Sábado, 20.10.2018 - 17:23 h
Nec Otium

La industria japonesa del preservativo espera impaciente los JJOO de Tokio

El reparto de condones en la Villa Olímpica se ha convertido en una tradición y los japoneses quieren dar a conocer sus nuevos modelos.

Una tienda de condones en el centro de Tokio / Scott Moore
Una tienda de condones en el centro de Tokio / Scott Moore

En las últimas olimpiadas de Río 2016 se repartieron entre los atletas casi medio millón de condones, una cantidad que triplicó a los repartidos en Londres 2012. Los preservativos fueron distribuidos gratuitamente por el Comité Olímpico Internacional entre atletas, entrenadores y otros miembros de las delegaciones.

El reparto de preservativos en las Olimpiadas se ha convertido en una suerte de tradición, destinada a promover un sexo seguro entre los atletas –que al parecer se lo pasan muy bien entre competición y competición–, y en una enorme oportunidad para los fabricantes de condones, que saben que los Juegos resultan un excelente escaparate para sus productos.

En las próximas olimpiadas de Tokio, que se celebran en 2020, se espera batir el récord en el reparto de preservativos. Y la industria de los condones de Japón se está preparando ya para el acontecimiento, en el que espera dar a conocer al mundo su producto estrella: sus nuevos condones ultrafinos de sólo 0,01 milímetros de grosor fabricados en poliuretano, un material adecuado para personas alérgicas al látex.

“Solo las empresas japonesas fabrican condones de tan solo 0,01 mm a 0,02 mm”, ha explicado a AFP Hiroshi Yamashita, gerente y portavoz de Sagami Rubber Industries, uno de los principales fabricantes japoneses de preservativos. “Vemos [los Juegos de Tokio] como una oportunidad extremadamente valiosa para que el mundo conozca la alta tecnología de Japón”.

La variedad de condones existente en Japón es aún mayor que la de Europa / Meredith P.
La variedad de condones existente en Japón es aún mayor que la de Europa / Meredith P.

Una larga tradición en la fabricación de preservativos

Los condones han sido siempre el método anticonceptivo más popular en Japón, donde la píldora no llegó hasta 1999. Sin embargo, marcas de condones niponas no logran competir contra los gigantes mundiales del negocio, la británica Durex y la estadounidense Trojan. Las marcas japonesa Okamoto y Sagami solo alcanza en el mercado mundial la tercera y quinta posición respectivamente, y es algo que la industria está decidida a cambiar tirando de innovación (y la genial oportunidad de marketing que le brindará las Olimpiadas).

El condón de 0,01 mm de Sagami, único en el mercado, se lanzó en 2013, y las ventas de la compañía no han dejado de crecer desde entonces.

“Tuvimos un gran debate en la compañía sobre si habría demanda de preservativos de 0,01 mm cuando ya teníamos productos de 0,02 mm en el mercado”, ha explicado a AFP Chiaki Yamanaka, assistant manager de Sagami. “Pero han demostrado ser populares entre los clientes”.

La empresa ha soñado durante años con la posibilidad de distribuir sus condones entre los atletas olímpicos y, desde que conocieron que Tokio había seleccionada como sede de los juegos de 2020, se esforzaron por tener cuanto antes los nuevos condones ultrafinos en el mercado. Un producto que, creen, podría ser muy popular en Europa y América.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios