Domingo, 08.12.2019 - 14:03 h
¿Es necesario un humano en la ventanilla?

Robots funcionarios, la revolucionaria idea de Putin para acabar con el papeleo

En España, el gasto burocrático supone alrededor de 30.000 millones de euros al año; el presidente de Rusia se plantea recortarlo utilizando la IA.

Robots funcionarios
Robots funcionarios, la revolucionaria idea de Putin para acabar con el papeleo. / StockSnap

En España, los tópicos sobre funcionarios suelen ser bastante exagerados: pocas horas de trabajo, descansos eternos, inflexibilidad a la hora de solucionar un trámite sin una documentación determinada... Pero lo cierto es que en nuestro país el gasto burocrático supone alrededor de 30.000 millones de euros al año (o el 2,6% del PIB) y, ni con esa dotación, somos capaces de desparalizar algunos servicios (pensemos, por ejemplo, en los tiempos de espera de la Justicia, donde de media hay 11 jueces por cada 100.000 habitantes, en comparación con los 21 de media en Europa). Quizás por eso, las nuevas tecnologías son percibidas como una posible solución a tamaña pérdida de recursos. Y el presidente de Rusia, Vladimir Putin, apuesta por un concepto claramente revolucionario: robots funcionarios.

Volviendo con el ejemplo de la Justicia, los datos muestran que la duración media de los procesos judiciales en España (tanto penales como civiles, contencioso-administrativos y sociales) ha vuelto a incrementarse en los últimos años, tras un período de descenso continuado, coincidiendo con el inicio de la crisis, de lo que se deduce una mayor saturación del sistema. De hecho, España es el tercer país de la OCDE en litigiosidad. Se resuelven un total de cinco millones y medio de pleitos al año en todos los juzgados de España, lo que vienen a ser unos 5.500 al día.

Rusia vive una situación similar en muchos sectores públicos, en buena parte por la herencia burocrática de la extinta URSS, plagada de soviets y comités que eternizaban casi cualquier proceso administrativo. Por eso, la inteligencia artificial podría ser la clave para una administración pública más fluida, al tiempo que más transparente, tal y como expresaba Putin en un evento tecnológico centrado en la IA en Moscú el sábado, en el que también advertía que todavía se necesita perfeccionar la seguridad en el uso de la inteligencia artificial, según recoge 'Russia Today'.

Más transparencia para un país opaco

En cualquier caso, el presidente ruso considera que la automatización representa una gran oportunidad para superar "la inercia y la lentitud de la maquinaria burocrática". Una vasta maquinaria burocrática que, en el caso de Rusia, lleva el problema de las duplicidades que sufre España hasta otro nivel, con miles de organismos estatales, regionales y locales, lo que ha sido un grave problema en todo el país durante décadas. Y lo cierto es que la situación ha mejorado algo últimamente, conforme se ha ido avanzando hacia los trámites online.

Pero, además, para Putin otro beneficio de que los robots ejerzan de 'funcionarios' es que permitiría que las personas vieran "qué están haciendo las autoridades y cuál es el motivo que les lleva a tomar ciertas decisiones". Y eso a pesar de que en el último Índice de Percepción de Corrupción que elabora anualmente el Banco Mundial sitúa a Rusia en el puesto 138 (al mismo nivel que Irán, México o Líbano) con una puntuación de 28 sobre 100.

Sea como fuere, para que la IA sea más eficiente tiene que tener un acceso más amplio a al 'big data', a pesar de que, en opinión de Putin, hay una línea muy fina entre eso y una eventual violación de los derechos de privacidad. Por eso, el presidente ruso señalaba el pasado sábado que, si bien deben eliminarse los "obstáculos innecesarios" que impiden el desarrollo de la IA, no se debe permitir que esto limite los derechos o intereses de las personas. Queda por ver si los robots 'funcionarios' servirán para acabar con la burocracia tal y como la conocemos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING