Lunes, 11.12.2017 - 08:32 h

El Gobierno estima un coste de 176 millones anuales para el sistema por los 3.000 MW nuevos de renovables

El Gobierno estima un coste de 176 millones anuales para el sistema por los 3.000 MW nuevos de renovables

Según consta en la memoria de orden por la que se regulará la subasta, el gabinete dirigido por Álvaro Nadal realiza esta estimación considerando una asignación de 1.400 MW eólicos, igual cantidad de fotovoltaicos y 200 MW del resto de tecnologías.

Así, estima, suponiendo que la rebaja obtenida en la subasta es del 0%, que de esa cifra total de 176 millones de euros, 75 millones de euros corresponderían a la eólica, 71 millones de euros a la eólica y 30 millones de euros al resto de tecnológicos.

Esta subasta, que se celebrará en el primer trimestre de 2017, permitirá elevar en un 10% la potencia de renovables actualmente instalada en España, que supera los 30.000 megavatios.

La retribución actual a las instalaciones de producción de energía a partir de renovables, cogeneración y residuos asciende a unos 7.000 millones de euros anuales.

Esta será la segunda subasta después del levantamiento el año pasado de la moratoria a la instalación de nueva potencia renovable primada. En la primera, se licitaron 700 MW, de los que 500 MW correspondieron a eólica y otros 200 MW, a biomasa.

Energía ha remitido a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) una propuesta normativa para poder incorporar al sistema eléctrico nueva energía renovable mediante un mecanismo de subastas competitivas.

Según informó en un comunicado el Ministerio, España tiene el "firme compromiso" de alcanzar el 20% de energía renovable en el año 2020. El Gobierno señala que se encuentra por encima de la senda prevista para lograr el objetivo y que avanza a mejor velocidad que la mayoría de países del entorno, al alcanzar un 17,3%, por encima del 12% previsto y del 5,5% de Holanda, del 7% de Reino Unido, del 13,8% de Alemania o del 14,3% de Francia.

DEBERÁN EJECUTARSE ANTES DE FINAL DE 2019.

Los nuevos proyectos deberán ejecutarse antes del 31 de diciembre de 2019, por lo que se contemplan diversos hitos intermedios y un sistema de garantías y controles.

Para seguir avanzado en el objetivo, las nuevas subastas consistirán en un mecanismo competitivo y tecnológicamente neutral en el que las distintas tecnologías podrán competir en igualdad. De esta forma, se garantiza que se incorporan aquellos proyectos más eficientes y que supongan un menor coste para el consumidor, en línea con las directrices de la Comisión Europea.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios