Un concepto tan revolucionario que, al principio, se le tomó por un utópico.

Para cualificar la producción de cada obrero, sostenía, es indispensable mejorar ciertas áreas como los salarios, una vivienda digna, su higiene y su educación. Paralelamente, Owen defendía que el trabajo infantil debía ser prohibido -una idea que ni siquiera hoy en día se ha adoptado en todo el mundo- y que se debía determinar una jornada diaria máxima: de 10 horas y media.

En 1817, Owen radicalizó su teoría: el objetivo de la jornada pasaba a ser el de las 8 horas, algo que resumió en su popular lema "ocho horas de trabajo, ocho horas de recreo, ocho horas de descanso". Y, aunque seguía siendo una reivincación algo utópica, obligó al Parlamento británico a aprobar una ley en 1847 para que las mujeres (y los niños) tuvieran una jornada máxima de 10 horas en Reino Unido.

A partir de ese instante, la jornada de 8 horas pasó a no ser tan quimérica: en 1866, la Primera Internacional la incluyó entre sus demandas principales, mientras que en algunos países empezó a imponerse por ley, aunque con una progresiva implementación. Por ejemplo, en EEUU llegó en 1868 de la mano del presidente Adrew Johnson, mientras que en Australia se había aprobado en 1858 para el sector de la construcción, aunque su aplicación efectiva tardaría años en producirse.

La huelga de 'La Canadiense' y la conquista de los anarquistas

En España, los movimientos marxistas y anarquistas estaban detrás de la mayoría de las huelgas importantes de principios del siglo XX. Pero no fue hasta que la empresa Riegos y Fuerza del Ebro, perteneciente a Barcelona Traction, Light and Power Company, limited -más conocida como 'La Canadiense'-​, inició una huelga sin precedentes el 5 de febrero de 1919 en Barcelona: a lo largo de los 44 días que duró, paralizó la ciudad y el 70 % de toda la industria catalana.

La CNT, consciente de que necesitaba un golpe de efecto para lograr una vieja aspiración como el máximo de 8 horas por ley, escogió a 'La Canadiense' por ser una empresa vital para la industria de toda la región catalana. La campaña para convocar a la mano de obra a la huelga se extendió incluso hasta algunas zonas de levante, lo que llevó al Gobierno del Conde de Romanones a suspender las garantías constitucionales, detener a figuras importantes y líderes cenetistas como Negre, Buenacasa o Seguí, cerrar sindicatos y el periódico 'Solidaridad Obrera'.

Finalmente, tras los 44 días que duró la huelga, la CNT logró buena parte de sus objetivos; entre ellos, mejoras salariales para los trabajadores, la readmisión de los obreros despedidos durante los paros, la liberación de miles de detenidos durante la huelga y la jornada laboral de ocho horas, aprobada por decreto. Un hito en la historia de España y de Europa.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios