Lunes, 23.09.2019 - 01:39 h
El periódico gubernamental ha anunciado su militancia

Por qué Jack Ma, el mayor empresario de China, es miembro del partido comunista

¿Puede ser el hombre más rico de china un genuino marxista? Ni lo es él, ni lo es su partido, pero hay que mantener a flote el aparato

Jack Ma, en un encuentro en el Foro de Davos. / WEF, Sandra Blaser
Jack Ma, en un encuentro en el Foro de Davos. / WEF, Sandra Blaser

Jack Ma es, según el conocido ranking que publica la revista Forbes, el hombre más rico de China. Su fortuna, que asciende a los 35.800 millones de dólares, proviene de la plusvalía obtenida por su empresa Alibaba, la más valiosa del país, uno de los negocios de compras por internet más exitosos del planeta. Ma también es comunista. De carné.

El empresario es una de las 100 personas a las que el Comité Central del Partido Comunista de China va ha rendir honores como parte de la celebración del cuarenta aniversario de la apertura económica del país. “Bajo su liderazgo, Alibaba se ha situado entre las diez mayores compañías del mundo en cuanto a valor de mercado, convirtiendo a China en un actor principal en la industria del comercio electrónico”, asegura el jurado encargado de elaborar la lista, en el periódico estatal Diario del Pueblo.

Pero lo relevante no es que el Gobierno chino realice un homenaje al empresario, sino que la información confirma que Ma es miembro del partido, algo que no sabíamos hasta ahora y ni siquiera era necesario para recibir honores –dos de los fundadores de Baidu, el Google chino, aparecen en la lista y no son militantes–. La pregunta no es tanto si uno de los mayores empresarios del mundo puede ser un genuino marxista, sino más bien en qué ha ayudado a Ma ser miembro del partido (no sabemos desde cuándo).

Como explica un artículo en 'Bloomberg', el anuncio de que Ma es miembro del partido comunista no es casual. Las líneas entre los negocios y la política se han vuelto cada vez más confusas en China, y el presidente Xi Jinping ha liderado una campaña para garantizar que el Partido Comunista siga controlando la economía del país. Esto ha creado tensiones entre algunas empresas y el Gobierno, pero hay quién, como Ma, no han tenido problema en adaptarse al nuevo escenario.

EL presidente de China, Xi Jinping, en una reciente visita a Rusia / Kremlin
EL presidente de China, Xi Jinping, en una reciente visita a Rusia / Kremlin

Tened fe en el partido

“Estamos viendo una relación cada vez más estrecha entre las principales compañías de internet de China y el Gobierno porque este las ve como una de las formas más efectivas de llevar a cabo sus iniciativas políticas”, asegura en 'Bloomberg' Mark Natkin, director gerente de Marbridge Consulting, con sede en Beijing. “Ser un miembro del partido es, en esencia, tener la legitimidad del partido y no significa necesariamente un nivel particularmente alto de actividad política”. Ahora bien, suele implicar un respaldo a las políticas del Gobierno.

Ma ha sido un firme defensor de las políticas del presidente Xi. En 2016, el fundador de Alibaba propuso que la oficina de seguridad más importante de la nación usase el 'big data' para prevenir el crimen, respaldando el esfuerzo de China para construir un sistema de vigilancia nunca visto, que estará al tanto de los movimientos de todos sus habitantes.

Después de que Xi el año pasado indicara que abordar la desigualdad se estaba volviendo tan importante como impulsar el crecimiento económico, Ma fue uno de los primeros en asegurar que los empresarios que han obtenido una riqueza tienen la responsabilidad de ayudar a otros a ponerse al día.

En definitiva, Ma ha respaldado al Gobierno de forma continuada, una actitud que, a nadie se le escapa, es beneficiosa para sus negocios.

Escenografía del discurso del bicentenario de Karl Marx en China / Efe
Escenografía del discurso del bicentenario de Karl Marx en China / Efe

Viva Marx, pero a nuestra manera

Aunque Xi Jinping realizó una enorme campaña de reivindicación de la figura de Karl Marx con motivo del bicentenario de su nacimiento, lo cierto es que China dejó hace mucho tiempo de ser un país comunista.

Aunque todavía exalta públicamente los principios socialistas, el Partido Comunista Chino abandonó en gran medida la doctrina colectivista en la era posterior a Mao, liberando a los empresarios privados para ayudar a construir la segunda economía más grande del mundo después de los Estados Unidos.

Y como apunta Li Yuan en 'The New York Times', la revelación de que Ma es comunista muestra a un partido que está ansioso por demostrar su legitimidad al afiliarse a historias de éxito capitalistas: “Ma es una estrella de la tecnológia en China, y su pertenencia al partido podría incitar a otros a seguir su ejemplo”.

Si hasta Ma es miembro del partido, ¿por qué no se iba a apuntar cualquiera? Nos es que sea difícil afiliarse. El 7 % de toda la población de China es militante comunista. Hoy por hoy, parece solo una forma de abrirse camino, y no solo en la política.

“Para los empresarios en particular, la militancia es más a menudo una cuestión de conveniencia”, asegura Yuan. “La afiliación al partido proporciona una capa de seguridad en un país donde las protecciones de propiedad privada a menudo se aplican de forma aleatoria o se ignoran por completo”.

En las últimas semanas, cuando parece que hay cierta desaceleración de la economía y se está intensificando de la guerra comercial con EEUU, los líderes chinos han mostrado un tono más suave hacia la empresa privada, prometiendo incluso, recortes de impuestos. Mostrar que Ma es miembro del partido no deja de ser un paso más en la estrategia para fortalecer su legitimidad.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios