Martes, 19.03.2019 - 08:00 h
El ánimo de mejora está en nuestro interior

Los tres tipos de intuiciones que pueden ayudarte a tomar decisiones de éxito

Infravaloramos la intuición porque la consideramos insensata y arbitraria, pero bien usada puede ser la llave de una gran carrera.

La intuición no sirve en el ajedrez, pero sí en los negocios. / Pexels
La intuición no sirve en el ajedrez, pero sí en los negocios. / Pexels

Nos pasamos la vida lamentando nuestros fracasos. Nos sentimos fracasados por muchas razones. Por vernos estancados laboralmente, porque no se nos reconoce nuestro trabajo, porque no ganamos los que nos merecemos. Hay claves que te pueden ayudar como hablábamos en este artículo. Pero tenemos herramientas internas que no sabemos usar. Herramientas internas que pueden ser el gran secreto del éxito.

Nos referimos a la intuición. Ese gran presentimiento que en múltiples ocasiones osamos a relegar al olvido. Nos da miedo confiar en la intuición. Es algo demasiado visceral como para darle valor en una situación de alta responsabilidad.

Pero si pasas tiempo practicando o confiando en estos presentimientos, pueden darte una ventaja en los negocios. Al menos eso dice Rick Snyder, consultor de liderazgo intuitivo y autor de 'Decisive Intuition: use Your Instincts', en un artículo para 'Fast Company'. 

La intuición: un arma interna

"La intuición es nuestra inteligencia más profunda que puede leer la gente de una sala o el mercado mismo, tomar decisiones sobre un recurso más inteligente y extraer datos más rápido de lo que la mente consciente puede analizar", dice Snyder. Y añade: "Tomamos mejores decisiones cuando integramos la intuición con el pensamiento crítico".

Es importante el dialogo interior y saber escuchar y detectar estos avisos internos. Puede ser una llamada de voz diciéndote qué es lo correcto. Puede ser una sensación como un cosquilleo en alguna parte del cuerpo, un ligero dolor de tripa. Algo en tus vísceras que te avisa. No desaproveches la situación. Utilizar tu intuición es volverte más consciente de ti mismo.

Pero no hay que forzar buscando esta intuición. Está dentro de ti, solo hay que dejarle espacio para salir a tu encuentro. Snyder dice: "Cuando creas espacio suficiente para ser receptivo, dejas que tu inteligencia más profunda te encuentre". Y añade: "Cuando permites que el tiempo disminuya para que tu intuición te encuentre, tomas las decisiones más rápidamente. Al relajar tu mente y acceder a tu conciencia más profunda, la respuesta está ahí esperándote”.

No siempre tenemos tiempo para meditar una decisión. / Pexels
No siempre tenemos tiempo para meditar una decisión. / Pexels

Snyder distingue entre tres tipos de intuición que pueden hacer de tu vida laboral la que siempre has deseado.

1. El navegador

Snyder llama así a la intuición más interna y personal. Esa intuición que se hace fuerte dentro de ti para llevarte a los lugares más apropiados en tu día a día. Se le podría llamar ‘intuición direccional’.

"Es escuchar tu intuición en torno a cualquier decisión clave", dice. "Tal vez necesites llevar la empresa en una dirección diferente o lanzar un nuevo producto, pero tu brújula interior dice que es prematuro". Esto es debido a tu navegador interno. "Es la intuición que hay entre yo y yo mismo, la forma más personal de intuición".

2. El detector de vibraciones

Este tipo de intuición es la ‘intuición social’. Con ella tienes la capacidad de saber leer en los demás. Salimos de una intuición más personal para entrar en un detector de vibraciones de la gente que nos rodea. "A menudo se lo conoce como habilidades interpersonales o inteligencia emocional", dice Snyder. “Implica dinámicas sociales. No somos solo yo y yo mismo; ahora soy yo y el otro ".

Es bueno detectar las vibraciones de la habitación en una reunión y usar esos datos para anticipar lo que quieren que suceda a continuación. Alguien que ha perfeccionado su intuición social podría cambiar una presentación en el momento, justo después de leer las vibraciones de la sala.

3. El integrador

Con esta intuición nos vamos más allá. Ya no solo no eres yo y yo mismo. Tampoco eres yo y el otro. Ahora se trata de yo y el entorno en general. Se le puede llamar ‘intuición informacional’. Lo integra todo.

"Alguien que tiene esta intuición es capaz de reunir una gran cantidad de datos, analizarla rápidamente, sintetizarla e integrarla ", dice Snyder. "Las personas que sobresalen en este área a menudo son científicos de datos o comerciantes diurnos, personas que manejan muchos datos y pueden ver patrones, o notan de inmediato cuando algo está apagado".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios