El Acciones Españolas y el Small Caps 

Santander sufre 'fugas' millonarias en sus dos fondos estrella de bolsa española 

La gestora de la entidad cántabra cierra 2019 con suscripciones a nivel global pero en la categoría de renta variable nacional salen 700 millones.

Evolución de los fondos de inversión de Banco Santander

La gestora de fondos de Banco Santander cerraba el curso 2019 con un sabor agridulce. Las cifras globales arrojaban un gran optimismo ya que convertían a la firma de la entidad presidida por Ana Botín en la segunda que más dinero captaba al registrar suscripciones netas por 916,8 millones de euros, solo superada por Bankia. No obstante, había un gran pero: sufría fugas millonarias en sus fondos de bolsa española, con salidas de dinero que superaban los 700 millones de euros, a años luz de la segunda que era Caixabank, que veía como salían alrededor de 160 millones, según datos de la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos De Pensiones (Inverco). ¿El motivo? Sus dos fondos estrella, como son el Santander Acciones Españolas y el Santander Small Caps España, sufrían 'fugas' de dinero mes tras mes durante 2019 y evidencia la pérdida de confianza por parte de sus inversores. 

La situación más delicada la atraviesa el Santander Acciones Españolas. El fondo gestionado por José Antonio Montero de Espinosa acumula 16 meses consecutivos de reembolsos y su patrimonio se ha situado cerca de perder los 1.000 millones de euros cuando a finales de 2018 superaba los 1.350 millones. ¿El motivo? A las salidas de dinero se une que el fondo sufre caídas en los últimos doce meses y este año ha arrancado en negativo y con caídas cercanas al 6%. Todo ello, pese al acierto de la posición corta en utilities y larga en materiales que ha realizado el equipo, aunque la gran losa fue la posición corta en el sector de tecnología, uno de los mercados que mejor se comportaba. 

Los cambios durante el último cuatrimestre han sido notables. Entre las compras destacan Arcelor, Logista, e Imperial Brands mientras que en el lado opuesto está la pérdida de confianza en el propio banco ya que han recortado la posición que tenían en Santander a la mitad, desde el 6,71% hasta el 3,29% del patrimonio, que se une a otros 'tijeretazos' como los hechos en Inditex, Caixabank y OHL. Por tanto, el fondo ha incrementado sus apuestas en el sector de consumo estable y de energía; y ha reducido su exposición a consumo discrecional y materiales.

El otro gran fondo de bolsa española, como es el Santander Small Caps España, tampoco está para demasiadas celebraciones. El producto gestionado por Lola Solana acumula dos ejercicios (2018 y 2019) situándose tanto por debajo de su índice de referencia como de sus 'rivales' y los partícipes han decidido sacar su dinero en 20 de los últimos 21 meses, librándose marzo de 2019, cuando entraron 10 millones de euros. De hecho, en todos los meses las salidas superaron dicha cifra. 

El patrimonio del Santander Small Caps España estaría cerca de perder los 600 millones de euros tras finalizar 2018 con un capital cercano a 900 millones. La compañía achaca la mala evolución a que "durante 2019 las compañías de pequeña y mediana capitalización han tenido un comportamiento ligeramente inferior al comportamiento registrado por las compañías de mayor capitalización tanto en Europa como en España". Durante el último trimestre han incrementado posiciones en MásMóvil y Vidrala mientras que reducían en el sector financiero y deshacían posición en ACS. 

La evolución de ambos fondos en el último año ha sido muy similar pese a que la filosofía de inversión es distinta. Mientras que el Santander Acciones Españolas invierte en un universo de compañías mucho más alto (todo tipo de capitalización), el fondo gestionado por Lola Solana lo hace en cotizadas de mediano y pequeño tamaño, siendo su estilo de inversión las de pequeña capitalización. Además, la concentración de cartera es más alta para José Antonio Montero de Espinosa ya que invierte en alrededor de 40 valores frente a los 40-60 valores que componen el producto de la entidad. En el Small Caps ninguna compañía pesa más de un 5% (con un mínimo del 0,5%) mientras que en el Acciones Españolas no hay dicha obligación. 

Por sectores; el Santander Small Caps se decanta por un gran peso en la industria (36% del patrimonio), la salud (15%) y el financiero (13%) mientras que el Santander Acciones Españolas tiene una mayor exposición a finanzas (29%) frente a consumo e industria, ambos con un patrimonio invertido del 15%. El segundo optaba por aumentar su liquidez desde el 3,39% al 4,81% del patrimonio mientras que Lola Solana tiene toda la carne puesta en el asador puesto que su liquidez es de solo un 0,72% del patrimonio, muy similar al trimestre precedente. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING