Jueves, 20.06.2019 - 05:57 h
Retener el talento es mucho más que pagar bien

Las cinco razones por las que la gente querrá trabajar (o no) en tu empresa

La característica que ha distinguido siempre a un trabajo atractivo, el salario, sigue teniendo importancia, pero no es lo único importante

¿Quieres tener a los mejores trabajadores? El dinero no basta. / Pexels
¿Quieres tener a los mejores trabajadores? El dinero no basta. / Pexels

No hace falta repetir que el mercado laboral está cambiando a marchas forzadas: es una realidad que todos comprobamos a diario. Los días en los que se optaba a un trabajo para toda una vida y se iba ascendiendo dentro de una misma compañía han terminado. La rotación es alta y seguirá siéndolo, y tanto empresas como empleados compiten por encajar en un mundo lleno de incertidumbre.

La característica que ha distinguido siempre a un trabajo atractivo, el salario, sigue teniendo importancia, pero los trabajadores de hoy en día demandan otros requisitos a la hora de escoger un empleo, requisitos que son imprescindibles a la hora de atraer el talento.

Aunque en el mercado laboral estadounidense hay mucho menos paro que el nuestro –lo que permite a los trabajadores ser más exigentes respecto a sus condiciones–, una encuesta elaborada recientemente por Gallup revela anhelos de los empleados que son perfectamente trasladables al resto de naciones desarrolladas.

Para empezar, los trabajadores son menos fieles que nunca a sus trabajos: el 63% de los empleados cree que sería capaz de encontrar un trabajo mejor del que tienen ahora, y un 52 % está buscando activamente empleo. Y a la hora de escoger si marcharse o no a una nueva empresa tienen en cuenta cinco cuestiones principales, que van más allá de percibir un salario más o menos elevado. Son estas:

1. Una buena relación con el jefe

Toparse con un mal jefe es una buena razón para cambiar de trabajo y así lo atestigua la encuesta de Gallup, que asegura que los jefes son responsables del 70% de la rotación de su equipo.

Como apunta en el informe Jim Clifton, CEO de Gallup, “cuando nombras gerente a la persona equivocada, no hay nada que arregle esa mala decisión. No hay compensación, no hay beneficios, no hay nada”.

Elegir a jefes que traten bien a sus empleados, les ayuden a mejorar y sean comprensivos es mucho más importante para retener el talento que pagar más o menos a los empleados.

2. Un rol bien definido

Muchos trabajadores no llegan a entender nunca que se espera realmente de su trabajo. Es significativo que solo el 41% de los empleados encuestados por Gallup asegura que la definición de su puesto se adecua a lo que hacen realmente en la oficina.

Cuando un empleado no tiene claro que es lo que está haciendo realmente en la compañía empezará a pensar en largarse. Para evitar esto, todos los trabajadores deben tener claras sus responsabilidades laborales desde el primer momento, y estas deben redefinirse con frecuencia mediante la fijación de objetivos y las revisiones de desempeño.

Tener colegas que te caen bien es muy importante. / Pexels
Tener colegas que te caen bien es muy importante. / Pexels

3. Un equipo comprensivo

Si bien el jefe es la figura más importante de nuestras relaciones laborales, el contar con compañeros con los que trabajamos a gusto está en un cercano segundo puesto. Encontrar una pandilla que te ayude cuando pasas un mal día, te haga disfrutar de los momentos de descanso y te ayude cuando tienes un pico de mucho trabajo es fundamental para el bienestar de los empleados.

¿Qué pueden hacer las empresas para fortalecer los equipos? Para empezar, trabajar más la llegada de los empleados a la empresa, para que desde el primer momento conozcan a sus compañeros y se sientan respaldados. En segundo lugar, es importante trabajar el cacareado ‘team building’ más allá de un día al año, creando situaciones y lugares en los que realmente se fomente un espíritu de equipo.

4. Un lugar de trabajo cómodo

El espacio físico en el que se desarrolla la jornada laboral tiene más importancia de lo que parece. La luz, la temperatura, la ergonomía del mobiliario, el ruido y las distracciones son factores que influyen en la experiencia del empleado, a la que es importante añadir la propia situación del centro de trabajo.

Si un empleado tiene una hora de transporte público para ir y otra para volver, encontrar un trabajo que esté más cerca de su casa será una prioridad a la hora de decidir dejar la empresa. Las compañías pueden ahorrar en alquiler estando alejadas de los principales núcleos de población pero, o dan facilidades a sus empleados para ir a trabajar, o tendrán un problema añadido a la hora de retener el talento.

5. Una empresa que se preocupe por su bienestar

Los empleados deben amar lo que hacen y hacer lo que aman. Cierto es que, en gran medida, esto depende de cada individuo, pero las empresas juegan un enorme papel a la hora de facilitar el bienestar de sus empleados.

Aunque hay beneficios que pueden ayudar, solo hay una cosa que pueden hacer las empresas para mejorar el bienestar de sus empleados. Un lugar de trabajo saludable es aquel que los empleados recomendarían a sus amigos y familiares, y esto solo se logra promoviendo un clima de confianza.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios