Lunes, 22.07.2019 - 23:22 h
Gestión del talento

Los siete peores errores que cometemos a la hora de redactar nuestro currículum

Una experta en adquisición de talento que ha trabajado en Walt Disney y Adidas describe las mayores meteduras de pata de los currículums.

Currículum vitae
Nunca incluyas expresiones como "persona proactiva" o "jugador de equipo" en un currículum. / Pexels

A la hora de buscar empleo, la imagen que proyectamos hacia el entrevistador o el potencial empleador cada vez es más multicanal, lo que significa que no solo basta con enviar el currículum a una empresa, sino que también son necesarias acciones paralelas como tener perfectamente actualizado y completado nuestro perfil de LinkedIn. Pero siempre es positivo que nuestro currículum sea lo más atractivo posible, ya que suele ser una de las primeras cosas que verán de nosotros cuando solicitamos un empleo.

Conviene hacer que nuestro currículum sea irresistible para que se nos multipliquen las entrevistas de trabajo. Por eso, hay que evitar los errores más comunes que se cometen a la hora de redactar nuestro currículum. Y, en este artículo de 'Business Insider', Tina Nicolai, experta en adquisición de talento en grandes empresas como Walt Disney o Adidas (donde trabaja actualmente), da las siete claves de lo que nunca debemos incluir en el resumen de nuestra vida laboral.

1. Ser descuidado

"Este es el mayor error que cometen los solicitantes de empleo: son descuidados. Prestan poca atención a los detalles. ¡Son perezosos!", se queja Nicolai, quien asegura que ha visto demasiados currículums con faltas ortográficas, fuentes de letra poco profesionales (aunque te resulte divertida, evita la Comic Sans), datos obsoletos o información irrelevante.

2. Resúmenes demasiado largos

Si decides incluir un resumen al inicio del documento (algo estandarizado si solicitas un puesto en países sajones), trata de evitar que sean demasiado largos, escritos en un tono excesivamente formal o que incluyan demasiados adjetivos, según Nicolai. "Cuando llevas un rato, los resúmenes pueden convertirse en un largo capítulo de un libro. Es mejor enumerar los principales logros o un punto en el que se indique 'conocido por lograr X, Y y Z'".

3. Explicar lo obvio

"¡Deja de decir lo obvio!", comenta Nicolai. Por ejemplo, no es necesario escribir "teléfono móvil", "teléfono de casa" o "correo electrónico" delante de los números de teléfono o la dirección de correo electrónico. Es probable que la persona que lea tu currículum tenga cierta experiencia en estas lides y sea capaz de inferir qué es cada cosas.

4. Esa infame línea de "referencias"

No eches al traste un valioso currículum vitae incluyendo esa infame línea sobre "referencias disponibles". "Los empleadores saben que deben solicitar referencias. Ahorra espacio e incluye tu marca personal o añade la URL de tu LinkedIn" en ese espacio, recomienda Nicolai.

5.  Empezar un punto con el típico "responsable de"

Comenzar un punto con la expresión "responsable de" es otra "actitud perezosa" que Nicolai ha visto demasiadas veces en los currículums. "Los candidatos deben entender que comenzar una oración con 'responsable de' le dice al lector cuáles son los requisitos del trabajo que se le presuponen, pero no indica que el candidato realmente haya desempeñado esas funciones", explica Nicolai. "No indica que el candidato haya tenido éxito en estas funciones. No seas perezoso: tómate unos minutos más para explicar lo que lograste, no lo que se esperaba que lograses".

6. Demasiadas palabras 'trendy'

Esa jerga típica de los currículum, como "ser proactivo", un "jugador de equipo", o un "comunicador excepcional" responden a los puntos estandarizados que demandan las empresas. Es decir, que probablemente te van exigir todas esas cosas de base. "Una persona que realmente es un 'solucionador único de problemas que trabaja bien en equipo' transmitirá este concepto de manera sucinta y creativa en su currículum mediante una combinación de pocas palabras e imágenes".

7. Ser demasiado formal

Por último, Nicolai asegura que los currículums resultan incómodos de leer cuando no son atractivos y no permiten que el lector tenga una idea de la personalidad del solicitante. Por eso, siguiendo el sentido común, puedes tratar de ser creativo, sin resultar demasiado informal.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios