Jueves, 14.11.2019 - 17:00 h

MADRID. EL PLAN DE CALIDAD DEL AIRE ESPERA REDUCIR UN 25% LAS EMISIONES HASTA 2020 Y UN 40% LAS DEL TRÁFICO

El Plan de Calidad del Aire que aprobará la Junta de Gobierno este jueves espera reducir un 25% las emisiones de óxido de nitrógeno hasta 2020, y hasta un 40% las procedentes en concreto del tráfico rodado.
La delegada de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Inés Sabanés, trasladó a los medios este cálculo que la Universidad Politécnica de Madrid expuso en la reunión de la Comisión Técnica de Seguimiento del Plan de Calidad del Aire, que tuvo lugar esta tarde.
Sabanés confirmó que el plan, que consta de 30 medidas, prevé establecer el Área de Prioridad Residencial de Centro, con Gran Vía incluida, en el primer semestre de 2018, una vez se hagan las obras viarias correspondientes, que costarán 543,9 millones de euros, y dejó para después de las actuaciones en el centro, sin ponerle fecha, la limitación de la velocidad a 70 km/h en toda la M-30. La APR es, aseguró, la que más impacto tendrá en la reducción de emisiones.
Las novedades de la reunión de hoy fueron las resultantes de algunas de las 244 alegaciones y propuestas que presentaron los grupos municipales y otras organizaciones. En concreto, el PSOE logró introducir en el Plan una mayor flexibilidad para el acceso al Centro de los vehículos de carga y descarga, de 2020 a 2023 hasta 12 toneladas y hasta 2025 para los más pesados.
La directora general de Sostenibilidad, Mar Valiente, precisó que sí que se mantiene que los vehículos sin etiqueta ecológica, ya sean de gasolina o diésel, no podrán aparcar en zona azul desde 2020 (sí en la verde si son residentes) y ya se les permitriá circular en todo el término municipal desde 2025. Otras medidas mejoradas hoy gracias al PSOE, según reconoció la propia delegada, son la apuesta de extender la red de carta eléctrica y hacer más integral la lucha contra el cambio climático
Sabanés destacó que en la reunión estuvieron presentes responsales de los Gobiernos central y autonómico y que se mostraron de acuerdo con el Plan, algo imprescindible pues será necesario que las tres administraciones se coordinen.
La delegada ha solicitado una comparecencia en el pleno de los próximos días 26 y 27 para favorecer el debate con los grupos, aunque la aplicación del Plan es competencia del Ejecutivo y no exige su aprobación plenaria.
Los portavoces de Medio Ambiente y Movilidad ya avanzaron tras Sabanés por dónde irán sus intervenciones esos días. El del PP, Fernando Martínez Vidal calificó el Plan como “la decisión más importante” de toda la legislatura por lo que afectará a los madrileños. “30 técnicos van a decidir sobre la vida de 3 millones de ciudadanos”, recriminó tácitamente, aunque sólo para criticar las dos medidas que suponen limitaciones o prohibiciones: cerrar al coche el centro de la ciudad y los 70 km/h en la M-30.
Martínez Vidal aseguró que la calidad del aire en Madrid ha mejorado en los últimos 10 años gracias a las medidas “estructurales” de los gobiernos del PP y preguntó por qué el actual no puede hacer lo mismo, y tachó de “irresponsabilidad tremenda que toda la carga y todo el sacrificio recaiga en las espalda de los madrileños”, cuando el vehículo privado “no es un bien de lujo” y en los últimos años se ha reducido un 18% el tráfico de particulares.
Desde el PSOE, Chema Dávila ratificó su “compromiso claro de que la prioridad es la salud de los madrileños”, recordó que la APR del Centro fuer propuesta del PSOE y reivindicó las mejoras de hoy que ha introducido el Grupo Socialista: además de las citadas por Sabanés, la inclusión de planes de reforestación de zonas degradadas y una aplicación para ver la disponibilidad de plazas en los parking públicos. Además, afeó al PP el “negacionismo” de no reconocer que, según estimaciones, 2.000 madrileños mueren prematuramente al año por la baja calidad del aire.
Finalmente, Sergio Brabezo, de Ciudadanos, dijo que su grupo “siempre va a estar con los gobiernos que mejoren la calidad del aire y la via de los madrileños” pero sugirió hacer más incentivos y menos prohibiciones. Además, dijo echar de menos la construcción de aparcamientos disuasorios y referencias al coche compartido, la introducción de más carriles de alta ocupación, inversiones para que el 100% de los autobuses sean eléctricos y estímulos para que lo sean todos los taxis y para renovar la flota de carga y descarga.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios