Resultados de 2019

La gran banca de Wall Street se forra con el efecto 'rebaja de tipos' en los bonos

Las fuertes caídas de rentabilidad en los bonos a nivel mundial han disparado su precio y los beneficios de JP Morgan y Citigroup

Bolsa de Nueva York, Wall Street
Bolsa de Nueva York, Wall Street / Pixabay

Los grandes bancos de Wall Street han dado el pistoletazo a la temporada de resultados en Estados Unidos y lo han hecho con un desempeño desigual que, en cualquier caso, se ha visto afectado por las tres rebajadas de tipos de interés que la Reserva Federal aplicó a lo largo del año pasado, en lo que supuso un giro de 180 grados en su política monetaria, y que han dejado el precio del dinero en el país en un rango entre el 1,5 y el 1,75% (muy por encima aún del 0% al que lo mantiene el Banco Central Europeo). Sin embargo, tanto JP Morgan (que ha anunciado las mayores ganancias logradas nunca por un banco en el país), como Bank of America (BoA), Citigroup o Goldman Sachs se han visto beneficiados por el 'boom' de la renta fija a raíz de las fuertes caídas de rentabilidad en los bonos a nivel mundial que ha disparado su precio -se comportan en sentido inverso-.

Con los recortes de tipos oficiales, los bonos viejos son más atractivos para el inversor porque ofrecen una rentabilidad mayor a un precio más bajo. A medida que se acerque su vencimiento, su precio tenderá a subir para igualar su rentabilidad con los nuevos bonos que empiezan a emitirse y que ofrecen ya un interés menor a los inversores. En este escenario de volatilidad, los grandes brókeres aprovechan para hacer su agosto intermediando grandes volúmenes de deuda.

¿Cómo lo han aprovechado las grandes entidades de Wall Street?

JP Morgan, el mayor banco de EEUU, no solo ha registrado ganancias récord de 36.400 millones de dólares en el último año, sino que además lo ha hecho elevando de forma notable los beneficios de su negocio de banca de inversión en el último trimestre del año (48%) y, más concretamente, tras disparar un 86% las ganancias en las operaciones de renta fija.

Esas mismas operaciones con los bonos generaron 2.900 millones de ganancias para Citigroup (un 49% superiores a las del año previo). La firma logró cerrar el pasado ejercicio con un alza del 8% en su beneficio anual, hasta los 19.401 millones de dólares. Hoy le toca el turno a Morgan Stanley, el último de los grandes bancos estadounidenses que rinde cuentas ante el mercado.

En lo que respecta a BoA, segunda entidad del país por activos, obtuvo un beneficio neto de 27.430 millones de dólares el año pasado, un 2,5% inferior al de 2018, debido sobre todo al recorte de los tipos. La entidad ingresó un total anual de 91.244 millones de dólares, unos 220 millones menos que el año previo, de los que aproximadamente la mitad correspondieron a los intereses netos. Su jefe financiero, Paul Donofrio, asegura que "la compañía se ha administrado bien durante el periodo de transición de unos tipos de interés al alza a unos tipos más bajos en corto espacio de tiempo".

Las rebajas del precio del dinero han impactado también de forma negativa en los resultados de Goldman Sachs. Su beneficio neto ha caído un 19%, hasta 8.400 millones de dólares y sus ingresos se han estancado en 36.500 millones de dólares. En su caso, parte del recorte del beneficio en la recta final del año se explica por una provisión extraordinaria de 1.240 millones de dólares destinada a resolver las disputas legales por el caso de corrupción del fondo malasio 1MDB, en el que están implicados dos exdirectivos del banco.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING