El Ayuntamiento de Haro rebajará la contribución un tres porciento en 2018

La alcaldesa de Haro, Laura Rivado, ha explicado este viernes la modificación de las ordenanzas fiscales para el año próximo. Laregidora municipal asegura que su Gobierno quiere continuar la senda iniciada desde que entraron en el Ayuntamiento. "Es posible reducir deuda, hacer inversiones y bajar los impuestos municipales, y un año más lo vamos a demostrar", ha matizado.

El Ayuntamiento de Haro rebajará la contribución un tres porciento en 2018

Desde el ejecutivo local destacan "el esfuerzo que se hace para que los jarreros tengan una menor carga impositiva". Así, Laura Rivado ha anunciado una bajada del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) del tres por ciento para 2018. De esta manera, un recibo medio, en Haro, pasará de 401 a 389 euros aproximadamente.

"Se trata de una rebaja del entorno de los doce euros de media, pero que al Ayuntamiento le van a suponer algo más de 105.000 euros menos de recaudación, que se quedarán en el bolsillo de los jarreros", según informa Rivado.

La alcaldesa de Haro recuerda que desde que accedieron al Gobierno municipal no han subido la contribución, ya que tras congelarla, la han bajado dos años seguidos, un tres por ciento cada ejercicio.

Según Rivado "la buena evolución económico-financiera de las arcas municipales, nos permite tomar este tipo de decisiones".

Pero la regidora municipal ha anunciado además, una modificación de la ordenanza fiscal reguladora del Impuesto de Actividades Económicas (IAE). Rivado asegura que se van a introducir una serie de mejoras, para todas aquellas empresas que generen empleo indefinido.

De esta manera, las entidades que incrementen su plantilla coneste tipo de contrato, entre un cinco y un diez por ciento, se verán bonificadas con un 15 por ciento sobre el IAE. Si el incremento de este tipo de contratos es de entre un once y un 20 por ciento, la bonificación será del 25 por ciento, y si es del 21 al 30 porciento, la rebaja del Impuesto de Actividades Económicas será de un 30 por ciento.

La alcaldesa de Haro recuerda que en ejercicios anteriores "hemos bonificado y dado ayudas a las empresas o autónomos de nueva creación. Ahora lo que pretendemos es que el empleo se consolide, y tenga una mayor calidad".

Según asegura Rivado "pese a que los ayuntamientos no tenemos competencias en materia de empleo, sí que la ley nos permite este tipo de modificaciones potestativas, en los impuestos, que pueden ayudar".Además, desde el ejecutivo local no descartan nuevas medidas en el futuro, para ayudar a las empresas y autónomos, no sólo a instalarse en la ciudad, sino también para que generen un empleo de calidad.

En este año 2017, la recaudación estimada por el IBI es de 3.604.000 euros, con un tipo impositivo, por parte del Ayuntamiento, de un 0,68 por ciento. Para 2018, la recaudación supondría 3.498.894, con un tipo impositivo del 0,66. Pese a todo, desde el equipo de Gobierno informan de que "hay margen suficiente para llevar a cabo la medida".

Con respecto al Impuesto de Actividades Económicas, el Ayuntamiento recauda por este concepto, unos 160.000 euros al año. Se contabilizan 215 recibos, de 126 empresas, que abonan el IAE en la ciudad. En el supuesto de que todas se acogieran a la máxima bonificación por contratación indefinida (algo improbable), se dejarían de recaudar 50.000 euros.

Pese a todo, Rivado cree que "nos encontramos ante una medida muy positiva para empresas y trabajadores", y anima al mayor número de entidades a acogerse a la misma.

Ahora en portada

Comentarios