Jueves, 23.11.2017 - 06:40 h

SEO/BIRDLIFE URGE A FEIJÓO A EVITAR QUE LAS ISLAS CÍES SEAN UN “PARQUE TEMÁTICO”

- Pide a la Xunta un plan de uso y gestión del Parque Nacional de las Islas Atlánticas. SEO/BirdLife apremió este martes a la Xunta de Galicia a poner en marcha un plan que garantice un uso y gestión sostenibles del Parque Nacional de las Islas Atlánticas, que el Gobierno gallego quiere que sea declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, con el fin de que las Islas Cíes no se conviertan en un “parque temático”.
La ONG indicó que las Islas Cíes vivieron este verano “un punto alarmante para la conservación de sus valores naturales” después de que se pusieran a la venta más billetes para visitar la zona de lo que está permitido, puesto que se llegó a duplicar el aforo decidido por la Xunta de Galicia, que es de 2.200 personas y 800 campistas al día.
Coincidiendo con el Día Mundial del Turismo, que se celebra este miércoles bajo el lema ‘El turismo sostenible como instrumento de desarrollo’, SEO/BirdLife reclamó al Gobierno de Alberto Núñez Feijóo un plan para el Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia, cuya aprobación es de obligado cumplimiento y lleva 15 años de retraso.
ESPACIO PROTEGIDO
Las Islas Cíes forman parte del Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia desde 2002 y de la mayor red coordinada de espacios protegidos del mundo (la Red Natura 2000) como Zona de Especial Protección para las Aves y Lugar de Importancia Comunitaria desde 1988.
Todas estas figuras de protección son el resultado de un valor ambiental que, por su importancia ecológica, se hallan al amparo de la legislación nacional y europea. Acantilados y dunas con una vegetación singular y endémica acogen una de las colonias de cormorán moñudo más importantes de Europa y la población de gaviota patiamarilla más importante del mundo, entre otras aves y especies de fauna y flora.
El espacio es fundamental en las migraciones de aves marinas, el grupo de aves más amenazado del mundo. Destacan los pasos de la pardela balear, catalogada ‘en peligro de extinción’ y la pardela pichoneta.
Este conjunto de valores naturales resulta de enorme atractivo para el visitante y, bien gestionados, pueden ser una fuente de riqueza y desarrollo en la zona. Pero SEO/BirdLife añadió que el problema estriba en que la sobrecapacidad turística actual pone en riesgo la sostenibilidad de la zona.
Durante los pasados julio y agosto, este espacio natural protegido recibió más de 130.000 personas, además de casi 50.000 campistas, que se suman a los cientos de trayectos de las embarcaciones que fondean o navegan de un lado a otro de la Ría de Vigo.
“La mayor parte del Parque Nacional de las Islas Atlánticas está conformado por un medio marino de elevado valor ecológico cuya riqueza también está en peligro ante la mala regulación de la navegación recreativa, la pesca y el marisqueo”, agregó SEO/BirdLife.
PROTECCIÓN EFECTIVA
Más allá de “multas ejemplarizantes” a las navieras, como ha anunciado la Xunta, para SEO/BirdLife lo más urgente es que la protección de ese espacio sea realmente efectiva porque desde su declaración como parque nacional, hace ya 15 años, aún no se ha aprobado el Plan Rector de Uso y Gestión.
“El problema no se resuelve con multas a las navieras, es perentorio aprobar la gestión del uso del espacio a nivel nacional y también cumplir con la normativa europea. Tampoco se han aprobado los planes de gestión ni se han identificado los instrumentos de financiación necesarios para lograr una coherente conservación del espacio”, afirmó Octavio Infante, responsable de Programa Espacios de SEO/BirdLife.
Por tanto, la ONG ambiental exigió a la Xunta que cumpla con la Ley de Parques Nacionales y apruebe el Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia como instrumento clave en la ordenación, gestión y protección de las Islas Cíes y de los demás archipiélagos que conforman el espacio protegido (Ons, Sálvora y Cortegada).
“La primera tarea debería ser regular la actividad turística. Es prioritario evaluar el número de personas que pueden soportar las islas en base a un estudio de la capacidad de carga que pueden asumir los ecosistemas marinos y terrestres”, concluyó Infante.

Ahora en portada

Comentarios