Miércoles, 22.11.2017 - 05:18 h

EL GOBIERNO AMPLÍA UN AÑO MÁS LA DECLARACIÓN DE SEQUÍA EN EL JÚCAR Y EL SEGURA

- Comenzó en mayo de 2015 y se prolongará al menos hasta septiembre de 2018. El Consejo de Ministros aprobó este viernes dos reales decretos por los que prorroga hasta el 30 de septiembre de 2018 las medidas excepcionales habilitadas en mayo de 2015 para las cuencas del Júcar y del Segura debido a la sequía.
El Gobierno dio luz verde el 8 de mayo de 2015 a dos reales decretos con medidas medidas excepcionales para la gestión de los recursos hídricos en ambas cuencas, que se aplicarían hasta el 31 de diciembre de ese año. Esa situación se ha prorrogado después hasta los meses de septiembre de 2016, 2017 y 2018.
No obstante, la reserva hidráulica española se encuentra actualmente al 40,3% de su capacidad total, lo que supone el nivel de agua embalsada más bajo en los últimos días del verano desde 2006, según datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente a los que tuvo acceso Servimedia. Dos tercios de España cuentan con embalses por debajo de la mitad del máximo que pueden almacenar.
Precisamente, las cuencas hidrográficas con la menor cantidad de agua embalsada en la actualidad son las del Júcar (26,9%, la más baja desde 2008) y la del Segura (15,6%, la segunda menor desde 2008).
La aprobación de los reales decretos de este viernes permitirá que el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente pueda seguir aplicando medidas excepcionales en colaboración con las Confederaciones Hidrográficas del Júcar y del Segura para paliar los efectos de la sequía durante el próximo año hidrológico, que comenzará el próximo 1 de octubre.
Esta prórroga permitirá movilizar todos los recursos disponibles, como el agua procedente de las plantas desaladoras, de los pozos de sequía ubicados en ambas cuencas y de las cesiones que puedan acordar los regantes para hacer frente a la escasez de agua. No obstante, está condicionada a la evolución del Indicador de Estado del Sistema Global tanto en el Júcar como en el Segura.
JÚCAR
En cuanto a la demarcación hidrográfica del Júcar, la situación de los distintos sistemas de explotación desde la declaración inicial de sequía ha sido desigual y variable. El actual año hidrológico (2016-2017) se caracteriza por unas precipitaciones medias mayores a las de los tres años anteriores, concentradas principalmente en la zona costera y en la zona sur de la demarcación.
Esto ha supuesto que los sistemas donde se han concentrado mayoritariamente las lluvias (Serpis y Marinas Alta y Baja, Palancia-Los Valles y Vinalopó-Alacantí) hayan mejorado sustancialmente, con lo que han salido de la situación de emergencia o alerta en la que se encontraban.
No obstante, las lluvias registradas en la zona de generación de recursos de los sistemas más dependientes de las aguas superficiales (las cabeceras de los sistemas Júcar y Turia) han sido muy escasas. De hecho, los indicadores de sequía prolongada de Alto Júcar y Alto Turia presentan valores negativos, es decir, precipitaciones registradas por debajo de la media, lo que supone que los indicadores de estado representativos de las cuencas altas de ambos sistemas presenten valores en alerta y emergencia.
SEGURA
Por lo que respecta a la demarcación hidrográfica del Segura, es un sistema de explotación único con dos subsistemas principales: el de cuenca y el del trasvase. Aunque lo que motivó inicialmente la declaración de sequía fue el estado en el que se encontraban los aprovechamientos vinculados al trasvase Tajo-Segura, esta escasez empieza a afectar también en la actualidad a las explotaciones que dependen de los recursos propios de la cuenca, según señala la referencia aprobada por el Consejo de Ministros.
Las circunstancias que motivan la continuidad de la sequía prolongada son la falta de precipitaciones en estos tres últimos años en las cabeceras del Segura y del Tajo, especialmente en esta última, y que la aportación que han recibido los embalses de la cabecera del Segura entre junio de 2016 y de 2017 ha sido de un 70% menos de la media histórica de los últimos 30 años, lo que ha provocado una disminución de las existencias propias de la cuenca desde un 36% que acumulaban hace un año hasta el 21% actual.
El estado global del sistema cuenca del Segura se encuentra en la actualidad en situación de emergencia y presenta un valor inferior al que se registró en la fecha en la que fue aprobado el real decreto de sequía inicial, con lo que arrastra una tendencia negativa que se remonta a marzo de 2014.

Ahora en portada

Comentarios