Miércoles, 24.04.2019 - 08:02 h
Toma nota

La guía para llevar a cabo las entrevistas a tus futuros empleados (si eres primerizo)

Si eres nuevo en eso de contratar, aquí tienes la guía definitiva para encontrar el candidato perfecto

Entrevista de trabajo
El objetivo de la entrevista es comunicar el valor único que puedes aportar / Pixabay

Los tiempos que corren están sostenidos por el futuro más cercano. Un futuro en el que conviviremos cada vez más con máquinas y robots y con la ya integrada IA. Tareas insospechadas pasaran a brazos robóticos y organigramas binarios. Incluso el reclutamiento tiene sus días contados en carne y hueso. 

Pero mientras este futro cercano se nos echa encima, las startups aparecen como tabla de salvación de nuestra economía. Nuevos empresarios se adentran en la selva del nuevo mercado empresarial. Y ellos, sin robots ni IAs que valgan, son los encargados de reclutar al personar adecuado para su nueva empresa.

Pero reclutar personal cualificado no es broma ni plato de buen gusto. Por eso en las grandes empresas, la figura del reclutador existe con total independencia. Hay que seguir unos parámetros y unos trucos para que una entrevista de trabajo sea un éxito y no suponga grandes errores. En Career Contessa lo saben y por eso han publicado un artículo con la guía definitiva del entrevistador novato. “Preparamos esta guía para ayudarte a definir lo que deseas en tu nuevo empleado”.

1. Definir el puesto de trabajo

Si ciertamente esta parte puede ser bastante plomazo, es la parte imprescindible. Para ayudarte en esta tarea, la puedes desglosar en diferentes partes:

· El titular del anuncio del trabajo. Debes venderte bien en el anuncio y definir cualidades imprescindibles en el candidato. Por ejemplo: "Buscando un impresionante asistente administrativo para una empresa de alto crecimiento".

· Responsabilidades y tareas. Lo más tedioso. Añade también las posibilidades de crecimiento dentro de la empresa.

· La experiencia y habilidades necesarias.

· La cultura de empresa y sus beneficios

· El salario. Es importante que este sea el último punto.

2. Clasificación y selección

Escribiste el anuncio de trabajo, lo publicaste, lo compartiste en redes sociales y lo difundiste con el boca-oreja. Ahora, tienes una bandeja de entrada llena de solicitantes listos. ¿Cómo los clasificas?

Antes de que incluso escribas una palabra del puesto de trabajo en cuestión, debes haber decidido cómo es tu candidato ideal. En Career Contessa, proponen dos listas para esto:

· SÍ/NO/TAL VEZ. Este sería el primer filtro. En pocas palabras, “esta filtración eliminará a los solicitantes que no sean aptos para el puesto, ya sea porque carece de ciertas habilidades, no siguió bien las instrucciones o no tiene la experiencia adecuada”, aseguran en el artículo.

· TODO/CASI TODO. Es la segunda filtración: aquí es donde se separan los candidatos que parecen "tenerlo todo" de los que tienen la mayor parte de lo que necesitas, y que parecen prometedores.

Puedes añadir más listas que supondrían más filtros. Eso ya depende de ti.

3. La entrevista

Una solución que proponen en Career Contessa es la criba a través de una primera entrevista telefónica.

“Durante una entrevista telefónica, puedes hacer algunas preguntas de ajuste cultural, algunas preguntas sobre su currículum y algunas preguntas sobre el conjunto de habilidades y experiencia previa. La entrevista telefónica te dirá mucho. Probablemente elimines algunos solicitantes más, dejándote con unos pocos candidatos serios”, asegura la publicación.

Una vez cribados los solicitantes, estamos ya muy cerca de conseguir al candidato perfecto. Pero hay que llevar a cabo la entrevista. Las preguntas debes tenerlas preparadas. Las constructivas y las que son trampa 

Así que lanza tus preguntas preparadas y, como opción, puedes invitar a varios miembros de tu equipo a sentarse con el candidato para hacer su propia línea de preguntas.

4. El seguimiento

Después de la cadena de entrevistas, probablemente solo contrates a una persona para el puesto en cuestión. Se recomienda hacer un seguimiento a cada candidato, incluso si no consiguieron el trabajo.

“Como empleador, siempre debes hacer un seguimiento a cada uno de los candidatos. Expresa tu gratitud por el tiempo gastado y explica que has decidido contratar a otro y, por qué no, agrega uno o dos cumplidos”, aconseja el artículo.

5. Decisión y oferta final

Luego, una vez hayas decidido al candidato perfecto, compártelo con tu equipo y escucha su opinión. Es importante que el equipo esté contento con la elección de su nuevo compañero.

Una vez seguro, ya solo queda lanzar la oferta. Y eso, queda en tus manos, como parte de tu estilo propio. La oferta puedes lanzarla vía mail o telefónica.

De esta forma ya tendrías a tu nuevo candidato perfecto. Ya solo queda firmar contrato y darle la bienvenida como parte del equipo.

Ahora en Portada 

Comentarios