Lunes, 19.08.2019 - 13:10 h

Para jubilarse con la pensión máxima a los 65 habrá que cotizar 38,5 años

Madrid.- El Gobierno, los sindicatos y la patronal firmarán el próximo miércoles el pacto social que incluye la reforma de las pensiones, que fija que los trabajadores podrán jubilarse a los 65 años y cobrar el cien por cien de la pensión si han cotizado 38,5 años, frente a los 35 actuales.

Para jubilarse con la pensión máxima a los 65 habrá que cotizar 38,5 años

Madrid.- El Gobierno, los sindicatos y la patronal firmarán el próximo miércoles el pacto social que incluye la reforma de las pensiones, que fija que los trabajadores podrán jubilarse a los 65 años y cobrar el cien por cien de la pensión si han cotizado 38,5 años, frente a los 35 actuales.

Además, se retrasa la edad de jubilación a los 67 años, dos más que ahora, que deberán ir acompañados de una carrera de cotización de 37 años para poder cobrar el 100 % de la pensión.

Estas son las dos principales medidas del principio de acuerdo que alcanzaron hoy el Gobierno y los agentes sociales y que mañana está previsto que sean aprobados en el Consejo de Ministros con el formato de anteproyecto de ley.

En el principio de acuerdo también se mantiene la jubilación anticipada, pero se endurece su acceso, ya que será a los 63 años y no a los 61 como ahora.

Además, por cada año que se adelante la salida del mercado laboral se aplicará un coeficiente reductor, que actualmente es del 8% por año.

Respecto al cómputo de la vida laboral -los años que se tienen en cuenta para calcular la cuantía de la pensión- se pasa de los últimos 15 a 25; mientras que se mantienen en 15 los que se exigen para tener derecho a la pensión contributiva.

Otras novedades que contempla el principio de acuerdo es que se sumen a los años cotizados los periodos de formación de los becarios (con un máximo de dos), así como el tiempo no cotizado y dedicado por madres y padres al cuidado de sus hijos, que supondrá nueve meses de cotización por hijo, con un tope de dos años.

Para llegar al principio de acuerdo ha sido fundamental el encuentro que mantuvo ayer por la noche el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, con los líderes de CCOO y de UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, al que no acudió la patronal.

No obstante, la CEOE ha participado en todas las negociaciones y ha pactado el comunicado que, sobre el principio de acuerdo, emitió esta mañana el Ministerio de Trabajo y en el que se indicaba que todavía quedan asuntos por cerrar.

Sobre este punto, CCOO emitió posteriormente un comunicado en el que precisaba que sólo se podía hablar de acuerdo definitivo cuando se cerraran dichos capítulos.

Con este cometido, desde las 17:30 de esta tarde, están reunidos en el Ministerio de Trabajo los técnicos del Gobierno y de los agentes sociales.

A esta hora siguen encerrados y no hay prevista ninguna hora para la finalización de los trabajos, ni para la difusión de una nueva nota.

Antes de que las partes comunicasen esta mañana el resultado de las conversaciones, Zapatero habló por teléfono con el líder del PP, Mariano Rajoy, para comunicarle los términos del compromiso político alcanzado con los agentes sociales.

Para el vicepresidente de la Fundación IDEAS y ex ministro de Trabajo Jesús Caldera este principio de acuerdo contará con un amplio respaldo en el Parlamento para su aprobación definitiva que será, a "lo más tardar", en junio.

Sin embargo, el coordinador del área económica del PP, Cristóbal Montoro, calificó de "lamentable" que el Gobierno no incluya al principal partido de la oposición en un asunto tan importante y pidió al Gobierno que deje de crear "dudas y desconfianza" en la reforma de las pensiones.

No obstante, el PP tiene una predisposición favorable al pacto, según indicó el vicesecretario de Política Local y Autonómica del PP, Javier Arenas.

Para la izquierda la reforma supone un recorte a las pensiones futuras de millones de personas, según el coordinador federal de IU, Cayo Lara, quien considera, además, que facilitar el incremento de los planes privados de pensiones por parte de la banca.

También hubo críticas por parte de los sindicatos minoritarios y nacionalistas, que hoy convocaron huelgas generales en el País Vasco, Navarra, Galicia y Cataluña.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios