Derechos y obligaciones

¿Puede repartir dividendos una empresa que ha aplicado un ERTE a su plantilla?

Los Reales Decretos-Ley 18/2020 y 24/2020 establecen una limitación a la posible distribución de dividendos, pero ¿en qué casos concretos?

Por qué no he cobrado el ERTE de diciembre: así puede reclamar al SEPE
Cartera vacía sin dinero
Canva

Por el drama de los ERTE han llegado a pasar 3,6 millones de trabajadores españoles en algún momento desde el inicio de la crisis del coronavirus. A pesar de ser una solución de emergencia para evitar que el mercado laboral colapsase, su larguísima duración -ya se negocia una nueva prórroga hasta el 31 de mayo, casi 14 meses después de que se iniciara este mecanismo- ha terminado por afectar seriamente a muchas economías domésticas. De ahí que, como garantía, los Reales Decretos-Ley 18/2020 y 24/2020 aprobados sucesivamente por el Gobierno estableciesen una limitación a la posible distribución de dividendos de aquellas sociedades que se hayan acogido a un ERTE en este tiempo.

Tal y como explican desde AGM Abogados, "en un primer momento, el artículo 5 del Real Decreto-Ley 18/2020, de 12 de mayo, de medidas sociales en defensa del empleo, estableció una limitación en el reparto de dividendos de aquellas sociedades que se hubieran acogido a un ERTE conforme a las causas recogidas en el artículo 22 del RD-Ley 8/2020, de 17 de marzo, es decir, por fuerza mayor". Esto implicaba que todas aquellas empresas que se vieron obligadas a acogerse al expediente temporal desde el inicio, en contraprestación, aceptaron que incluso si sus resultados anuales daban beneficios, no repartirían dividendo.

Sin embargo, "más recientemente, el artículo 5 del RD-Ley 24/2020, de 26 de junio, de medidas sociales de reactivación del empleo y protección del trabajo autónomo y de competitividad del sector industrial, amplió esta limitación a aquellas sociedades que se hubieran acogido a un ERTE por causas económicas, técnicas, organizativas y de producción", según AGM, que extrae una consecuencia jurídica concreta: "Esta prohibición es aplicable sólo a los dividendos generados durante ejercicio fiscal en que se aplica el ERTE, es decir, a los generados durante el ejercicio 2020. Por tanto, esta limitación no afectará al reparto de dividendos generados durante un ejercicio en el que la sociedad no se benefició de esas exenciones, es decir, no impide que se proceda en 2020 al reparto de los dividendos de 2019".

Otras excepciones

En cualquier caso, ese no es el único supuesto en el que se podrían repartir dividendos. "Teniendo en cuenta la finalidad de la norma, no debemos realizar una interpretación extensiva de una disposición de carácter prohibitivo, por lo que estas limitaciones únicamente se aplicarán para el reparto de dividendos que tengan su origen en el resultado del ejercicio, y no para aquellas reservas que no se hayan beneficiado de las exoneraciones derivadas de la aplicación del ERTE, como sería una reserva por prima de emisión o por beneficios de ejercicios anteriores", explican desde AGM.

Además, cabe resaltar que la propia norma establece otras dos excepciones en las que esta prohibición no será de aplicación. Por un lado, "aquellas entidades que a fecha 29 de febrero de 2020, tuvieran menos de 50 personas trabajadoras, o asimiladas, en situación de alta en la Seguridad Social", según AGM. Por otro, "cuando abonen previamente el importe correspondiente a la exoneración aplicada a las cuotas de la Seguridad Social y hubieran renunciado a ella, es decir, que devuelvan o renuncien a las ayudas económicas de las que se hubieran beneficiado como consecuencia de la aplicación de un ERTE".

Efectivamente, muchas de las sociedades que han aplicado un ERTE durante 2020 van a ver restringida la posibilidad de repartir los dividendos generados durante este ejercicio, pero no debemos obviar que esta limitación estará condicionada por el número de empleados de la sociedad afectada, y lo que es más importante, que existe la opción de repartir dividendos siempre y cuando se renuncie a las exoneraciones derivadas de la aplicación del ERTE.

Además, los referidos artículos regulan, de manera complementaria, que "no se tendrá en cuenta el ejercicio en el que la sociedad no distribuya dividendos por la limitación en cuestión, a los efectos del ejercicio del derecho de separación de los socios en caso de falta de distribución de dividendos, regulado en el apartado 1 del artículo 348 bis de la Ley de Sociedades de Capital. Es decir, aquellas sociedades en las que se hubiera aplicado un ERTE, y que a fecha 29 de febrero de 2020, tuvieran 50 o más trabajadores dados de alta en la seguridad social, sus socios no podrán acogerse a la falta de distribución de dividendos del ejercicio 2020 para ejercitar su derecho de separación", concluyen.

Mostrar comentarios