El sector se ha doblado en los últimos años

¿Será el agua el nuevo petróleo? Cada vez más inversores toman posición en ella

Una demanda cada vez mayor, junto con que es insustituible atraen al sector desde a grandes gestores hasta a la propia universidad de Harvard.

El negocio del agua

Poca gente podría adivinar que sector económico es uno de los que proyectan un mejor futuro para los expertos. No se trata del tecnológico, el energético, o más en concreto el petrolero, sino el del agua y su ciclo de vida. Un segmento que ha atraído desde al gestor estrella durante la crisis subprime, además inmortalizado en un bestseller y posteriormente en una película taquillera, hasta a la propia universidad de Harvard.

La forma de invertir en agua es muy diversa, tanto desde el punto de vista del ciclo de vida de la materia como del instrumento financiero con el que se articula. Los inversores pueden comprar agua literalmente, y es que en muchos países como Australia es posible adquirir participaciones en fondos que poseen partes de un río o un lago. Otros prefieren apostar por empresas cuyo negocio esta centrado en su propia comercialización como producto, o en aquellas que manejan el tratamiento de residuos, que representa la última parte del ciclo.

Pese a que los citados anteriormente son los más habituales, ciertos inversores prefieren apostar por los terrenos agrícolas, o más en concreto por los derechos de agua que tienen asociados para su explotación para la ganadería o la agricultura. Este tipo de adquisiciones es el que más nombres propios ha atraído como a Michael Burry, el gestor que se enriqueció gracias a aventurar el hundimiento de las hipotecas subprime y que se convirtió en el personaje principal en la película 'The Big Short', o la propia Harvard que recientemente se descubrió que había comprado tierras agrícolas con derechos de agua para plantar viñedos por 300 millones.

"Vi claro que la comida es la manera de invertir en agua, cultivar alimentos en tierra rica en agua y transportarla a tierra pobre en agua", es la estrategia que relata Burry sobre el futuro del agua. Además, el gestor destaca que se trata de una commodity que siempre tendrá demanda y que no tiene sustituto. La creciente demanda que relata el gestor junto al continuo crecimiento de la población es el marco perfecto para que los inversores se aprovechen de su potencial económico. Esa es una de las razones que el gigante Allianz daba a su inversores al lanzar recientemente en España un fondo temático del agua, el Allianz Global Water: "Un producto para inversores que desean beneficiarse del enorme potencial del mercado de las empresas que afrontan la escasez de agua".

El producto de ahorro de Allianz es uno más de los hasta 35 fondos, según el índice Morningstar, que invierten en renta variable especializada en agua. La gran mayoría de ellos presenta rentabilidades anualizadas a cinco años superiores al 10%, aunque en lo que va de año prácticamente ninguno mantiene el verde después de unos meses complicados.

La fuerte revalorización de los fondos que invierten en empresas que trabajan el ciclo del agua tiene su reflejo en el principal índice que recoge dichas firmas: el S&P Global Water Index, que ha mantenido una trayectoria ascendente en los últimos 10 años, con una rentabilidad anualizada del 9,21%, lo que le ha permitido multiplicarse por dos.

La francesa Veolia, una de las favoritas

Una de las principales empresas que recoge el índice es la francesa Veolia, empresa en la que los fondos españoles tienen apostados más de 20 millones de euros, una cifra que se ha multiplicado hasta por diez respecto al primer trimestre de este 2018. La firma, que nació en 1853 como Compañía General de Aguas tras un decreto imperial de Napoleón II, abarca hasta las cuatro áreas principales: gestión del agua, gestión de residuos, transporte y servicios energéticos, por los que ingresó cerca de 30.000 millones de euros.

Pese a que la francesa es una de las grandes firmas, las que lideran el sector son estadounidenses. En concreto, American Water es una de las principales y la que mayor ponderación registra dentro del S&P Water. Xylem es otra de las empresas dedicadas al ciclo del agua en el que los fondos españoles mantienen posiciones, junto a otro gigante como es Danaher. La última es una de las que más se ha revalorizado del sector, con un crecimiento del 71.328% en las últimas décadas. Además, la firma cotizó en máximos a finales del mes de octubre, por lo que también se ha convertido en un fijo en las carteras de los gestores españoles.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios