Jueves, 19.09.2019 - 11:37 h
Permite cultivar con menos fertilizantes

Por qué Gates, Bezos y Bloomberg han invertido millones en una bacteria

La empresa Pivot Bio ha despertado el interés de algunos de los más grandes inversores con su proyecto de crear una agricultura más sostenible

Uno de los cultivos de Pivot Bio.
Uno de los cultivos de Pivot Bio.

La flamante empresa Pivot Bio ha recaudado 70 millones de dólares para desarrollar unas bacterias genéticamente modificadas que ayudan a reducir el uso de fertilizantes nitrogenados. Gates, Bezos y Bloomberg, entre otros multimillonarios, se han sumado a esta inversión en aras de la protección del planeta.

Aria Bendix, en un artículo para el Business Insider habla sobre esta nueva bacteria que hará del mundo, un mundo mejor. Pero, ¿de qué va todo esto exactamente?

El pasado mes de septiembre, un grupo de inversores multimillonarios, entre los que podemos contar a Jeff Bezos, Bill Gates y Michael Bloomberg, invirtieron la modesta cantidad de mil millones de dólares para invertir en nueve de las nuevas empresas más pioneras en el sector de la energía.

Estas inversiones forman parte de un fondo llamado Breakthrough Energy Ventures (BEV), que proporciona a las empresas un dinero que no requiere ser devuelto hasta dentro de 20 años. Esto les da a los científicos e ingenieros todo el tiempo necesario para perfeccionar sus tecnologías destinadas a la energía transformadora.

De entre todas estas empresas, encontramos a Pivot Bio, que ha recibido 70 millones para su investigación. Una investigación que se centra en unas bacterias que han modificado genéticamente y que parecen ser el futuro de una agricultura menos dañina con el medioambiente.

La raíz del asunto

Esta bacteria no aparece así como así de la nada. Ni la empresa empezó a investigarla de forma aleatoria. Vivimos en un mundo en el que casi todo necesita ayuda. En la agricultura no es menos y el uso de fertilizantes en la industria agrícola está tomando unos tintes en exceso contaminantes.

Ese fue el punto de partida. El verdadero problema que había que subsanar era que los agricultores están usando demasiado fertilizante.

Karsten Temme, cofundadora y CEO de Pivot Bio lo explica: "Una planta es algo así como un ser humano. A medida que crece, sufre pequeños brotes de crecimiento. En mitad de la temporada, la planta es una adolescente. Necesitas darle nutrientes lo más rápido posible, porque es el momento en el que se desarrolla".

Ese momento es crucial. Pero es muy difícil acceder a la planta sin destrozarla con las herramientas agrícolas, porque la planta ya es demasiado alta. Así que los agricultores han comenzado a agregar fertilizante de nitrógeno cuando son pequeñas, dejándolas expuestas por un período prolongado de tiempo.

Bill Gates
Bill Gates. / Cordon Press

Los peligros del fertilizante

Este fertilizante es muy dañino para el planeta. Con el tiempo, este fertilizante libera óxido nitroso, que es un tipo de gas de efecto invernadero que es 300 veces más potente que el dióxido de carbono.

Este gas llega a las aguas a través de ríos y arroyos. En el agua consume todo el oxígeno, dejando a la fauna que allí sobrevive sin recursos para su mera existencia. Pero para los seres humanos también es tóxico, y si bebiéramos agua infestada con ese fertilizante de nitrógeno, podríamos sufrir erupciones muy dolorosas, así como daños en hígado y riñones.

La bacteria con la que trabaja PivoBiot se encuentra en el medio ambiente. Lo que ocurre es que el uso de fertilizantes las dejó inactivas. La empresa las modifica genéticamente y de este modo las activa en presencia del fertilizante nitrogenado. Los agricultores pueden rociar las bacterias en forma líquida en la propia semilla.

"Tan pronto como la semilla germina y se forman las primeras raíces, nuestras bacterias se adhieren a la raíz y la cubren como un guante", dice Temme. De esta forma, las bacterias alimentan a la planta a diario, dejando a un lado el exceso de fertilizantes. Así, los agricultores tampoco gastan tanto y se frena la producción de fertilizantes, que es una de las industrias que más energía consumen.

La estrategia de la empresa queda bastante clara. "Nuestro primer compromiso es acercar un producto al mercado para los productores de maíz de Estados Unidos", dice Temme. Más tarde, pasará a otros cultivos como el arroz y el trigo.

De esta forma, todos salimos ganando. Cuidamos el planeta y nos cuidamos a nosotros mismos. No es de extrañar la confianza depositada de los grandes multimillonarios. Pivot Bio, a pesar de no ser la única empresa dedicada a esta investigación, se ha ganado el apoyo de los gigantes económicos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios