Viernes, 14.12.2018 - 15:54 h
Tienes mejor capacidad de negociación

Por qué debes buscar trabajo aunque estés feliz en el que tienes ahora

Buscamos trabajo cuando no nos gusta lo que hacemos, tememos ser despedidos o no aguantamos a nuestro jefe. Es un error.

Cuando tenemos un buen trabajo detrás nuestro poder de negociación es mucho mayor. / Pexels
Cuando tenemos un buen trabajo detrás nuestro poder de negociación es mucho mayor. / Pexels

Dice el refrán que “más vale malo conocido que bueno por conocer”. Se trata de una afirmación perniciosa, que nos invita rechazar cualquier cambio, como si las cosas fueran a mejorar por arte de magia. Pero el cambio es muchas veces lo único que nos hace avanzar, incluso cuando la situación actual parece inmejorable.

A casi nadie se le ocurre buscar trabajo cuando está contento en el actual y todo parece marchar sobre ruedas, pero, por contraintuitivo que parezca, estar siempre abierto a nuevas ofertas es la mejor forma de avanzar en el terreno profesional. Siempre se dice que es mejor buscar trabajo trabajando, pero aún es mejor buscar trabajo cuando tienes un buen empleo.

Así lo cree al menos Jack Kelly, consultor de Recursos Humanos y colaborador habitual de Forbes, que asegura que no hay nada peor que buscar trabajo solo cuando las cosas empiezan a ir mal en tu empresa actual.

Es una reacción natural. Buscamos trabajo cuando no nos gusta lo que hacemos, está habiendo despidos y tememos ser los siguientes, han ascendido a nuestro compañero o nos han puesto un jefe insoportable.

“Se supone que debes comenzar a pensar en buscar un nuevo trabajo después de que se empiecen a notar este tipo de problemas”, apunta el consultor. “A medida que estos signos ominosos muestran de forma descaradamente obvia que algo anda mal, la gente aún sugerirá que te des más tiempo y tal vez las cosas mejoren. Pero, la mayoría de las veces, una mala situación generalmente empeora. Empiezas a bajar por una pendiente resbaladiza. Tu confianza se erosiona y tu miedo sobre el futuro se incrementa hasta alcanzar un nivel incómodo”.

Y no, esta situación no es la ideal para encontrar un buen trabajo.

Cuando las cosas va mal pierdes la confianza necesaria para encarar un proceso de selección. / Pexels
Cuando las cosas va mal pierdes la confianza necesaria. / Pexels

Cuando mejor se está, mejores alternativas pueden encontrarse

En opinión de Kelly, el antídoto para no pasar nunca por una situación desagradable en el trabajo, temiendo el despido, es buscar trabajo cuando todo va sobre ruedas, y no cuando la situación empieza a descalabrarse.

Buscar otro empleo cuando tienes una situación favorable en el actual tiene múltiples ventajas:

1. Estarás más relajado y confiado en la entrevista, sabiendo que, pase lo que pase, sigues teniendo un buen trabajo.

2. Los responsables de recursos humanos huelen el miedo y la necesidad. Si saben que tienes trabajo podrán apretarte menos las tuercas en la negociación de salario, pues son conscientes de que si no pagan lo suficiente ni vas a plantearte el cambio.

3. Si estás buscando trabajo en el mismo sector el hecho de robar talento a un competidor también es bien valorado a la hora de contratarte.

4. Sin la presión de que puedes perder tu trabajo actual en cualquier momento puedes esperar todo lo que sea necesario hasta encontrar una posición más ventajosa.

Por el contrario, si la situación en tu actual trabajo no es la ideal, perderás todas estas ventajas, y, además, tu capacidad de negociación a la hora de buscar trabajo no hará más que disminuir: tendrás miedo a pedir más dinero por si desaparece la oportunidad, estarás más nervioso y ansioso en las entrevistas y los entrevistadores sabrán que pueden apretarte más las tuercas.

Así que ya sabes: busca trabajo cuando estés en la cresta de la ola.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios