El Banco de España observa una "moderación persistente" de los salarios en el área euro

La entidad atribuye esta situación a la baja inflación, al escaso avance de la productividad, la mayor afluencia de inmigrantes y las reformas

El Banco de España observa una "moderación persistente" de los salarios en el área euro

El Banco de España asegura en su último boletín económico que los crecimientos salariales nominales en la zona euro han mostrado en los últimos años una "moderación persistente" en la mayor parte de los sectores y países, con la única excepción de Alemania.

Así, argumenta, las tasas de variación salariales del área euro se sitúan lejos de los valores próximos al 2,5% del periodo de expansión previo a la crisis.

La entidad subraya que esta moderación de los salarios contrasta con la mejora del empleo, ya que el conjunto de la zona euro recuperó a mediados de 2016 los niveles de empleo precrisis --aunque las horas trabajadas permanecen aún por debajo-- y existen "síntomas de escasez" de mano de obra disponible en algunos sectores y países.

Según el Banco de España, este proceso de moderación salarial en la eurozona se debe especialmente a los bajos niveles de inflación observados en el pasado y, en menor medida, al bajo crecimiento de la productividad. No obstante, existen otros factores que, en su opinión, podrían estar presionando a la baja los salarios.

Entre ellos, el organismo que gobierna Luis María Linde cita la mayor afluencia de inmigrantes registrada en años recientes y las reformas estructurales de algunos Estados miembros, "que podrían haber propiciado que, en algunos países y sectores, los sindicatos puedan estar otorgando prioridad en las negociaciones a la generación de empleo y mejora de las condiciones de trabajo frente a los incrementos salariales". En todo caso precisa que la evidencia en este sentido es "escasa".

El Banco de España sostiene también que el grado de holgura en el mercado de trabajo, superior al que se desprende de las tasas de paro convencionales, puede estar influyendo en la moderación de los salarios, al igual que los cambios en la composición del empleo.

EL IMPACTO EN LOS SALARIOS DE LOS AVANCES TECNOLÓGICOS

Pese a que la recuperación del empleo iniciada en 2013 ha sido más dinámica en los grupos poblacionales de mayor edad, que suelen tener salarios más elevados, son precisamente estos colectivos los que han visto frenar su crecimiento salarial. El Banco de España cree que la moderación salarial se intensificará a medida que los trabajadores de mayor edad y con sueldos más altos vayan llegando a la jubilación.

Otro factor que, según el organismo, podría estar contribuyendo a la moderación salarial es el proceso de cambio tecnológico vivido en las dos últimas décadas al haber generado cierto efecto sustitución de mano de obra. "Trabajos recientes sugieren que los últimos avances tecnológicos, en cuanto a procesamiento de la información, desarrollo de la inteligencia artificial y perfeccionamiento de la robótica, podrían llegar a tener un impacto negativo sobre el empleo y los salarios debido a una mayor magnitud del efecto sustitución", afirma.

En suma, el organismo que gobierna Luis María Linde considera que existen toda una serie de factores que podrían explicar que la moderación de los crecimientos salariales se haya situado más allá de las variables explicativas usuales, si bien precisa que no se puede discernir de momento su contribución respectiva a este fenómeno.

EMPLEO EN SECTORES MÁS PRODUCTIVOS

En otro artículo de su boletín económico, el Banco de España analiza la evolución del empleo por sectores durante la crisis y su posterior fase expansiva. La entidad subraya que la recuperación del empleo ha tendido a concentrarse, en valores absolutos, en varias ramas del sector servicios, muy conectadas en algunos casos con el turismo. También destaca el aumento del empleo en la construcción desde sus niveles mínimos.

En este sentido, advierte de que, ante la posibilidad de que las ramas de hostelería y construcción "se aproximen a sus límites" de creación de empleo en el futuro próximo, resulta necesario buscar fórmulas para expandir las oportunidades laborales de los parados con menor formación.

Según el Banco de España, los trasvases sectoriales de empleo observados en la recuperación apenas han incidido en el nivel de productividad. "El empleo está fluyendo hacia sectores de mayor productividad, pero de forma modesta (...) y en una magnitud reducida", indica.

Además, sostiene, la productividad media del flujo de nuevas contrataciones está viéndose reducida al incorporarse a la ocupación personas que llevaban mucho tiempo en el desempleo y que probablemente desarrollaban otras tareas con anterioridad.

Por todo ello, el Banco de España asegura que, a futuro, el mayor nivel de formación de las nuevas generaciones debe ser el factor que permita el trasvase de empleo hacia actividades con mayores niveles de productividad, por lo que considera "crucial" la mejora de la calidad del sistema educativo.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios