Jueves, 13.12.2018 - 23:31 h
Un negocio muy jugoso

Las tres empresas que ganan (por ahora) la carrera de los coches autónomos

A pesar de estar en su infancia, la conducción autónoma empieza a tener líderes, que se están adelantando en su desarrollo y darán mucho que hablar.

Uno de los coches de Waymo.
Uno de los coches de Waymo.

Se lleva años hablando de un futuro en que la mayor parte del transporte por carretera, de pasajeros y mercancías, sea realizado por coches autónomos, sin conductor. Un futuro no tan lejano, al que cada vez se están acercando más compañías.

Lograr que un coche sea realmente autónomo es complicado, y no está exento de riesgos. Dos grandes compañías, Tesla y Uber, han tenido sendos accidentes graves, y uno de ellos ha causado la muerte de un peatón (el primer choque mortal causado por esta tecnología). Pero las empresas están echando toda la carne en el asador, conscientes del enorme potencial de la apuesta. 

Goldman Sachs calcula que los acoches autónomos harán que el negocio de alquiler de vehículos y los servicios de taxi en las ciudades crezca de los 5.000 millones de dólares que genera hoy a 285.000 millones en 2030. Sin conductores, además, el margen de beneficio de las compañías de transportes subiría un 20%, lo que supone más del doble de todo lo que genera hoy en día la industria de la automoción.

Pero el objetivo no es solo desarrollar una tecnología que todavía está en pañales, sino saber implementar un modelo de negocio que revolucione el mundo del transporte, y en este sentido llegar en las primeras posiciones puede ser decisivo. Para que el negocio funcione, se necesita una gran flota que establezca el servicio en los principales mercados, así como una marca que sea fácilmente identificable. Hay muchos competidores en liza, pero solo unos pocos lograrán prosperar.

Una lucha encarnizada por llegar los primeros

Como explican David Welch y Elisabeth Behrmann en Bloomberg, en los próximos tres años casi todos los contendientes podrán exhibir coches capaces de navegar por las calles de una ciudad a lo largo de rutas previamente establecidas. La mayoría de las empresas que construyen ya vehículos autónomos se apañan con la conducción a baja velocidad.

“Esto puede dar una impresión de paridad y uniformidad”, aseguran Welch y Behrmann. “Sin embargo, a pesar de estar en su infancia, la conducción autónoma tiene líderes que comienzan a surgir”.

Solo algunas compañías han logrado alcanzar el nivel cuatro de la escala de los coches autónomos: el umbral en el que un automóvil puede conducir en rutas pre-mapeadas y manejar cualquier imprevisto en la ruta establecida sin la intervención de un conductor. Solo Waymo, la compañía de Google, ha alcanzado este punto con voluntarios para probar la tecnología que no eran sus conductores. Ninguna empresa ha llegado de momento al nivel 5, en el que el coche es tan autónomo que no necesita siquiera un volante.

Estas son, según Bloomberg, las tres compañías que más se han adelantado:

1. Waymo (Google)

El Chrysler con la tecnología de Waymo.
El Chrysler con la tecnología de Waymo.

La empresa de Google planea lanzar su coche autónomo este mismo año. A diferencia de otras compañías, se centra solo en el desarrollo de la inteligencia artificial que permite al vehículo ser autónomo, y no fabrica coches. De hecho, utiliza pequeños Chrysler Pacífica, fabricados por uno de sus principales competidores, General Motors.

Waymo ha recorrido con sus vehículos más de 8 millones de kilómetros de carretera en 25 ciudades y ha realizado miles de millones en simulaciones informáticas, que utiliza para actualizar su software de conducción autónoma una vez por semana.

La compañía tiene, de lejos, la tasa más baja de desconexión –el momento en el que un ingeniero debe tomar el volante porque el robot no puede manejar el coche– y es la que menos accidentes ha tenido: solo 3 en más de 500.000 kilómetros.

Este año la empresa inaugurará su primer servicio en Phoenix.

2. Cruise (General Motors)

El Chevy Bolt autónomo.
El Chevy Bolt autónomo.

La segunda compañía que mejor está situada en la carrera del coche autónomo es el antiguo gigante de la industria automovilística, General Motors, con su marca Cruise.

Sus Chevy Bolt se manejan ya por las concurridas calles de San Francisco a velocidades de hasta 40 kilómetros por hora. Su intención es estrenar el próximo año un automóvil sin volante ni pedales, algo que solo Waymo ha hecho en las pruebas de carretera. GM tiene, además, una ventaja sobre Waymo, y es que fabrica sus propios coches, lo que abarata costes.

GM tiene programado su primer piloto comercial para finales de 2019, pero no tiene claro si lo lanzará solo o en compañía de otra empresa. La compañía tendrá que lidiar también con su tasa de accidentes, que es la más alta: el pasado año, en 22 de los 27 accidentes con coches sin conductor estaba involucrada la compañía. Los accidentes fueron menores y no fueron culpa de GM, pero son números con los que tendrá que convivir.

3. Daimler (Mercedes-Benz)

El coche autónomo de Mercedes.
El coche autónomo de Mercedes.

Ya a finales de los 90 Mercedes-Benz empezó a instalar en sus coches de gama alta un sistema que podía detectar cuando el automóvil se acercaba demasiado rápido al parachoques trasero de otro vehículo. En la carrera para alcanzar el coche autónomo la compañía alemana se ha aprovechado de esta tecnología, que ha ido mejorando hasta ser una de las más útiles del mercado.

Daimler, que así se llama la marca, trabaja junto a Bosch y Nvidia y ya ha alcanzado el nivel 4 de autonomía. Sus V-Class circulan por las carreteras de Boeblingen, cerca de Stuttgart, donde Mercedes-Benz tiene su centro de investigación y son capaces de lidiar ya con el tráfico matutino.

Se cree que Mercedes podría llegar al nivel cinco pronto, quizás en 2020, pero los sistemas de nivel 3 empezarán a comercializarse en muchos de sus coches en 2021: esto implica que el automóvil puede manejar la mayoría de situaciones, pero el conductor debe permanecer atento para hacerse cargo del resto.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios