Sábado, 07.12.2019 - 02:12 h
¿El futuro del empleo?

Por qué el trabajo flexible beneficia a los empleados, la empresa y medio ambiente

Una socióloga experta en entornos laborales explica las cuatro formas en las que la flexibilización puede revolucionar el mundo del trabajo.

nomadas
Por qué el trabajo flexible beneficia a los empleados, la empresa y medio ambiente. / Pixabay

El mercado laboral cambia a una velocidad vertiginosa. Hoy en día, el teletrabajo, la conciliación y unas mecánicas cada vez más adaptadas al empleado son una realidad que empieza a imponerse en numerosas empresas de todo el mundo. Pero no solo se trata de un avance para la clase trabajadora, sino que la progresiva digitalización de los negocios permite también ahorrar costes y, sobre todo, reducir el impacto medioambiental de tiempos pretéritos.

Tal y como explica la socióloga y experta en entornos laborales Jane Parry en este artículo de 'The Conversation', la transformación digital de las empresas puede ser más beneficiosa de lo que pensamos. "Las viejas expectativas sobre cómo trabajamos se han vuelto insostenibles, entre ellas la expectativa de viajar religiosamente desde y hacia un lugar fijo diez veces a la semana durante una hora y pico, con todos los efectos colaterales que esto tiene para las emisiones de carbono", explica.

"Sin embargo, muchos [empleados] permanecen atrapados en puestos con horarios de trabajo rígidos. Uno de los puntos conflictivos para los empleadores parece ser que el trabajo flexible se equipara con uno o dos formatos con los que están familiarizados", sostiene Parry, que considera que existen casi infinitas formas de flexibilizar el trabajo, más allá de que el personal trabaje desde casa o a tiempo parcial. Algo en línea con las últimas investigaciones: un reciente informe señala que hay más de 300 formas posibles de organizar los trabajos de manera flexible.

Esto incluye los trabajos compartidos, jornadas intensivas, trabajo a término, horario flexible, trabajo cónico... Hay un margen considerable para aprovechar este conjunto de prácticas de trabajo. Por eso, Parry señala cuatro formas en que las empresas pueden lograr un trabajo flexible que beneficie tanto a la corporación como a su personal.

1. Conseguir jefes 'digitalizados'

"En primer lugar, los jefes necesitan tener una capacitación sobre cómo administrar el trabajo flexible", sostiene Parry, que señala que "sin ninguna inversión en jefes, las medidas de trabajo flexible están destinadas a fallar". Por eso, la solución pasa por tener jefes en una empresa capaces de pensar en términos de flexibilización del trabajo, acostumbrados tanto a delegar trabajo a colaboradores externos como a trabajar sin horarios fijos. Eso sí, la experta considera que "siendo realistas, lograr esta aceptación también necesitará algunos empujones, particularmente para las pequeñas empresas y sectores donde ha habido un trabajo menos flexible".

2. Ser flexible sobre la flexibilidad

"Los jefes y los empleados deben reunirse en un espacio seguro para llegar a acuerdos de trabajo flexible que funcionen para todos, con una comprensión real de lo que está en juego y de lo que es posible. Una parte de esto es la necesidad de ser flexible con respecto a la flexibilidad, reconociendo que las circunstancias cambian y que los acuerdos pueden necesitar ser modificados o incluso revertidos con el tiempo para garantizar que se mantengan adecuados para su propósito", sostiene Parry.

3. Redefinir la productividad

"El trabajo flexible exige un cambio para no ver la productividad en términos de estar presente durante horas de trabajo fijas", afirma Parry, quien también señala que "de hecho, el problema del presentismo, con el que las personas se sienten obligadas a mostrar su rostro en el trabajo, incluso si están enfermas, solo alimenta el rompecabezas de la productividad". Algo que en España suele dar lugar a prácticas poco comprensibles, como la costumbre conocida como 'calentar la silla', consistente en aguantar en tu puesto de trabajo incluso aunque hayas acabado tus tareas una hora antes de que finalice tu turno.

4. Anunciar tu flexibilidad

"Hacer que el trabajo flexible esté disponible desde la misma contratación ampliará el conjunto de talentos disponibles para los empleadores, ya que las personas que ya trabajan con flexibilidad tendrán más probabilidades de postularse para estos puestos", apunta Parry. Y lo cierto es que el incremento de la demanda es palpable desde el primer momento: el último índice de trabajo flexible la consultora Timewise señalaba que el 87% de los empleados trabajan de manera flexible o quieren hacerlo, lo que significa un mayor interés en cualquier empleo que publicite desde el principio sus condiciones flexibles.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING