Jueves, 05.12.2019 - 23:41 h
Caminos alternativos a la felicidad

Los inesperados beneficios de tener que perseguir tus sueños más allá del trabajo

¿No tienes el trabajo con el que soñabas? No hay problema, siempre que no dejes de hacer lo que te apasiona, según experto de Harvard.

Fotografía de dos jóvenes felices.
Los inesperados beneficios de tener que perseguir tus sueños más allá del trabajo. / Pixabay.

Hacer de tu pasión tu trabajo parece la opción más reconfortante para cualquier persona a nivel profesional. Aunque amar demasiado tu trabajo puede llevarte a una situación de explotación laboral (si tu jefe quiere aprovecharse), los beneficios de apasionarte con tu trabajo son evidentes: eres más positivo, tiendes a sentir más compromiso hacia la empresa y es más fácil que llegues a convertirte en un experto en algún campo determinado, simplemente porque tu interés por lo que haces no se limita a tu horario laboral. Todo esto parece idílico, pero, ¿qué ocurre cuando no es tu caso? ¿Qué pasa si no amas tu trabajo?

Esa es la pregunta que se hace Jon M. Jachimowicz, profesor de Administración de Empresas en la Unidad de Comportamiento en las Organizaciones de la Escuela de Negocios de Harvard, en este artículo de 'Harvard Business Review'. Su punto de partida es un reciente estudio en el que se señala que los jóvenes consideran que alcanzar su pasión profesional es su máxima prioridad, más que ganar dinero o casarse. La investigación concluye que encontrar un trabajo satisfactorio es considerado casi tres veces más importante que tener una familia.

El problema es que, para la mayoría de las personas, esto simplemente no es factible. "No todos los trabajos ofrecen la posibilidad de perseguir tu pasión. Y la mayoría de las personas se preocupan profundamente por muchas cosas diferentes, no todas son cómo quieren ganarse la vida". En este sentido, Jachimowicz apunta que las últimas investigaciones sugieren que "perseguir tu pasión realmente mejora tu bienestar, pero que [la empresa] donde lo hagas es mucho menos importante. De hecho, varios estudios muestran que hacer algo que te apasiona fuera del trabajo beneficia tanto tu carrera como tu vida personal".

Es lo que comúnmente conocemos hobby o afición: no necesariamente debes jugar en la NBA para dar rienda suelta a tu pasión por el baloncesto, pero probablemente te venga bien jugar en algún equipo amateur o, incluso, dirigir a un grupo de chavales en el colegio de tu hijo. ¿Por qué debemos perseguir la pasión fuera del trabajo? Jachimowicz argumenta que, "si bien se sabe que perseguir la pasión en el trabajo aumenta el compromiso laboral y el rendimiento laboral, es poco realista y arriesgado confiar en el trabajo como el único medio a través del cual hacerlo".

Deberías prepararte por si, tal vez, no llegas a la NBA

"Algunos trabajos no permiten que los empleados se concentren en sus intereses, y los trabajos que lo hacen no siempre son financieramente viables", añade. El caso del apasionado por el baloncesto es paradigmático: solo 17 jugadores españoles han jugado en la NBA en toda la historia... Cabe la posibilidad, por muy remota que te parezca, de que no acabes de escolta en los Celtics, por muchas horas que le dediques al baloncesto. Ni siquiera es fácil llegar a la ACB o alguna de las divisiones inmediatamente inferiores; si quieres vivir del baloncesto (y no te apellidas Gasol o Hernangómez), tal vez no te dé para mucho jugando en la LEB Plata.

"En algunos aspectos, seguir y encontrar pasión en el trabajo podría verse como un lujo para unos pocos privilegiados, aquellos que pueden permitirse elegir exactamente las profesiones correctas", resume Jachimowicz, que también apunta que "ligar el trabajo a lo que te apasiona también puede ser perjudicial a largo plazo. Cuando pones tu autoestima en el trabajo, se vuelve menos resistente a los eventos adversos, como los despidos o las evaluaciones negativas de rendimiento".

"También puede hacer más difícil el desconectar después de las horas de trabajo para lograr el respiro necesario para recuperar energía para el día siguiente. Además, nos priva de los muchos beneficios que conlleva la participación en actividades y pasatiempos externos, por ejemplo, la reducción del estrés, una mayor energía y mayores niveles de creatividad, todo lo cual puede aumentar el compromiso en el trabajo". Un estudio reciente incluso mostraba que las personas obtenían mayores beneficios cuando sus pasiones personales y su trabajo real eran muy diferentes.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING