Jueves, 18.07.2019 - 22:01 h
Estudio de 'Measuring Worth'

Jeff Bezos es el hombre más rico, pero 3 veces más pobre que Rockefeller en 1937

Una web que se encarga de comparar relativamente las mayores fortunas del mundo sitúa al fundador de Amazon lejos del podio, en el puesto 8.

El fundador de Amazon, Jeff Bezos.
Jeff Bezos es el séptimo hombre más rico de la Historia. / Efe

Si John D. Rockefeller levantara la cabeza... vería el mundo prácticamente igual que cuando lo dejó en 1937: seguiría siendo el hombre más rico sobre la faz de la Tierra y ni siquiera Jeff Bezos (la persona viva con mayor fortuna del planeta) podría toserle. De hecho, el fundador de Amazon no estaría ni cerca del podio, ya que sus 117.000 millones de dólares (casi tres veces menos que la fortuna de Rockefeller) solo le servirían para situarse en el octavo puesto de la lista de los hombres más ricos de la historia.

Algo tiene que ver el reciente divorcio del fundador de Amazon, quien ha perdido aproximadamente el 25% de sus acciones en la compañía en favor de su exmujer, MacKenzie Bezos, quien pasará a controlar el 4% de los títulos de Amazon, valorados en unos 35.000 millones de dólares. En cualquier caso, su título como el hombre más rico actualmente del mundo no corre peligro inminente, ya que el fundador de Microsoft y segundo en la lista Fobes, Bill Gates, 'solo' tiene una fortuna de 96.000 millones de dólares.

Sin embargo, Gates es precisamente uno de los que superan a Bezos en la clasificación histórica que ha elaborado Measuring Worth, una iniciativa que realiza un análisis comparativo de las mayores fortunas acumuladas por una persona en un contexto determinado. ¿Cómo es posible? Tradicionalmente, la gran mayoría de los estudios comparativos sobre precios, salarios o fortunas en distintos momentos históricos se ciñen a índices como la inflación para calcular sus resultados; sin embargo, Measuring Worth introduce un elemento que normalmente se obvia: el impacto del personaje en cuestión en el PIB de su país. Y en ese campo, Gates prácticamente duplica a Bezos, con una fortuna de 213.000 millones de dólares.

Rockefeller tenía acumulaba el 1,6% de la economía estadounidense

Pero no se acerca ni de lejos a Rockefeller, quien en 1937 acumulaba nada menos que el 1,6% de la economía estadounidense, tres veces más que Bezos actualmente. Teniendo en cuenta el aumento del IPC y del PIB en estos casi 80 años, Measuring Worth calcula que el magnate que hizo fortuna con su petrolera Standard Oil y como inversor, acumularía en 2019 una riqueza valorada en 331.000 millones de dólares. Fundó un imperio de tal magnitud que, de hecho, su familia continuó controlando el 90% de la industria petrolífera en lugares como Latinoamérica durante más de seis décadas tras su muerte.

El segundo en la lista sería Andrew Carnegie, quien empezó trabajando como radiotelegrafista y hacia la década de 1860 invirtió en ferrocarriles, coches cama para trenes, puentes y torres de perforación de petróleo. También obtuvo notables ingresos como vendedor de bonos para financiar a empresas angloamericanas en Europa, aunque la mayor parte de su fortuna proviene de sus empresas e inversiones en la industria del acero. Measuring Worth calcula que a día de hoy acumularía una riqueza de 321.000 millones de dólares.

No son los únicos con una fortuna mayor que la de Bezos. En la lista también está Cornelius Vanderbilt, el pionero de los ferrocarriles y los barcos de pasajeros que acumuló unos 238.000 millones de dólares gracias a sus empresas e inversiones en el sector de los transportes. También tendría una fortuna mayor (210.000 millones de dólares) Marco Licinio Craso, el aristócrata, general y político romano del siglo I a.C. que aplacó la revuelta de esclavos liderada por Espartaco y que llegó a un pacto secreto con Cayo Julio César y Cneo Pompeyo Magno, el llamado Primer Triunvirato, para hacerse con el poder en Roma.

Otros con mayor fortuna histórica que Bezos son Alan Rufus o Alan el Rojo, un noble bretón, hijo del conde de Penthièvre y sobrino de Guillermo el Conquistador, que se convirtió en uno de los barones más ricos del país gracias al reparto de tierras tras la conquista normanda de Inglaterra en el siglo XI; así como John Jacob Astor, un empresario alemán que emigró a EEUU en el siglo XVIII e hizo fortuna con el negocio de las pieles, primero, y después invirtiendo en el creciente mercado inmobiliario del país y en el negocio del opio en Asia.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios