Domingo, 17.02.2019 - 09:59 h
La conspiración se inició hace una década

No hay una conspiración para estudiar cómo eras hace diez años: ya lo sabían

El reto #10yearschallenge ha plagado internet de fotos tal como eramos hace una década. ¿Es una estrategia para tener más datos de los usuarios?

Hace ya mucho tiempo que nos hemos mirado en el espejo de Facebook. / Pexels
Hace ya mucho tiempo que nos hemos mirado en el espejo de Facebook. / Pexels

Durante el día de ayer se extendió como la pólvora un nuevo reto viral en redes sociales. Bautizado como #10yearschallenge (“reto de los 10 años”), consiste en publicar un montaje fotográfico en el que se muestre una foto tal cómo eras hace diez años, junto a otra en la que se te retrate a día de hoy.

En cuestión de horas, Instagram y Facabook –que, recordemos, son de la misma empresa– se han plagado de fotografías con el 'hashtag'. La iniciativa ha venido de lujo a los periodistas del corazón, que han podido compartir fotos de cómo eran multitud de famosos hace una década, y ha dado para chanzas entre los grupos de amigos, pues siempre es divertido recordar cómo éramos en el pasado. Pero enseguida hay quien ha levantado la voz de alarma: “No compartáis fotografías, pues es todo un complot para mejorar los programas de reconocimiento facial”.

Una de las voces más destacadas ha sido la de Kate O’Nell, reconocida consultora tecnológica, que ha publicado un artículo de opinión en 'Wired' al respecto, además de un muy compartido tuit sarcástico:

“El ser humano es la mejor fuente de información para la mayoría de la tecnología que emerge en el mundo”, asegura en su artículo. “Debemos saber esto, y proceder con la debida diligencia y sofisticación”.

En opinión de O’Nell, aunque como han advertido muchos usuarios Facebook ya tenía muchas de estas fotografía, esta campaña tiene una utilidad concreta para la empresa: “Imagine que desea entrenar un algoritmo de reconocimiento facial sobre características relacionadas con la edad y, más específicamente, sobre la progresión de la edad (por ejemplo, cómo es probable que las personas se vean a medida que envejecen). Idealmente, querría un conjunto de datos amplio y riguroso con imágenes de muchas personas. Y sería útil si supiera que se tomaron con un número fijo de años, por ejemplo, 10 años”.

¿Deberíamos borrar inmediatamente nuestro post del #10yearschallenge? ¿Es toda una conspiración de Mark Zuckerberg para espiarnos aún más?

La conspiración existe, pero dura una década

Cada cierto tiempo, un reto viral como el de esta semana (al que le seguirán decenas) levanta preocupaciones sobre privacidad. El problema es que enseguida se nos olvidan o, sencillamente, no le damos importancia.

La buena noticia es que, como explica Alexis C. Madrigal en 'The Atlantic', en contra de lo que piensa O’Nell, probablemente Facebook no quiera estas fotos para nada especial. La mala es que el sistema de aprendizaje automático para el que O´Nell cree que se usarán esas fotos existe desde hace mucho tiempo, y se ha ido construyendo con las fotos que todos hemos subido a internet durante estos años.

Que nadie se lleve a engaño. Como explica Madrigal, todo lo que hacemos en internet es rastreado. Nuestra información se almacena en bases de datos masivas que luego se vinculan entre sí. Al menos varias empresas tienen buenos modelos de tus redes sociales en el mundo real, de tu comportamiento como consumidor y, claro está, de tu cara. Tu cara de hace 10 años y tu cara de hoy.

“Hace diez años, Facebook ya tenía 15.000 millones de fotos en su base de datos”, explica el redactor de 'The Atlantic'. “A medida que subía fotos y etiquetaba a amigos y agregaba datos de fecha y ubicación, el 'software' se hacía realmente bueno para reconocer las caras de las personas. Esta capacidad de reconocimiento facial se ha imitado en otras compañías, y algunas, como Amazon, la venden a quien la quiera. Hacen todo esto para mostrarte de forma más efectiva las cosas que es probable que compres, en forma de anuncios en un 'feed' o recomendaciones de productos. Así es, literalmente, cómo funciona Internet, y es el núcleo mismo de la nueva economía”.

Que ahora cuelgues una foto de hace una década o no apenas tiene importancia, teniendo en cuenta que tu y tus amigos habéis colgado tu cara cientos de veces en las redes sociales. No hay una conspiración global para que publiques una foto tuya de hace diez años y de hoy. Y no es porque lo diga Facebook, que ha asegurado que el viral fue una iniciativa de los usuarios. Es porque ya no es necesaria. Como apunta Madrigal, “ha habido una conspiración corporativa global para lograr que publiques todo sobre ti, continuamente, durante los últimos 15 años”. Pero parece que no queremos darnos cuenta.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios