Hito en Wall Street

Apple golpea la puerta de los 2 billones en bolsa tras duplicarse desde marzo

La tecnológica acaricia otro hito en Wall Street con una valoración bursátil que multiplica por cien a la de Telefónica o cuatro veces a la suma de las 35 empresas que forman parte del Ibex 35.

Tim Cook cruza la puerta de una tienda junto a Deirdre O’Brien, directora de la Stores.
Tim Cook cruza la puerta de una tienda junto a Deirdre O’Brien, directora de la Stores.
Archivo / L. I.

El gran 'monstruo' bursátil de Wall Street reclama otro hito en los mercados. Apple fue la primera empresa en superar el billón de dólares de capitalización bursátil hace dos años y ahora quiere ser la primera en cruzar las puertas de los 2 billones. Está a un puñado de dólares de conseguirlo, aunque hay que tener en cuenta que por cada billete verde que cambia la cotización, la empresa sube o baja... en 4.276 millones de dólares, algo así como la suma de dos bancos como Bankia y Sabadell.

La compañía que dirige Tim Cook vale hoy 1,97 billones de dólares. Es el resultado de multiplicar los 4.276 millones de acciones en que se divide su capital por los 460 dólares al que cotizan en bolsa al cierre de la sesión de este jueves. Apple cruzará las puertas de los 2 billones en cuanto las pantallas marquen los 467 dólares por acción si es antes del 31 de agosto. O 116 dólares si sucede después de ese día.

El grupo tiene previsto estrenar septiembre con un desdoblamiento de su capital, o split, en la proporción de 4 acciones nuevas por cada 1 actual. De este modo, su cotización se dividirá entre cuatro al tiempo que su número de acciones se multiplicará en esa misma proporción. En la teoría, el efecto del split es neutro. En la práctica, este tipo de ajustes elevan la liquidez bursátil (compraventas) al hacer más asequible cada acción para inversores con que tiene menor poder de compra.

Tras el crash bursátil de la Covid-19, la tecnológica se desplomó un 31% (de 320 a 220 dólares), pero desde entonces no solo se ha recuperado lo perdido sino que está marcando nuevos máximos históricos. En cinco meses se ha disparado más del 100% y su valoración ha pasado de 1 a 2 billones de dólares, un nivel que deja ‘pequeños’ los 1,5 billones de Microsoft o Amazon, con quienes pugnaba hasta hace poco por ser la empresa más valiosa.

Los grandes hitos de Apple

Lejos quedan otros hitos que ha alcanzado Apple en los mercados de valores. En mayo de 2010, un año antes de la dimisión y posterior fallecimiento de Steve Jobs, el fabricante de los Mac superó por valor en bolsa a Microsoft, icono de los ordenadores con Windows y, hasta entonces, mayor tecnológica cotizada. En agosto de 2012, Apple batió además el récord de capitalización de 620.000 millones de dólares que había marcado también Microsoft en 1999 en plena burbuja puntocom y que perduró trece años.

Los caminos de ambos gigantes no han dejado de cruzarse hasta hoy como rivales, pero también como aliados. En el verano de 1997, la extraña pareja formada por Bill Gates y Carlos Slim fue clave para salvar Apple de la bancarrota con una inyección de fondos de 150 millones de dólares que estuvo ligada al famoso regreso de Jobs al grupo. Gracias a aquel rescate pudieron nacer después el iPod (2001), el iPhone (2007) o el iPad (2010), productos esenciales de la historia de Apple, de su cuenta de resultados y, al final, del fenómeno bursátil en que se ha convertido la empresa.

Las acciones de Apple se revalorizan alrededor del 45.000% desde que se lanzó el iPod, un 4.400% desde el iPhone o un 1.120% desde que el iPad hizo su aparición en el mercado. Dicho de otro modo, 1.000 dólares invertidos en cada uno de los lanzamientos han multiplicado su valor hasta los 450.000 dólares con el reproductor de música; a 44.000 dólares en el caso del teléfono o a cerca de 12.000 dólares con la tableta.

La obsesión de Cook con la bolsa

El tipo de accionista de la tecnológica explica buena parte del comportamiento que registran sus acciones en los últimos años. Pero ha sido la obsesión con la bolsa de Tim Cook lo que ha catapultado a Apple hasta niveles estratosféricos. La tecnológica se ha revalorizado en 1,65 billones de dólares (500 millones diarios) desde que el actual primer ejecutivo tomó las riendas del fabricante del iPhone en agosto de 2011 en sustitución de Jobs.

El cambio de dimensión bursátil de 350.000 millones a 2 billones tiene en gran parte que ver con la estrategia de Cook por atraer inversores a toda costa, incluso endeudando la empresa para pagar dividendos o recomprar acciones. Pero es poco conocido que el mayor inversor en acciones de Apple desde que tomó las riendas de la empresa hace 9 años ha sido… la propia Apple. Es el secreto del imparable aumento del precio de sus acciones. Desde 2013, Tim Cook ha firmado planes de recompra de títulos de Apple -y su amortización posterior- valorados en 350.000 millones de dólares, tanto como valía la empresa cuando falleció Jobs.

Todo esto ha convertido casi en un misterio el número de acciones que tiene Apple en cada momento. No solo por los splits como el realizado en 2015 (7 por 1) o ahora en 2020 (4 por 1), sino por la amortización masiva de títulos que realiza cada trimestre. Al cierre del mes de julio, la empresa tenía 4.276 millones de títulos en circulación, 79 millones de acciones menos que en junio o 373 millones menos que  en 2019. Solo en la primera mitad de 2020 se ha gastado 34.000 millones de dólares en comprar acciones propìas.

La visión del oráculo Buffett

De hecho, cuando Cook fue nombrado consejero delegado, Apple tenía 6.500 millones de títulos emitidos, 2.200 millones más que los que tiene en la actualidad. La eliminación de estas acciones tiene efectos directos y beneficiosos sobre ratios como el Beneficio por Acción (BPA), esenciales para muchos inversores a la hora de valorar una empresa.

La gigantesca fuerza alcista para la cotización de estos planes de compra de acciones han atraído a inversores naturalmente reacios a la tecnología como Warren Buffett, pero que enseguida entendieron el viento de cola que soplaba con fuerza sobre Apple: su autocartera y los fondos de inversión pasiva. Berkshire Hathaway solo tuvo que abrir las velas y es hoy uno de los principales accionistas de la empresa con el 5,6% del capital. Su porcentaje vale cerca de 120.000 millones de dólares y sus plusvalías se cuentan por encima del 100% en apenas un lustro.

Los grandes motores de Apple en bolsa estos años más allá de la autocartera o Buffett son las compras automatizadas de ahorradores de todo el mundo con los fondos pasivos. Es el boom de la gestión pasiva que impulsa a los valores más grandes de un índice con las aportaciones de los partícipes del fondo o accionistas del ETF. La gestora Vanguard controla el 7,3% de la empresa, Blackrock mantiene el 4,3% y Fidelity, el 2%, entre otras firmas. 

Solo estos tres gigantes de la inversión controlan el 15% de Apple con su inmensa capacidad de compra: gestionan activos por valor de 20 billones de dólares por todo el planeta. De esa cifra, una gran parte se concentra en la réplica de los grandes índices de bolsa. Para ello, clonan la composición del índice y esa práctica beneficia de forma crucial a empresas como Apple, que acaparan muchos de estos indicadores como el S&P 500 o el Nasdaq 100.

Mostrar comentarios