Miércoles, 18.09.2019 - 11:40 h
El lenguaje importa

Qué palabras usan las ofertas de empleo en Linkedin para ahuyentar a las mujeres

Un estudio llevado a cabo por la red social señala que palabras como "agresivo" o "exigente" hacen que las mujeres no se inscriban en una oferta.

Las mujeres ocupan solo el 16% de los puestos directivos en España
Las ofertas de empleo en LinkedIn usan palabras que ahuyentan a la mujer. / Pixabay

El lenguaje importa y, cuando se trata del ámbito laboral, aún más. Por ejemplo, utilizar unas palabras u otras en tu descripción de LinkedIn puede hacerte mucho más atractivo para las empresas que buscan empleados; por el contrario, hay ciertas palabras o expresiones en las ofertas que se publican que ahuyentan a los aspirantes. Y, en el caso de las mujeres, estas expresiones tienen que ver con la percepción de un cierto sesgo de género, tal y como se extrae del Informe Global de Diversidad de Género, elaborado por la red social y titulado 'El lenguaje importa', que remarca la diferencia entre ambos géneros a la hora de inscribirse en ofertas y de describirse a sí mismos durante el proceso de reclutamiento.

En este sentido, el lenguaje es un factor clave para crear una cultura de empresa que promueva la diversidad de los equipos y el sentimiento de pertenencia de los trabajadores. La red social profesional manifiesta ser consciente de esta realidad laboral y, por ello, recomienda a las empresas "prestar atención al lenguaje que utilizan en sus estrategias de contratación y compromiso de los empleados; un factor fundamental para crear espacios de trabajo inclusivos, innovadores y exitosos".

Entre las conclusiones más llamativas del informe, Linkedin destaca las palabras incluidas en las ofertas de empleo que ahuyentan al género femenino. Por ejemplo, el 44% de las mujeres no solicitaría un empleo cuya descripción incluyera la palabra "agresivo", frente al 33% de los hombres. De igual forma, una de cada cuatro se siente poco atraída si el lugar de trabajo es descrito como "exigente". No se trata, pues, de una diferencia en función del uso de lenguaje inclusivo o que describa un puesto utilizando su forma masculina (por ejemplo, "médico", en lugar de "médica").

Hombres y mujeres también difieren cuando se describen a sí mismos. Ambos utilizan las palabras "trabajador" (el 58% de las mujeres y el 49% de los hombres), "bueno en mi trabajo" (el 48% de las mujeres y el 42% de los hombres) y "seguro de mí mismo" (el 42% de las mujeres y el 40% de los hombres) en las entrevistas. Sin embargo, según el informe, las mujeres dan más prioridad a los términos relativos al carácter: el 38% de las mujeres utiliza "agradable" y el 39% se describe como "comprensivas".

Por su parte, las denominadas 'soft skills' son usadas tanto por hombres (52%) como por mujeres (61%) a la hora de hablar de sus competencias más destacadas. Si bien es cierto que, en la práctica, el género femenino demuestra dichas habilidades con más énfasis que el masculino, que suele destacar ante los reclutadores sus 'hard skills'. Además, "cuando son terceras personas quienes están a cargo de la descripción de los trabajadores, hombres y mujeres reaccionan positivamente a palabras o expresiones como 'poderoso', 'de carácter fuerte' o 'seguro de sí mismo'. No obstante, son los hombres quienes con más asiduidad tienden a utilizar 'poderoso' al hablar de sí mismos", según la red social.

Respecto a los beneficios del trabajo, las mujeres tienden a prestar más atención a la cultura corporativa: posiciones que promueven el trabajo flexible (60%), trabajar desde casa (30%) y beneficios médicos adicionales (45%) son más populares entre ellas que entre los hombres. Eso sí, en los últimos años se ha producido un avance significativo en el interés del género masculino en la conciliación familiar. Buen ejemplo de ello es que el porcentaje de padres que se quedan en los hogares estadounidenses específicamente para labores domésticas fue del 24% en 2016... un porcentaje que sigue siendo bajo, pero que supera el pírrico 4% de 1989, según un reciente estudio del Pew Research Center.

La conclusión del estudio de Linkedin es que el lenguaje se concibe de forma diferente para hombres y mujeres, por lo que es necesario que las empresas se adapten a ambas partes para poder construir equipos basado en la diversidad de género. En este sentido, la red social profesional ha implementado nuevas soluciones de diversidad en sus productos de talento para ayudarlas a planificar, contratar y desarrollar talento. Linkedin Recruiter, por ejemplo, muestra cómo funcionan sus mensajes InMail por género para poder monitorear a quién se comunica y quién responde, y Linkedin Talent Insights ofrece una mejor comprensión del desglose de candidatos por género, por región, industria, habilidad, etc. para definir la búsqueda y la selección de talento en la construcción de equipos con equilibrio de género.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios