Álvarez hará "todo lo posible" para que UGT "no se fragmente" y no se plantea la hipótesis de la independencia

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha asegurado que hará "todo lo posible" para que el sindicato "no se fragmente" tras el 1 de octubre y así la central "siga siendo un instrumento al servicio de los trabajadores en Andalucía y en Cataluña", tras lo que ha criticado que el asunto del referéndum de Cataluña "se ha tratado con frivolidad y excesivo partidismo".

Álvarez hará "todo lo posible" para que UGT "no se fragmente" y no se plantea la hipótesis de la independencia

En declaraciones a los periodistas en Sevilla, Álvarez ha apuntado que UGT "no ha contemplado ni va a estudiar ningún escenario que contemple la independencia de Cataluña ni de ninguna otra comunidad" y considera que "no es razonable" el hecho de que "en la actual situación entremos a hacer estudios sobre los efectos, cuando tendría muchas variables y sería difícil".

No obstante, ha apuntado que "a corto plazo y medio plazo perdería Cataluña y perdería España".

A su juicio, "los estudios simplistas de un lado y de otro sólo pueden servir para agitar pasiones", tras lo que reconoce sentir "rubor" cuando escucha, de una parte que "la Seguridad Social se podría pagar en Cataluña y tendría superávit, y otros dicen lo contrario, que el sistema es deficitario".

Frente a eso Álvarez ha explicado que "la Seguridad Social en España no tiene contabilidad por comunidades autónomas, y la pensión se contabiliza donde se paga, por lo que, en todo caso, tendríamos que ir a buscar a cuanta gente de Cataluña ha decidido vivir en Sevilla una vez que se ha jubilado, o al revés".

"En definitiva, no hay estudios que permitan visualizar ese flujo y obtener una cuenta de resultados", ha añadido. A su juicio, "es una estupidez situar esos parámetros como un elemento de debate, cuando en estos momentos no está en la agenda".

Álvarez, que ha apelado al "acuerdo" y al "consenso" para cualquier proceso de estas características, ha reconocido que actualmente no tiene "ningún dato que permita pensar en que se va a crear una mesa de diálogo sin condiciones".

Considera que el conflicto "viene de lejos" y ha lamentado que "se ha tratado con mucha frivolidad y excesivo partidismo" este conflicto, por lo que ha hecho un llamamiento "al diálogo y el entendimiento".

"Qué pena vivir en un país que no es capaz de abordar el debate territorial; es la primera vez que tenemos oportunidad de debatir a fondo temas territoriales y no es capaz de hacerlo", ha aseverado el dirigente sindical, quien ha recordado que España "es un país que nunca ha podido discutir sobre el encaje territorial, porque siempre ha aparecido un general que nos obligaba a dejarlo de lado, y ahora tenemos 40 años de democracia".

Por ello, cree que "es el momento de remangarse y encontrar una solución estable y duradera".

A su juicio, "España se mira y se quiere como es, diversa, plural y con más de una lengua, y eso nos debería enriquecer, pero no ocurre por razones espurias, cuando no hay que confundir las necesidades en todas las comunidades autónomas con intentar situarlo con agravios entre unas y otras".

Álvarez en ese punto considera que "en toda España se paga poco, y hay que pagar más fiscalmente en Valencia, Madrid, Sevilla, Oviedo y Valencia, y si pagamos más y hay para repartir más, con seguridad cubriremos las necesidades". "Ese es el camino, y las diferencias culturales y lingüísticas no son privilegios, son diferencias, y cada una tiene las suyas", ha añadido.

UNIÓN DEL SINDICATO

El dirigente de UGT reconoce que actualmente "es un momento complejo y se trata de un proceso muy difícil, también para UGT, donde mucha gente piensa de diferente manera".

En ese sentido, ha recordado que UGT "es una organización nacida a la vez que otros movimientos sindicales internacionalistas, donde nuestra patria son los trabajadores y nuestra bandera son sus derechos".

Por ello, Álvarez ha asegurado que cuando pase el 2 de octubre, UGT "seguirá haciendo su trabajo", y ha dejado claro que quiere hacerlo "en una única organización, no queremos que se fragmente".

"Voy a hacer todo lo posible para que eso no ocurra y UGT siga siendo un gran instrumento para los trabajadores en Andalucía y en Cataluña".

"LOS MAYORITARIOS DEBEN MARCAR LA PAUTA" DE POSIBLE HUELGA

Sobre la convocatoria de huelga general en Cataluña tras el referéndum de autodeterminación del 1 de octubre, Álvarez ha precisado que la decisión sobre ésta "la tiene que tomar UGT Cataluña", con la que Álvarez está "en permanente contacto", y ha rechazado pronunciarse al respecto "pues cualquier cosa que yo diga no les vendrá bien".

"No me gustan que me digan lo que tengo que hacer, y tanto UGT como CCOO son sindicatos mayoritarios, por lo que ellos deben marcar la pauta, no los partidos políticos ni ninguna organización sindical minoritaria", ha aseverado Álvarez, quien considera que UGT y CCOO "aportan el punto de equilibrio y sensatez".

RECHAZO A LA ENTRADA DE LA GUARDIA CIVIL

Por otro lado, ha reconocido que cuando ve a la Guardia Civil entrar en alguna sede, "se me ponen los pelos de punta", pues "cuando se entra, debe ser por que se está convencido de que estaba cometiendo un delito, y además deben decir para qué se entra y decir qué se ha encontrado de manera inmediata".

En ese sentido, ha aludido a la situación de UGT-A "donde aún no sabemos por qué entró la Guardia Civil a registrar, y ocurrió lo mismo en Asturias, donde sacaron cajas vacías, pero entraron haciendo una escenificación de un abuso de poder". "No me gusta ni que se haga en UGT ni en otras instituciones", ha aseverado.

"En Cataluña hay una falta absoluta de responsabilidad de atender demandas sociales", ha añadido Álvarez, quien asegura que UGT "va a hacer todo lo posible para que lo que llene el debate en nuestro país sea el debate social".

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios