Con la guerra comercial de fondo

Asia se suma a Powell: acelera la rebaja de tipos por el temor a un 'pinchazo' global

India, Tailandia y Nueva Zelanda sorprenden con un recorte de tasas mayor de lo previsto y ponen en aviso al BCE tras los malos datos en Alemania

Las bolsas asiáticas aceleran la rebaja de tipos tras la Fed
Las bolsas asiáticas aceleran la rebaja de tipos tras la Fed / Pixabay

La Reserva Federal de Estados Unidos ha marcado el camino a seguir con el giro en su política monetaria en un momento en que el temor a un pinchazo de la economía mundial va a más, al arreciar la escalada de tensiones comerciales y cambiarias entre EEUU y China. A la rebaja de tipos del emisor estadounidense a finales del mes pasado (los recortó en 0,25 puntos en su primer recorte desde la crisis financiera de 2008) se suman los movimientos anunciados por los bancos central de India, Nueva Zelanda y Tailandia, que han pillado por sorpresa a los expertos por su intensidad. Y la pelota, está ahora en el tejado del Banco Central Europeo, sobre todo ante los síntomas cada vez más preocupantes que muestran las grandes economías de la zona euro. 

La guerra comercial se ha trasladado al ámbito de las divisas y el toma y daca entre Pekín y Washington amenaza con acelerar el frenazo de la economía mundial. Lo ha notado, por ejemplo, la India. El gigante asiático ha visto desacelerarse su crecimiento económico a un mínimo de cinco años hasta el 6,8% al cierre de su año financiero en marzo. Este claro enfriamiento ha llevado a su banco central a rebajar su tasa de referencia en 35 puntos básicos, por encima de lo que preveía el mercado, y a hacerlo hasta el 5,4% su nivel más bajo en nueve años.

Ha sido la cuarta reunión bimestral consecutiva en la que el emisor ha bajado el precio del dinero. Y lo ha hecho cuando la inflación (del 3,18% en junio) se mantiene por debajo del objetivo del 4% y cuando el Banco Mundial ha situado al país presidido por Narendra Modi un escalón más abajo en el ránking de las mayores economías del mundo en términos de PIB. 

Otro de los grandes exportadores asiáticos, Tailandia, también ha anunciado en las últimas horas una rebaja de los tipos de interés en 0,25 puntos básicos hasta el 1,5%, y las previsiones de los expertos apuntaba a que mantendría su tasa de referencia. El emisor tailandés elevó los tipos el pasado mes de diciembre, lo que impulsó la cotización del bath, la moneda local, e hizo temer por un impacto en las exportaciones. Esos temores se hicieron efectivos el pasado mes de junio cuando el emisor rebajó sus perspectivas de crecimiento para este año del 3,8 al 3,3%, precisamente por el temor a un pinchazo de las ventas en el exterior. 

Este movimiento a la baja se produce después de que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos haya designado a China como "manipulador de divisas", lo que en el plazo de un año puede acarrearle importantes sanciones económicas. Este movimiento de Washington ha sido interpretado por algunos expertos como un toque de atención a países con grandes excedentes comerciales con los Estados Unidos, y evitar que toquen demasiado sus divisas para estimular las exportaciones.

Sin embargo, el hecho de que la Reserva Federal flexibilice su política monetaria da más margen de maniobra a otros bancos centrales para tratar de estimular su economía. Así y como no hay dos sin tres, Nueva Zelanda también ha anunciado en las últimas horas una rebaja de los tipos de interés de medio punto, situando su tasa en el 1%, un mínimo histórico.

¿Qué hará el Banco Central Europeo?

Al Banco Central Europeo (BCE) le toca mover ficha en septiembre y las presiones no son pocas, sobre todo ante los últimos datos macroeconómicos en la zona euro. Los analistas prevén que la economía alemana registre un crecimiento negativo en el segundo trimestre, lo que sería el preludio de la recesión técnica (dos trimestres consecutivos negativos). "Es muy sorprendente que Draghi dijera en la última reunión que el riesgo de recesión en la eurozona es muy bajo. Discrepamos profundamente y creemos sinceramente que vienen problemas de nuevo", afirman los expertos de Serenity Markets.

Precisamente, ha sido el dato mucho peor de lo previsto de producción industrial en Alemania el que ha disparado todas las alarmas. Este indicador ha caído un 1,5% en junio cuando se esperaba una bajada de tan solo el 0,5%, en lo que supone su mayor recorte anual desde 2009.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios