EL BANCO DE ESPAÑA PIDE FÓRMULAS PARA EMPLEAR A LOS PARADOS EN SECTORES FUERA DE LA HOSTELERÍA Y LA CONSTRUCCIÓN

-Reclama una mejora de la calidad del sistema educativo. El Banco de España reclama “buscar fórmulas” para expandir las oportunidades laborales de los desempleados con menor formación, ante “la posibilidad de que las ramas de hostelería y construcción se aproximen a sus límites de creación de puestos de trabajo en el futuro próximo”.
En un artículo, el supervisor observa que una de las consecuencias en la crisis ha sido una “mayor permanencia de los jóvenes dentro del sistema educativo”, y a futuro “ha de ser precisamente un mayor nivel de formación de las nuevas generaciones” el factor que permita el trasvase de empleo hacia actividades que lleven asociado un mayor nivel de productividad. Por ello, el Banco de España considera que “es crucial la mejora de la calidad del sistema educativo”.
El supervisor constata que la disminución de empleo durante la crisis más reciente fue particularmente pronunciada en la construcción, donde la ocupación llegó a reducirse, en términos acumulados, en más de un 60%.
No obstante, el impacto de la recesión fue “muy intenso” también en la industria, con una destrucción de puestos de trabajo en el entorno del 30%, mientras que en la agricultura y los servicios de mercado la reducción de la cifra de ocupación osciló en torno al 15%.
Por otra parte, el Banco de España señala que la recuperación iniciada en la segunda mitad de 2013 ha permitido recuperar recientemente el nivel de PIB previo a la crisis pero el empleo es “todavía un 10% inferior, a pesar de que la intensidad del proceso de creación de puestos de trabajo ha sido muy elevada en los cuatro años transcurridos desde el inicio de la recuperación”.
Además, observa que la evolución del empleo por ramas desde el máximo cíclico precedente de 2007 ha conducido a “modificaciones profundas” del peso de los distintos sectores dentro del empleo total.
En concreto, la proporción de trabajadores empleados en la construcción descendió en más de 7 puntos porcentuales, hasta el 5,9%; y la de las manufacturas cayó en casi 3 puntos; mientras que las ramas que ganaron más peso, todas ellas encuadradas dentro de los servicios de mercado, fueron las de hoteles y restaurantes; transporte, almacenamiento y comunicación; educación, y sanidad y servicios sociales.
Asimismo, el supervisor constata que en general, los trasvases sectoriales de empleo observados en la recuperación no han incidido de manera apreciable en el nivel de productividad agregada.

Ahora en portada

Comentarios