Su participación vale 550 millones

Otro 'hedge fund' se une a Oceanwood en el capital de Liberbank con el foco en EDP

El banco posee una participación indirecta en la eléctrica portuguesa a través de Oppidum Capital, fondo que comparten con los Masaveu.

El fundador de Oceanwood, Chris Gate.
El fundador de Oceanwood, Chris Gate. / L. I.

Otro ‘hedge fund’ se acaba de introducir en el banco que todo el mundo apunta como actor protagonista en el proceso de fusiones bancarias en España. Shoals Capital Management, una pequeña gestora con sede en Arlington, a 15 minutos de la Casa Blanca al oeste del río Potomac, acaba de realizar una inversión en Liberbank de unos 10 millones de euros para hacerse con el 1,04% del capital del banco, según consta en la CNMV.

Es una posición pequeña, pero importante para la firma fundada por Jeffrey Hinkle, que apenas supera los 500 millones de dólares bajo gestión, una cifra menor en EEUU. De hecho se convierte en la segunda mayor posición en cartera por delante del Banco Popular de Puerto Rico, del que también es socio minoritacio. Lo relevante del movimiento es que la entrada de Shoals vuelve a desequilibrar la balanza accionarial de Liberbank en favor de los socios financieros con vocación de corto plazo.

Oceanwood, a través de cinco fondos, ha superado el 17% del capital y se convierte en la mayor posición en el banco por delante de Cajastur, Caja Cantabria y Extremadura, aunque las fundaciones de las antiguas cajas de ahorro unen fuerzas en un pacto sindicado que mantiene el 24%. Por detrás está Ernesto Tinajero con un 7,1%, aunque la mitad de sus acciones se encuentran ‘hipotecadas’ en favor de Banco Santander.

La familia Masaveu, afín al equipo gestor, controla algo más del 6% y luego está Norges Bank (3%), custodio del fondo soberano noruego. La entrada de Shoals está alineada con los objetivos puramente financieros de Oceanwood y calienta el terreno ante la próxima Junta de Accionistas de abril, donde entrarán en juego los derechos de voto.

Según explican desde una gestora española, los continuos movimientos accionariales solo tienen una explicación: el mercado vuelve a apostar por el regreso del ruido de las operaciones corporativas. Tras el fracaso de las conversaciones de fusión entre Unicaja y Liberbank durante el pasado año, la entidad que dirige Manuel Menéndez ha dibujado su propio camino en solitario sin atender a los cantos de sirena de Abanca, que amagó con el lanzamiento de una opa e hizo descarrilar a su vez la unión de dos entidades líderes en el norte y sur de España a lo largo de 2019.

Abierta a fusiones sin vender EDP

El consejero delegado de Liberbank, Manuel Menéndez, confirmó el pasado 30 de enero que la entidad sigue “abierta a fusiones”, aunque admitió que no tiene nada sobre la mesa. Liberbank obtuvo un beneficio neto de 111 millones de euros en el ejercicio 2019, lo que representa un ligero incremento del 0,6% interanual. Los buenos resultados esconden también una de las joyas de la corona que los inversores no han pasado por alto. Se trata de la participación indirecta en la portuguesa EDP.

Liberbank tiene un 3,2% valorado en 550 millones de euros, un 55% de su propia capitalización en bolsa, a través de Oppidum Capital, un fondo que comparte con la familia Masaveu, aunque estos son los mayoritarios con el 55,9% del derecho de voto frente al 44,1% del banco.

La participación en EDP sigue como disponible para la venta, aunque fuentes próximas a la entidad aseguran que no hay intención de venderla. Oppidum es el segundo mayor accionista por detrás de China Three Gorges, que cuenta con el 23%, y forma parte de un grupo de institucionales entre los que se encuentra Mudabala (dueño de Cepsa) con el 3,1% o el fondo activista Elliott Management, que tiene otro 2,45%.

El tesoro de Liberbank

La participación en EDP es muy rentable. Solo consumía 41 millones de euros de la ratio de capital CET1 y al cierre de 2019 aportó 17,7 millones de euros del beneficio neto a través de los dividendos con un retorno de capital del 43%. Es fundamental para la generación de capital del banco”, explican los analistas de Banco Santander en un informe.

“Además de la contribución a resultados, la apreciación de la participación sumó 51 puntos básicos al ratio CET1 en 2019 y en lo que va de 2020 aporta otros 73 pb (127 millones). No obstante, cabe el riesgo de que una caída de EDP haga desaparecer esto”, añaden.

Liberbank sigue cómodo con la participación indirecta en EDP a través de Oppidum Capital, un fondo compartido con la familia Masaveu, que tiene el 55,87% del capital frente al 44,13% de la entidad financiera. Pese a que no las acciones de EDP no están en venta, la ola de inversiones en energías renovables por parte de gigantes como BP o Total pueden situarle en el punto de mira de una operación corporativa.

El banco tiene previsto convocar su Junta General de Accionistas en abril, apenas seis semanas desde ahora, aunque todavía no ha formalizado las fechas ni el orden del día. Uno de los asuntos a tratar será la ratificación del nombramiento de María Grecna como consejera independiente de la entidad en sustitución de Davida Marston.

Se trata de una antigua directiva de Värde, uno de los fondos especialistas en comprar deuda y activos inmobiliarios a los bancos. Entra como independiente, pero en su etapa más reciente en España fue una de las consejeras de NH Hotels cuando Oceanwood lideró la oposición accionarial frente a la china HNA y acabó buscando otro comprador. El ‘hedge fund’ que ahora lidera Liberbank vendió sus acciones a Minor.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING