Un estudio deja claro que los programas de garantía juvenil apenas alivian el paro entre los jóvenes

Asegura que la realidad de los jóvenes españoles difiere mucho de la de irlandeses o italianos, los cuales consiguen emplearse en el 71% y 68% de los casos.

Cada vez son más los jóvenes que siguen estudiando aun habiendo alcanzado edad suficiente para trabajar.

¿Estudiar no vale para nada? No es cierto. No hacerlo provoca exclusión y pobreza.

Los jóvenes con estudios primarios perdieron un 13% más de empleo durante la crisis

La Obra Social ‘la Caixa’ evidencia en un informe la escasa incidencia de los programas de Garantía Juvenil promovidos por el Consejo de Europa para luchar contra el desempleo entre los jóvenes, ya que el 62% de los inscritos en España no consigue trabajar en los primeros seis meses.

La realidad de los jóvenes españoles difiere mucho de la de irlandeses o italianos, los cuales consiguen emplearse en el 71% y 68% de los casos, respectivamente, gracias a los programas de Garantía Juvenil que en España se promueven a partir del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Estos programas se llevan impulsando en este país desde 2014 con una acogida “limitada”, según indica el informe, pues apenas el 30% de los jóvenes españoles en desempleo se ha inscrito en ellos. Entre los que ni estudian ni trabajan, los inscritos en la Garantía Juvenil rozan el 14% y sólo uno de cada cuatro jóvenes españoles conoce estos programas.

Estas son las conclusiones de Almudena Moreno, una de las investigadoras que ha participado en la elaboración del informe ‘Paro juvenil y pobreza: ¿un problema estructural?’, que también alerta de la alta tasa de desempleo entre los jóvenes con baja cualificación.

“La relación entre baja formación y desempleo de los jóvenes es un círculo vicioso difícil de romper”, recoge el estudio de la investigadora de la Universidad de Oviedo Begoña Cueto. En él, la autora manifiesta que el desempleo juvenil “se ha tratado erróneamente como un fenómeno homogéneo” cuando, a su juicio, depende mucho de su formación.

Asimismo, del informe se desprende que cada vez son más los jóvenes que siguen estudiando aun habiendo alcanzado edad suficiente para trabajar. Entre quienes completaron la ESO en 2006, el 36% era inactivo y seguía estudiando el 23,5%. Diez años después, el 51,8% era inactivo y el 43,9% lo era por continuar formándose.Uno de cada diez jóvenes se meten a voluntarios

Otra de las conclusiones de este informe de ‘la Caixa’ es que el 7,9% de los jóvenes entre 16 y 29 años se involucra en actividades políticas, mientras que el 54,8% declara que no lo hace porque tampoco es que les apetezca. El 4,8% no se implica por “falta de tiempo” .

Sin embargo, los jóvenes sí se movilizan más en actividades de voluntariado social, ya que el 10,6% es voluntario en organizaciones. Uno de cada 10 jóvenes en 2015 participaron en actividades de voluntariado a través de una organización y un porcentaje similar lo hizo al margen de organizaciones.

Entre los motivos esgrimidos para no participar en este tipo de actividades destacan la falta de tiempo, respuesta que predomina entre las mujeres, y la falta de interés, respuesta preferida entre los hombres.

Ahora en portada

Comentarios