Martes, 17.07.2018 - 23:33 h
Nec Otium

Los drones 'despegan' en las bodas y eventos deportivos gracias a la nueva ley

Cada vez son más los que quieren inmortalizar su 'sí quiero' debajo de un dron. Las bodas acaparan el 73% del uso de los drones en el sector eventos. 

Dron boda
Dron boda

Los drones han encontrado un filón en las bodas. Solo hace un mes que entró en vigor el nuevo Real Decreto y su uso para estos eventos se ha disparado hasta el 73%. Cada vez son más las parejas que apuestan por esta tecnología para tener imágenes aéreas de la ceremonia o simplemente tener un recuerdo diferente y original como es un reportaje aéreo. Y eso que la campaña de bodas solo ha empezado.

Gracias al nuevo reglamento se han abierto varios escenarios operacionales de los drones como poder volar en espacio aéreo controlado, realizar vuelos nocturnos, impulsar nuevas actividades urbanas como la limpieza de rascacielos, inspección de fisuras o daños arquitectónicos de monumentos emblemáticos, control aéreo del tráfico y vigilancia de costas. Hasta el mes de diciembre era ilegal que un dron sobrevolara una boda o un evento deportivo. 

"El uso de drones ‘despegó’ hace ya unos años y poco a poco se está universalizando. Cada vez más personas solicitan este servicio para sus celebraciones particulares o eventos de empresa. Alquilar un dron para tu boda o para cualquier otro evento estará a la orden del día a la vuelta de la esquina”, señala Gonzalo Fernández, CEO de Celebrents.

Desde esta empresa destacan que cada vez hay más solicitudes para poder grabar eventos con drones en bodas, conciertos, presentaciones o celebraciones de empresas. "Si atendemos a las cifras, son los casamientos las celebraciones que acaparan la mayor parte de su uso, con un 73% sobre el total. Le siguen los eventos deportivos, con un 12%, mientras que los corporativos aglutinan el 6% y los musicales y culturales se quedan con el 4%", apuntan.

Gonzalo Fernández explica que los novios que solicitan drones para sus bodas suelen querer grabar la propia ceremonia, el cocktail de bienvenida y a veces también nos solicitan la grabación del baile. Lo que está claro es que en los espacios abiertos hay más posibilidades de que soliciten este servicio. Por ejemplo, las bodas en plena naturaleza, en la playa y en parajes con pocas edificaciones son muy susceptibles de grabarse con drones.

Desde 2014, con la aprobación del primer marco regulador temporal para actividades con drones, 3.000 nuevas empresas operan en el sector, junto a 3.693 pilotos y 4.283 drones, según datos oficiales. La tecnología que se aplica a los drones de uso civil podría alcanzar un nicho de mercado del 10% en la aviación de la Unión Europea en los próximos diez años, llegando a sumar unos 15.000 millones al año. Bruselas calcula que la industria de los drones podría crear unos 150.000 empleos en la Unión Europea hasta 2050.

La primavera puede disparar el sector

El mercado de las bodas en España es muy estacional. La primavera y el verano son los meses en los que se suelen celebrar estos eventos. “Esperamos que a partir de marzo se produzca un incremento notable en el número de peticiones, impulsado por el nuevo marco jurídico de los drones. Sin duda la norma va a beneficiar a los operadores de drones y por extensión, al sector de los eventos y celebraciones”, afirma el CEO de Celebrents.

En cuanto a las tarifas, alquilar una aeronave pilotada por control remoto puede costarle al usuario final unos 450 euros de media por evento, si bien los precios pueden ir desde los 100 hasta los 2.500 euros.

Los drones se han convertido en el complemento perfecto para inmortalizar los momentos más especiales. Son los selfies del futuro y ya hay personas que los han solicitado para grabar torneos de waterpolo en la playa o exposiciones de arte. “Lo más singular que nos han pedido fue la grabación del anuncio del embarazo de una chica a su familia y amigos”, concluyen desde Celebrents.

Los drones 'despegan' en las bodas y eventos deportivos gracias a la nueva ley

Ahora en portada

Comentarios