Domingo, 16.06.2019 - 00:28 h
Cuatro veces más

Las dos velocidades de Silicon Valley: solo unos pocos ganan enormes salarios

A pesar del tremendo aumento en los sueldos de las grandes tecnológicas, un gran porcentaje de los empleados percibe menos de un cuarto que la élite.

El centro logístico de Amazon en San Fernando de Henares (Madrid).
En España, el 85% de la plantilla de Amazon son mozos de almacen. / Amazon

Durante 2018, los trabajadores de Amazon en España -oficialmente, Amazon Spain Fulfillment-, protagonizaron varias movilizaciones y protestas en relación a las bajadas salariales que llevan sufriendo en los últimos años. Con un resultado inesperado: el sueldo medio volvió a bajar en ese tiempo un 9%, pasando de los 28.173 a los 25.605 euros.

Para el asalariado medio, podría parecer una cantidad bastante decente, pero lo cierto es que se trata solo de un promedio -entre los sueldos de los trabajadores y directivos contratados directamente por Amazon-: la realidad es que, mientras que el salario de mozo de almacén en 2018 fue de 21.544 euros, el de los directivos fue de 94.278 euros; es decir, más de cuatro veces por encima.

El caso de Amazon en España es paradigmático y refleja a la perfección las dos velocidades a las que avanza el sector tecnológico en todo el mundo: los altos cargos perciben salarios cada vez más altos, mientras que la mano de obra se estanca o, directamente, se abarata, tal y como recoge un reciente estudio publicado por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

Las conclusiones de los investigadores apuntan a que el incremento de la automatización en el sector empresarial está derivando en un descenso de demanda de mano de obra, la cual también está cada vez peor pagada. Es más, llegan a sugerir que los robots son los culpables de la progresiva pérdida de poder adquisitivo por parte de la clase trabajadora en EEUU durante las últimas tres décadas.

En este sentido, la automatización también contribuye a explicar una de las paradojas más importantes de la economía: a pesar de la expansión de la tecnología de la información, los robots y los avances en inteligencia artificial, el crecimiento general de la productividad sigue siendo lento. 

Y, aunque se intente desligar de la retribución al trabajador, los datos que maneja el Gobierno de EEUU y que cita 'The New York Times' en este artículo, indican que entre 2010 y 2017 el aumento de medio de la productividad ha sido mucho mayor en tecnológicas con salarios altos para toda la plantilla -como el caso de Intel o NXP- que en las que ofrecen salarios altos solo a sus directivos.

Brecha salarial también asociada al género

Y aún hay más. Esta brecha salarial entre los empleados de rango más bajo y los directivos es aún más acusada cuando se introduce la cuestión del género en la ecuación. Para hacerse una idea, en el caso de Amazon en España los hombres ganan una media de 25.598 euros y las mujeres 24.912 euros brutos anuales.

En este sentido, Amazon aduce que, como otras muchas empresas tecnológicas, tiene una inmensa mayoría de hombres en su plantilla. A cierre de ejercicio había 1.318 mujeres de los 4.140 del total. Es decir, que ellas apenas representan un tercio (31%) del total, tal y como contábamos hace unos días.

Porcentualmente, la diferencia salarial entre hombres y mujeres en Amazon en España se situaba en 2018 en un 3%. Algo en línea -e, incluso por debajo- de lo que constataba el último informe de 'Glassdoor': los tres empleos con mayor brecha de género -programado, científico de datos y técnico de sistemas- presentan unas diferencias salariales por encima del 11%, con un perjuicio aún mayor para las mujeres en los tramos de sueldo más bajos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios