Martes, 16.07.2019 - 23:12 h

China penaliza a las fábricas de palillos desechables

La milenaria tradición culinaria de China de comer con palillos exige que cada año 25 millones de árboles se conviertan en estos particulares cubiertos, un consumo que el Gobierno de Pekín intenta frenar con una nueva regulación.

Cada año se talan 25 millones de árboles para fabricar palillos chinos

Aunque el Gobierno chino nunca ha revelado estadísticas sobre el consumo de palillos desechables, estudios independientes mencionados por la agencia estatal de noticias Xinhua estiman que el país más poblado del mundo consume 45.000 millones de pares cada año.

Ante este desperdicio medioambiental, el Ejecutivo emitió ayer una circular que penaliza a las compañías que fabrican palillos y otros utensilios desechables.

Las restricciones están destinadas a frenar el uso de productos contaminantes o que supongan un deterioro del medio ambiente, y exigen una supervisión estricta de su producción, circulación y reciclaje, según la circular, firmada por el Ministerio de Comercio y otras cinco carteras gubernamentales.

La nueva normativa recomienda a los restaurantes dar prioridad a los palillos reciclables, fabricados con madera de calidad o con plástico.

En los últimos años han aumentado las voces críticas que exigen a China y otros países asiáticos que frenen el uso de palillos de madera con el fin de salvar los bosques del planeta, a punto de desaparecer según los ecologistas.

La circular gubernamental se engloba dentro de una campaña lanzada el pasado 10 de junio por Pekín para estimular el ahorro de energía -en concreto electricidad, petróleo y agua- con el fin de alcanzar los objetivos de reducción de sus emisiones contaminantes.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios