Lunes, 20.11.2017 - 20:40 h

El Gobierno prorroga la sequía en las cuencas de Júcar y Segura hasta el 30 de septiembre de 2018

El Consejo de Ministros ha acordado prorrogar los Reales Decretos de Sequía en las cuencas del Júcar y del Segura, hasta el 30 de septiembre de 2018, ante la prolongada situación del déficit de agua, según ha anunciado el ministro portavoz, Íñigo Méndez de Vigo, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Ejecutivo.

El Gobierno prorroga la sequía en las cuencas de Júcar y Segura hasta el 30 de septiembre de 2018

Se trata de la segunda prórroga de la situación de sequía en ambas cuencas, ya que justo hace un año, el 23 de septiembre, el Consejo de Ministros prorrogó hasta el 30 de septiembre de 2017 esta declaración de sequía que fue activada en mayo de 2015, con una vigencia prevista hasta septiembre de 2016.

Entonces se concedió una prórroga ante la previsión de que se mantendría la situación que podría generar "acusados problemas para el suministro de agua", tanto para el abastecimiento de poblaciones como para explotaciones agrícolas y ganaderas, es necesario adoptar "nuevamente", medidas.

Además, ha precisado que el Real Decreto aprobado contempla medidas "excepcionales" para paliar la escasez de agua de manera inmediata, ante la "urgencia de la situación".

Precisamente, en el año hidrológico que terminará el próximo 30 de septiembre, la zona mediterránea ha registrado precipitaciones superiores a los valores normales. Sin embargo, estas lluvias no han permitido atajar la situación de escasez.

Mediante la aprobación de estos dos reales decretos, el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) podrá seguir aplicando medidas excepcionales para paliar los efectos de la sequía durante el próximo año hidrológico, que se inicia el 1 de octubre.

Con la prórroga se podrán seguir movilizando los recursos disponibles de las plantas desaladoras, pozos de sequía ubicados en la cuenca y cesiones que puedan aportar los usuarios durante el próximo año hidrológico para hacer frente a la escasez de agua en colaboración con las Confederaciones Hidrográficas del Júcar y del Segura.

La prórroga, en todo caso, está condicionada a la evolución del Indicador de Estado del Sistema Global de las cuencas del Segura y del Júcar, donde la escasez de recursos hídricos en el año hidrológico 2014/2015 en el ámbito territorial de ambas confederaciones hidrográficas provocó que en mayo de 2015, se aprobara un Real Decreto de Sequía, en el marco de las medidas adoptadas por el Gobierno para paliar la situación de sequía que se estaba sufriendo con especial intensidad en esta zona, con vigencia temporal hasta el 31 de diciembre de 2015.

Como la situación no mejoró en esa fecha, la declaración de sequía se prorrogó hasta el 30 de septiembre de 2016.

Del mismo modo, en septiembre de 2016 se procedió de nuevo a prorrogar la declaración de sequía hasta el 30 de septiembre de 2017 mediante otro Real Decreto.

SEGURA

La Demarcación Hidrográfica del Segura se constituye como un sistema de explotación único, con dos subsistemas principales, el de cuenca y el del trasvase.

Aunque lo que motivó inicialmente la declaración de sequía fue el estado en el que se encontraban los aprovechamientos vinculados al trasvase Tajo-Segura, esta escasez empieza a afectar también en la actualidad a las explotaciones que dependen de los recursos propios de la cuenca.

El Gobierno considera que en el periodo actual 2016-2017 las circunstancias que motivan la continuidad de la sequía prolongada son la falta de precipitaciones en estos tres últimos años en las cabeceras del Segura y del Tajo, especialmente en esta última, y que la aportación que han recibido los embalses de la cabecera del Segura, entre junio de2016 y de 2017, ha sido de un 70% menos de la media histórica de los últimos 30 años, lo que ha provocado una disminución de las existencias propias de la cuenca desde el 36% que acumulaban hace un año hasta el 21% actual.

En este momento, el sistema cuenca se encuentra en la actualidad en situación de emergencia y presenta un valor inferior al que se registró en la fecha en la que fue aprobado el real decreto de sequía inicial, arrastrando una tendencia negativa que se remonta a marzo de 2014 para la que no se observa perspectiva de cambio a corto y medio plazo.

JÚCAR

Del mismo modo, en el caso de la cuenca del Júcar, el actual año hidrológico se ha caracterizado por unas precipitaciones medias registradas en lo que va de año mayores a las de los tres años anteriores, concentradas principalmente en la zona costera y en la zona sur de la demarcación.

Esto ha supuesto que los sistemas donde se han concentradomayoritariamente las lluvias (principalmente sistemas Serpis y Marinas Alta y Baja, Palancia-Los Valles y Vinalopó-Alacantí) hayan mejorado sustancialmente, saliendo de la situación de emergencia o alerta en la que se encontraban. No obstante, las lluvias registradas en la zona de generación de recursos de aquellos sistemas más dependientes de las aguas superficiales (las cabeceras de los sistemas Júcar y Turia) han sido muy escasas.

De hecho, los indicadores de sequía prolongada de Alto Júcar y Alto Turia presentan valores negativos, es decir, precipitaciones registradas por debajo de la media, lo que supone que los indicadores de estado representativos de las cuencas altas de ambos sistemas presenten valores en alerta y emergencia.

"Todo ello hace necesario prorrogar nuevamente las medidas extraordinarias hasta la finalización del año hidrológico 2018, en previsión de que la situación de sequía se prolongue a lo largo del este tiempo, y para seguir aplicando medidas que, como hasta ahora, han permitido minimizar los impactos ambientales, sociales y económicos que se producen en situaciones de sequía", justifica el Gobierno para ambas cuencas.

Ahora en portada

Comentarios