Sábado, 20.10.2018 - 17:49 h
Nec Otium

La IA china para puntuar a la ciudadanía (y multarla) es la 'startup' más valiosa

SenseTime Group recibe 3.000 millones de dólares en inversiones tras desarrollar la tecnología que permitirá al gobierno chino vigilar a la población.

La empresa se dedica, entre otras cosas, al reconocimiento facial / SenseTime
La empresa se dedica, entre otras cosas, al reconocimiento facial / SenseTime

Cuando el Gobierno de China anunció que, a partir de 2020, controlaría y sancionaría a la población mediante un entramado de cámaras, una suerte de 'déjà vu' se extendió por todos los rincones del planeta. La medida no sólo parece orwelliana; lo es: gracias a una sofisticada IA de reconocimiento facial, las autoridades del país controlarán el comportamiento de los ciudadanos en cualquier lugar que entre en el radio de este particular Gran Hermano. Paradójicamente, el mercado parece haber olvidado aquel distópico 1984 de Orwell y ha decidido invertir en esta tecnología nada menos que 3.000 millones de dólares, convirtiendo a su creadora, SenseTime Group, en la empresa dedicada a la IA más valiosa del planeta, tal y como recoge Fortune.

La principal inyección, de 600 millones, proviene nada menos que de la gigantesca Alibaba, la cual ha animado a otros inversores y ha provocado que SenseTime haya duplicado su valor en los últimos meses. Algo que parece respaldar de algún modo el plan del gobierno chino para controlar a la población a través de un sistema de puntos similar al del carné de conducir en España: por cada acción del ciudadano perderá o ganará progresivamente puntos que determinarán su 'estatus cívico', algo parecido a lo que proponía el episodio de Black Mirror titulado 'Caída en picado', en el que las clases sociales se organizaban en función de un sistema de puntuación basado en sus interacciones con los demás.

20 millones de cámaras para controlar al ciudadano ejemplar

En el caso de China, que ya cuenta con un sistema de 20 millones de cámaras situadas en áreas públicas y planea incorporar las imágenes captadas por los propios smartphones y otros dispositivos de los propios ciudadanos, la IA analizará individualmente a cada individuo en función de aspectos como su información personal, su historial crediticio, sus interacciones en las redes sociales, los lugares que frecuenta, sus compras, sus hábitos, su transparencia para con las autoridades e, incluso, sus amigos. En este sentido, rodearse de gente con baja puntuación podría influir en su propia nota.

La imagen de portada del perfil de Facebook de la compañía lo dice todo / SenseTime
La imagen de portada del perfil de Facebook de la compañía lo dice todo / SenseTime

En principio, la puntuación prevista oscilará entre los 350 y los 950 puntos, estableciendo niveles intermedios que determinarán el acceso a ciertos derechos sociales. Como lo leen: si una persona llega a los 600 puntos tiene derecho a préstamos para comprar en Alibaba y por encima de los 700 podrás viajar al extranjero; mientras que sólo quienes superen el umbral de los 750 puntos podrá optar a un permiso Schengen para viajar a países de la UE. Y, aunque no hay ningún anuncio al respecto, no es descabellado pensar que, tal vez, hablar bien del magnánimo gobierno de China otorgue unos puntos extra.

China, líder en IA en 2030

En cualquier caso, dejando al margen el aspecto ético de la medida, lo cierto es que la tecnología de SenseTime se enmarca dentro del plan estratégico de China por convertirse en la primera potencia mundial en Inteligencia Artificial de cara a 2030. Respaldada por Qualcomm, la compañía ha logrado duplicar su valor hasta casi los 5.000 millones de dólares gracias a los 3.000 millones de dólares logrados en las últimas rondas de inversores no sólo chinos, sino también de países con poderío económico como Singapur.

La IA de SenseTime, que tendrá acceso en los dos próximos años a unos 100 millones de dispositivos que se sumarán a la red de 20 millones de cámaras que ya controlan las principales urbes, ya es capaz de reconocer y procesar simultáneamente miles de rostros y en el futuro pretende llegar a controlar al mismo tiempo a 100.000 personas. El único consuelo es que ninguna IA se ha alistado en la Policía del Pensamiento orwelliana. Por el momento.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios