Lunes, 19.08.2019 - 10:48 h
Tu espacio de trabajo influye en el rendimiento

Por qué debes ordenar regularmente tu escritorio (y cómo organizarlo mejor)

Trabajar con un escritorio desordenado puede repercutir negativamente en tu vida en general y en tu capacidad de concentración en el trabajo

Un escritorio limpio es garantía de éxito. / Pexels
Un escritorio limpio es garantía de éxito. / Pexels

Trabajar en el desorden tiene efectos negativos en nuestra persona. No todos somos desordenados en nuestro trabajo y nuestras vidas, pero las situaciones se repiten: mesas de trabajo –ya sean en oficina o en el propio hogar- atestadas de trastos y papeles que no pueden más que desconcentrarte y provocar repetidas pérdidas de tiempo geolocalizando lo que quiera que necesites en ese preciso instante.

Si eres de los que tienden a trabajar en el desorden estarás acostumbrado, o al menos eso crees. En ocasiones no somos conscientes de todo lo negativo que viste nuestra rutina. No está del todo mal un poco de desorden. El desorden y el caos significan un tanto de creatividad. Pero hay que andar con cuidado: el desorden no es bueno para mantener la mente limpia en el trabajo. De hecho, hay objetos que es mejor no tener nunca sobre la mesa de la oficina.

Los efectos del desorden

Cuando estás acostumbrado a trabajar en tu desorden personal no eres consciente de las consecuencias negativas. Crees sacar todo el trabajo a tiempo y con éxito. ¿Seguro que con todo el éxito que esperabas?

“Los científicos del Instituto de Neurociencia de la Universidad de Princeton han utilizado la resonancia magnética funcional y otros enfoques para demostrar que a nuestros cerebros les gusta el orden, y que los constantes recordatorios visuales de desorganización agotan nuestros recursos cognitivos y reducen nuestra capacidad de concentración”, comenta Libby Sander, profesora asistente de comportamiento organizacional en la Escuela de Negocios de la Universidad de Bond, en un artículo para 'Harvard Business Review'. 

El desorden puede acabar siendo un gran estorbo. / Noliv O
El desorden puede acabar siendo un gran estorbo. / Noliv O

Como reacción inmediata, los individuos investigados aumentaban su productividad y mejoraban su procesamiento de la información cuando acudían al orden, por lo que su capacidad de concentración también aumentaba.

“El desorden también puede afectar a nuestra salud mental en general, haciéndonos sentir estresados, ansiosos o deprimidos”, dice Sander. Pero además esto puede ocurrir a la inversa. “Investigadores de los Estados Unidos examinaron la interacción entre el estrés y el desorden en el lugar de trabajo y encontraron que el estrés y el agotamiento emocional hacen que los trabajadores se demoren en la toma de decisiones y acumulen material para todas sus tareas en curso al alcance de la mano: por lo tanto, esto conduce a espacios de trabajo desordenados”, añade Sander. Lo que significa que orden y salud mental van más unidos de lo que tendemos a creer.

En las relaciones con los demás el desorden también influye negativamente. Según Sander, hay estudios que demuestran que los individuos con escritorios desordenados son “menos conscientes, más neuróticos y menos agradables”. Actitudes que pueden afectar negativamente a tus relaciones sociales y poner en peligro tu puesto de trabajo.

Tres claves para mantener limpio el escritorio

No es cuestión de transformarnos en Marie Kondo. Pero un mantenimiento del orden regular en tu escritorio puede ayudar a mantener una vida estable. Sander ofrece algunas soluciones.

1. Ordenar regularmente

Es la forma probada y verdadera de mantener el desorden a raya. Debes evitar acumulaciones en tu mesa de trabajo y no des lugar al mayor de los desórdenes.

2. Fijar días de limpieza

Si eres líder de equipo o CEO, quizás llegó el momento de establecer un día para atajar el desorden en la oficina. Un empleado con desorden constante en su escritorio es menos productivo. Intenta aprovechar todo el potencial de tu equipo. Sander propone un día de “limpieza y pizza” para también fomentar la relación entre tus empleados.

3. Mantén un servicio de documentación

Trabaja con tu equipo de tecnología para brindar apoyo a los empleados en forma de herramientas para administrar los documentos en línea, para que los archivos también estén correctamente clasificados y todo el mundo tenga claro que debe guardarse y que debe descartarse. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios