Cerca de máximos en seis años

Azvalor, Bestinver, Mutua... los fondos 'value' sacan partido al calentón del oro 

El precio del metal precioso se ha disparado cerca de un 12% en solo un mes y ejerce como activo 'refugio' ante las nuevas tensiones geopolíticas. 

Evolución del oro y presencia de los fondos de inversión

El oro saca brillo a las carteras de los inversores. El metal precioso se ha erigido como uno de los activos financieros de moda en las últimas semanas junto a la renta fija. Este galardón se lo ha ganado gracias, principalmente, a dos motivos: las tensiones geopolíticas entre Estados Unidos y China, y el tono moderado de la Fed, con la posibilidad de recortes de tipos en vez de nuevas subidas. 

El precio de la onza de oro se ha situado en torno a los 1.435 dólares y su tendencia alcista es imparable. Durante el último mes el rebote supera los dos dígitos y se ha situado en su nivel más alto desde 2014. Claro síntoma de que los mercados temen que la tensión vaya al alza y, descuentan, que la situación entre EEUU y China está lejos de llegar a su fin o, al menos, de firmar las paces. 

Esta buena evolución del oro ha dado alas, como es lógico, a la cotización de las principales mineras del material precioso. Compañías como Barrick Gold o Newmont Goldcorp son, sin lugar a dudas, los dos grandes gigantes del sector y ambas cotizan en su nivel más alto de este año. De hecho, ambas compañías han estado cerca de fusionarse aunque finalmente la operación no logró prosperar y continúan con su camino por separado. No obstante, firmaron una 'joint venture' para trabajar conjuntamente en el Estado de Nevada, en Estados Unidos. 

Los fondos de inversión españoles confiaban en la buena evolución de estas compañías y algunos han tomado posiciones, sobre todo los 'value', que compran cotizadas que se encuentran bastante por debajo de su precio real y que ocultan, por tanto, valor. La gestora que ha realizado una apuesta más fuerte por el sector ha sido Azvalor y Antonio Rico, gestor del Baelo Patrimonio. Ambos tienen acciones de las dos cotizadas mientras que otras firmas como Bestinver o Mutua Madrileña tienen títulos de una de ellas. 

La apuesta más clara es la de Azvalor. Los discípulos de Francisco García Paramés tienen una gran exposición a ambas: el Azvalor Blue Chips invierte un 5,39% de su patrimonio en Barrick Gold y un 4,95% en Newmont Goldcorp mientras que el Azvalor Internacional tiene un peso del 5,21% y 2,96%, respectivamente. De hecho, aprovecharon los tres primeros meses del año para incrementar su exposición. Por su parte, Baelo Patrimonio tiene un 1,02% en Barrick Gold y un 0,91% en Newmont Goldcorp. 

Fernando Bernad, cofundador de Azvalor, defendía en la cuarta Conferencia Anual de Inversores de la gestora su apuesta por las materias primas. "Los mercados después de inflación tienen rentabilidades pequeñas y las materias primas es lo más atractivo. Son buenos activos, reales y baratos. Hay una gran oportunidad en minas oro, petróleo, cobre, uranio... Para nosotros, el oro es dinero bueno. Nos gusta el oro. Perdonen la herejía pero no estamos de acuerdo con Buffett". De hecho, incluso tomaron posiciones durante el primer trimestre de este año en Detour Gold. 

Bestinver, la gestora propiedad de Acciona en la que antes realizaron servicios de gestión los expertos de Azvalor, también ha tomado posiciones en una de las grandes mineras de oro: Barrick Gold. Fondos como el Bestinver Internacional (1,89% del patrimonio), Bestvalue (1,66%) y el Bestinfond (1,53%) tienen acciones en su cartera mientras optaba por salir de otras más pequeñas como, por ejemplo, Randgold Resources. 

Los bancos de inversión dan alas a su rally. Por ejemplo, Bank of America Merril Lynch apunta a que los precios del oro podrían tener un recorrido adicional de un 28% mientras que Carsten Menke, analista del banco suizo Julius Baer, destaca que el sentimiento es cada vez más optimista y apunta a una consolidación a corto plazo y una recuperación a largo plazo que va por buen camino. De hecho, el metal precioso podría beneficiarse de la debilidad del dólar estadounidense, algo que apuntan diversas casas de análisis y que ha recalcado Aitor Méndez, analista de IG, al hacer énfasis en que "los contratos sobre la materia prima se nominan en la divisa estadounidense. Un recorte de los tipos de interés en julio como descuenta el mercado con un 100% de probabilidades supondría una devaluación del dólar, por lo que serían necesarios más dólares para comprar la misma cantidad de oro". 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios