GIP compró a la firma en febrero

Uno de los accionistas de Naturgy quiere traer a España el AVE italiano en 2020

El principal operador privado ferroviario de Italia y Europa, Italo, prevé desembarcar en la península para hacer la competencia a Renfe.

Luca Cordero di Montezemolo, presidente de Italo SpA. / Italo
Luca Cordero di Montezemolo, presidente de Italo SpA. / Italo

La empresa transalpina de transporte ferroviario privado, Italo, tiene como uno de sus objetivos prioritarios la entrada en España. La firma que respalda a la italiana es un viejo conocido español, el fondo GIP, acrónimo de Global Infraestructure Partners, que es uno de los máximos accionistas de Naturgy -mantiene un 20% de la la energética española-. Con ello, el fondo estadounidense entraría en otro sector clave para el país como el transporte, después del de la energía.

La firma norteamericana desembolsó el pasado mes de febrero más de 1.940 millones por la la totalidad del capital social de la compañía ferroviaria. Desde entonces, Italo ha iniciado una hoja de ruta muy ambiciosa para operar en distintos países de europeos aprovechando la liberalización que tiene que llegar al sector en los próximos años. Por el momento, la transalpina adquirió recientemente el 'UK Rail Franchising Pqq Passport' que le permitirá participar en las licitaciones del transporte ferroviario británico.

Además de Reino Unido, existen otros países con mucho potencial reconocen desde la compañía. "Entre estos, por su especial estructura morfológica, interesa mucho España", reconoció en una entrevista el presidente de Italo, Luca Cordero di Montezemolo, para el diario italiano 'Il Sole 24 Ore'. Aunque supedita el desembarco en la península, al igual que en otros países, a los movimientos que se den desde los gobiernos para abrir sus mercados.

El atractivo español para la firma ferroviaria italiana se debe a la alta calidad de las instalaciones españolas: las segundas del mundo con mayor número de kilómetros de extensión, así como una de las más optimizadas para la utilización de las líneas de alta velocidad gracias a la importante inversión que ha venido realizando los distintos gobiernos. Con ello, el 2020 aparece como la fecha clave para que puedan entrar a competir distintas operadoras de largo recorrido o AVE con Renfe, fecha en la que entraría Italo.

Con apariencia de Ferrari y grandes números en Italia

Inspirados en los icónicos Ferraris, Italo nació tras el impulso liberalizador del país transalpino, hasta erigirse como el primer operador privado de alta velocidad ferroviaria en Italia y Europa. La competencia entre la propia firma y la estatal (Trenitalia) ha hecho que el mercado ferroviario italiano se haya más que duplicado desde 2011 (en 2015, superó los 64 millones de pasajeros).

La compañía cuenta con una flota de 37 trenes, pero espera alcanzar los 47 en los primeros meses de 2020. Además, en la actualidad conecta hasta 25 estaciones en 20 ciudades, además de las 28 ubicaciones cubiertas por el servicio integrado que ofrece a través de carretera con Italobus. De cara a los próximos años el presidente se ha mostrado muy optimista, ya que asegura que "estamos absolutamente preparados para este partido".

En cuanto a las cifras que sustentan a la firma, el verde predomina el paisaje. La operadora privado logró unos beneficios cercanos a los 30 millones de euros tanto en 2016 como en 2017, aunque las cifras podrían crecer con fuerza. Italo competirá por un mercado potencial que mueve en Italia, a través de Trenitalia, más de 500 millones en el pasado ejercicio. Mientras que en l caso de España, la tarta que tiene Renfe suponen cerca de 70 millones de euros.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios