Jueves, 18.07.2019 - 07:12 h
Un momento decisivo para toda compañía

Por qué las empresas sufren tanto cuando llegan a 50 empleados (y cómo superarlo)

Has dedicado mucho tiempo a levantar tu nueva empresa. Casi no te has dado cuenta pero ha crecido tanto que se te escapa de las manos. ¿Y ahora qué?

La barrera de los 50 empleados no es sencilla de superar. / Pexels
La barrera de los 50 empleados no es sencilla de superar. / Pexels

Montar una 'startup' es complicado, pero ni siquiera fue tan costoso como pensabas.  Con seguridad, ahínco y conocimiento claro del sector al que pertenece tu empresa, levantarla no fue para tanto

Pero el hijo ha crecido y algo que comenzó con un equipo de 10 personas ha pasado a rondar los 50. Sientes que el caos crece y pierdes el control a cada día que pasa. Los empleados comienzan a tener comportamientos diferentes y a generar grupos dentro de los grupos dentro de la empresa. Opiniones equidistantes que pueden dividir al equipo y desencadenar verdaderos problemas.

Joe Procopio sabe que esto es algo que tiende a repetirse en las diferentes empresas. Ha estado en esa situación como empleado y como ejecutivo. “Las empresas jóvenes comienzan a irse al garete una vez que alcanzan los 50 empleados. A esto lo llamo la fase ‘adolescente’ de una empresa”, dice en un artículo que ha escrito para 'Medium'.

Medidas para superar la adolescencia empresarial

Aunque se imponga el caos, alcanzar los 50 empleados puede significar varias cosas positivas. Por un lado, implica que una compañía está creciendo, probablemente más rápido de lo planeado. Y mientras el crecimiento no se escape de las manos, esto es algo muy positivo.

“El caos también es señal de que los ejecutivos de tu empresa están dedicando tiempo a construir el producto, penetrar en el mercado y satisfacer a los clientes. Pero el caos también es definitivamente una señal de que es hora de comenzar a prestar atención a este adolescente desaliñado”, dice Procopio. Y hay que hacerlo antes de que tus empleados se rebelen y huyan.

Es importante poner medidas hasta que el caos pase o se resuelva. Procopio, propone algunas que te pueden servir si la adolescencia de tu empresa comienza a dar problemas en el sano desarrollo de tu 'startup' pero, cuidado, no deben aplicarse a la ligera.

1. No hacer nada

Esto significa no hacer nada de forma proactiva para resolver cada problema a medida que vayan surgiendo.

Esta medida es poco recomendable. Si no tenemos estándares establecidos, incluso si todo va bien, las cosas acabarán saliendo mal seguro. Para Procopio lo mejor es “centralizar y ser transparente. Como mínimo, crear una verdad única para las reglas, procesos, directrices y preguntas frecuentes. Luego, debes ser transparente acerca de por qué haces las cosas de la manera en que las haces”.

2. Tirar de mandos intermedios

Diametralmente opuesta a la anterior. Normalmente esto ocurre demasiado temprano en el ciclo de crecimiento de una compañía. Además, contratar a más personas para administrar a otras personas significa perder mucha productividad.

A veces se contratan de fuera. Gente con experiencia que acaba imponiendo el modelo de gestión de la compañía anterior. Pero si promovemos desde dentro, es probable que estemos cargando a nuestras mejores personas con puestos para los que no han sido contratados. Para Procopio lo mejor es “crear propietarios y líderes de equipo en lugar de jefes. Con 50 empleados, las personas generalmente no necesitan administración. Sin embargo, los productos y los procesos, sí”. 

3. Copiar a las mejores compañías

Lo importante es ir cogiendo lo que mejor funciona para tu empresa de entre unas y otras. Hay que mirar desde la distancia y ser crítico para encontrar lo que realmente funciona en tu empresa.

Para Procopio lo mejor es “dividir y experimentar. Toma políticas de diferentes compañías y realizar pequeños experimentos para ver si funcionan en tu entorno”.

4. Externalizar

Esto podría significar agregar recursos externos a los equipos internos. Así la empresa puede expandirse y contraerse sin que la empresa en sí sufra ningún tipo de cambio. Pero se asumen grandes riesgos al sacar todo fuera de casa.

Para Procopio lo mejor es “alquilar con la opción a compra. Muchas empresas nuevas contratan a trabajadores a tiempo parcial que eventualmente se convierten en empleados, pero solo cuando hay suficiente dinero y suficiente necesidad de ese recurso”. Podría acabar siendo una empresa formada de pequeñas empresas.

No está claro si estas estrategias acabaran funcionando, pero son diversas opciones para atajar el mal de los 50 empleados. “Necesitamos crear un tipo diferente de empresa que funcione de una manera única desde el primer día”, concluye Procopio.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios