Domingo, 22.09.2019 - 07:03 h
Se ponían finos

La prohibición del alcohol pone fin a la legendaria cultura de la fiesta de Google

El CEO de Google, Sundar Pichay, ha publicado unas nuevas normas internas que prohíben el consumo de alcohol excesivo

Larry Page y Sergey Brin, fundadores de Gooogle / Google
Larry Page y Sergey Brin, fundadores de Gooogle / Google

En 1998 Google cumplió un año como compañía, pero ya tenía 50 empleados, lo que obligo a Larry Page y Sergey Brin a mover la compañía del garaje en la que vio la luz a una oficina de verdad, en Palo Alto California. Fue entonces cuando Page decidió contratar a un cocinero, nada más ni nada menos, que al antiguo cocinero de Grateful Dead, la mítica banda 'hippie' californiana.

Charilie Ayers es uno de los protagonistas de 'Valley of Genius: The Uncensored History of Silicon Valley', un libro en el que Adam Fisher relata cómo se vivió en la zona la época de finales de los noventa y primeros dosmiles. Y parece que no tuvo nada que envidiar al desfase que se vivió en California a finales de los 60.

Como explica Ayer, en aquellos primeros días, Google era un lugar salvaje para trabajar, lleno de personas de unos 20 años que se pasaban el día de fiesta. Y entre sus responsabilidades como chef de la compañía estaba, precisamente, organizar grandes pitotes.

El equipo de Google comenzó a realizar viajes anuales de esquí a Squaw Valley donde, al principio, las fiestas de Ayers estaban, como él las describió, “no autorizadas”. Pero después la compañía hizo una concesión y le permitió crear lo que llamó “La guarida de Charlie”.

“Tenía bandas en vivo, DJs, y compramos camiones con alcohol y un montón de marihuana. Hacíamos bombones de marihuana. Recuerdo que la gente se me acercaba y me decía: 'Estoy alucinando. ‘¿Qué diablos es esto?” explica Ayers en el libro.

Ayers apunta que “las fiestas se volvieron más salvajes”, y se empezaron a mostrar comportamientos que hoy consideraríamos inaceptables: “Larry y Sergey tenían una manada de chicas  atractivas, y todas formaban un pequeño 'harem' de administradoras. Yo las llamaba L&S Harem. Todas esas chicas ahora son diferentes. Jefes de departamento en esa empresa, años después”.

Imagen de Sundar Pichai, director ejecutivo de Google, durante una conferencia en el MWC de Barcelona (Eric Piermont/AFP)
Sundar Pichai, director ejecutivo de Google. (Eric Piermont/AFP)

Se acabó la fiesta

A medida que Google fue creciendo, este tipo de fiestas se fueron limitando (o, al menos, no se hacía participe de ellas a toda la compañía). Pero una nueva política de personal, que el ahora CEO de Google, Sundar Pichai, envió a toda la compañía el pasado jueves, después de que se celebrara una manifestación de trabajadores de la empresa que se quejaban de la forma en la que la compañía ha tratado recientes casos de abuso sexual, acaba por completo con cualquier posibilidad de fiesta.

Algunas de las nuevas políticas son elementos que los trabajadores que protestaban habían pedido, como poner fin al arbitraje forzado para los empleados que quieren denunciar un acoso. Pero Google también ha incluido una medida que ha pillado por sorpresa a muchos empleados: una ofensiva contra el alcohol en el trabajo y fuera del horario laboral en todas las funciones relacionadas con este. Nada de hacer la última reunión de la tarde con una cerveza en la mano.

La política dice que los jefes que no toman medidas para limitar el consumo de alcohol en los eventos serán amonestados, citando una estadística que dice que en el 20 % de los casos de acoso sexual reportados en Google, el alcohol jugó un papel importante.

La compañía no prohíbe por completo el consumo de alcohol, pero advierte que se debe prohibir por un consumo excesivo de este. Algo que, desde luego, nada tiene que ver con sus inicios. Ahora, del harem de sus creadores ni una palabra.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios