Junta de accionistas 

Dia llega al 20M con el misterio detrás de Morgan y una minoría silenciosa del 20%

Un grupo de 18 gestoras de fondos nacionales e internacionales agrupan un porcentaje de las acciones que será la llave para Fridman o el consejo.

Dos puertas siguen abiertas para el futuro en Dia.
Dos puertas siguen abiertas en Dia. / L. I.

Son ‘los otros’. Fondos pasivos, poco beligerantes y que habitualmente no dan demasiada guerra en las compañías en las que invierten… O sí. Esta vez tendrán que mojarse. Hasta un 20% del capital de la compañía se encuentra en manos de fondos de inversión nacionales e internacionales que se mantienen atónitos a la guerra desatada entre el consejo de administración de la compañía y su primer accionista, Mijaíl Fridman. El fondo Letterone, con el 29% de las acciones, parte como favorito para llevarse el gato al agua en las votaciones que tendrán lugar este miércoles 20 de marzo en la Junta de Accionistas.

En el orden del día, el consejo de administración que lidera Borja de la Cierva propone ampliar capital en 600 millones de euros para reducir deuda (en junio vence un bono de 300 millones de euros emitido por Dia) y financiar la nueva hoja de ruta propuesta por el equipo directivo. Incluyen desinversiones, reequilibrio patrimonial, pero sobre todo, devolución de pasivos a la banca acreedora y bonistas que ve peligrar sus créditos. La operación está respaldada por Morgan Stanley, es decir, será el banco de inversión quien se queda con las acciones que se emitan y no se suscriban en caso de que se produzca esa operación.

La contrapropuesta del mayor accionista de la sala, Fridman, pasa por tumbar todo lo anterior... o de lo contrario retirará la actual opa voluntaria sobre Dia a 0,67 euros por acción que se encuentra bajo la revisión de la CNMV. Como es a voluntad, y según la ley de opas, la cadena de tiendas de alimentación puede asistir a una espantada del ruso en cualquier momento. También propone una ampliación de capital alternativa de 500 millones de euros pero no para repagar deuda, sino para negociar con la banca y refinanciar a largo plazo. La inyección de fondos está sujeta a dos condiciones: que se tumbe la ampliación del consejo y que al menos un 35% del capital le vendan sus 'dias'.

Con semejante polarización ante la Junta de Accionistas y la ausencia de caminos intermedios ejecutables de forma rápida (Bountoux y los minoristas proponen ampliaciones de 100 y 150 millones, desinversiones y la creación de una socimi con los inmuebles), el resultado de las votaciones resulta incierto por varios interrogantes por resolver. El primero y el más llamativo: ¿quién está detrás de la ampliación de Morgan Stanley? El propio Fridman ha instado a la CNMV a que lo aclare y lo ha incluido en el orden del día del 20M.

El segundo misterio por resolver es la posición que tomarán los principales inversores institucionales que están en la compañía. Una veintena de fondos nacionales e internacionales agrupan cerca del 20% del capital de Dia, según datos de Morningstar hasta hace dos semanas. Hay algunos que son viejo conocidos como Black Creek (2,5%) o Baillie Gifford (0,3%), el mismo que llegó a tener hasta el 10% de las acciones en 2017. Vanguard y Blackrock, las gestoras de ETFs y fondos indexados, controlan un 5,3% a través de media docena de fondos distintos. Goldman Sachs y Credit Suisse tienen alrededor del 6,5% entre los dos, aunque son carteras de negociación. Además, la CNMV ha obligado al primero a que se mantenga neutral en la junta.

La gestora española con mayor posición

Por último están los fondos españoles que, tras la salida de Cobas (Paramés) a finales de 2018 se quedaron huérfanos de una gran posición que los aglutinase. Gestoras como Caixabank, Bankia o Ibercaja agrupan entre las tres un 1,5% de Dia, mientras que la firma mediana Renta 4 destaca por encima de ellas con su posición del 1,85% en la compañía. Fuentes de la firma confirmaron a ‘La Información’ que apostarían por la propuesta del consejo de administración porque arroja más certidumbre para los accionistas y también para los bonistas, donde Renta 4 Banco tiene una posición de 31 millones de euros.

"En el fondo, no hay muchas diferencias en términos de plan de negocio o necesidad de ampliar capital para la compañía. Sin embargo, de cara a resolver la situación financiera actual sí hay grandes diferencias, sobre todo, respecto a la certidumbre de una propuesta (Consejo) con respecto a la otra (Letterone). Vamos a votar por la propuesta del consejo en tanto en cuanto es la que nos da más seguridad”, explicaron hace dos semanas.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING